Archivo

Archivo para la categoría ‘ocio’

Enredos del clima

lunes, 6 de julio de 2009

En la línea del último cuento corto que posteé, traigo a la palestra este otro, que mezcla a partes iguales humor y drama personal.

La nieve lo es ya todo, incesante torrente silencioso de partículas que consigue darle a la noche una claridad triste. De vez en cuando hago mover el limpiaparabrisas para apartarla del cristal, y no veo otra cosa que ese menudo y nutrido confeti cayendo sin fin. Al principio, la gente salía de sus coches, intentaba saber si el atasco se resolvía o no, y la nieve seguía creciendo alrededor nuestro, cubriendo la carretera y la ladera. También al principio pasaron algunos guardias en moto, subieron y bajaron, y entre la gente se corrió el rumor de que las máquinas quitanieves estaban ya trabajando.

3250954735_4f176d2fae La tarde se oscureció en un parpadeo, vino la noche, y ahora estoy aquí dentro, escribiéndote, Felisa, Rosita, escribiendo a una de las dos, o a las dos, en el reverso de un parte de accidente, un mensaje que no enviaré, sin saber muy bien a quién de las dos escribo ni tampoco siquiera por qué lo hago, por matar el tiempo, por aplacar la rabia que me da estar aquí inmovilizado, sin cobertura para el teléfono móvil, perdido para todos, entre el frío.

Una travesura, Felisa, te lo juro, una maldita travesura que nunca conocerás, yo pensaba pasar la noche con la familia, como siempre, contigo y con las niñas, con tu hermano y su mujer, con tus sobrinos, con tu tío, pero después de comer, mientras tu madre y tú empezabais los preparativos, añadir el tablero a la mesa del comedor, escoger los manteles, ir cociendo los langostinos, y organizando las demás cosas de la cena, pensé en que apenas me llevaría dos horas, de cuatro a seis, una visita fugaz a Rosita.

Rosita, Felisa sabe lo eficaz que eres como ayudante mía en el despacho, y hasta te ha comprado un regalo de Reyes, un detalle. Ir y volver, darte un besito en la misma puerta de casa de tus padres, desearte una feliz navidad, y por eso te llamé y te dije "voy a verte y a robarte un beso, amor", un besito furtivo mientras tu propia familia, dentro de la casa, prepara también la fiesta nocturna.

Total, que me metí en estos vericuetos de la sierra y empezó a nevar, a nevar, a nevar, y aquí estoy yo, intentando imaginar qué te voy a decir, Felisa, y Rosita pensando si me habré matado, cómo te voy a explicar mi ausencia mientras tu madre me observa con esos ojos suyos de lechuza, si es que por fin consiguen liberarnos y podemos regresas a nuestras casas.

José María Merino

 

La imagen del atasco es de Muddy LaBoue

ocio ,

El valor de las cosas

martes, 23 de junio de 2009

Bueno, pues ahí estás tú, liberado de todas las obligaciones inmediatas, sentado en un sillón cómodo, con la luz y temperatura adecuadas, y quizá saboreando un té o un café. Recoges de la mesilla a tu lado un libro no muy grande. Como quien se encuentra a punto de abrir el cofre de la Isla del Tesoro, parece que algo te impida pasar la primera página inmediatamente, así que te detienes mientras estudias con ojos bien abiertos la tapa, la fotografía que la ilustra, el título del libro, su autor… Mientras, el aroma de sus páginas empieza a llegar a ti y hace que por fin te decidas a seguir adelante.

Ya en la primera página te detienes nuevamente, disfrutando de cada mancha de tinta, leyendo por primera vez sus primeras palabras, que no te proporcionan nada nuevo excepto la confirmación de que el libro que te anunciaba la tapa es efectivamente el que comienzas a leer. Ojeas el índice con el ánimo de captar la esencia del libro de un vistazo, de aprender su estructura, en lo que parece ser un mirar hacia el horizonte para buscar el final de tu lectura. Saltas con más o menos detenimiento entre los nombres que aparecen en los agradecimientos de los que quizá alguno te traiga algo a la memoria, y “sin cuya inestimable ayuda este libro no hubiera sido posible”.

Aterrizas por fin en la introducción. La impaciencia hace que te tiemble la mano, así que respiras dos, tres, cuatro veces. Y empiezas a leer. Y ¡oh, dios mío! Lees esto:

2317065892_cb6ae77764 Gestionar el tiempo es fácil. Todo lo que tiene que hacer es reorganizar su manera de trabajar y utilizar el tiempo ahorrado de forma más eficaz. Eso es todo.

¿Eso es todo? ¿Eso es todo? Desde luego que eso no es todo, y desde luego, no es fácil. Ese texto de ahí arriba es hermano de toda una caterva de párrafos similares que te invitan a pensar que lo que estás a punto de leer no te costará aprenderlo, y mucho menos llevarlo a la práctica. Albergo en mí la terrible sospecha de que en su momento Albert Einstein hubiera podido leer algo parecido a esto:

Desarrollar la teoría de la relatividad es fácil. Todo lo que tiene que hacer es considerar el espacio-tiempo como una variedad tetradimensional y resolver a continuación el tensor de energía-impulso. Eso es todo.

¡Anímate! Estoy seguro de que puedes llegar a formular tus propias e increíbles invocaciones a lo sencillo, en las que pongas lo que pongas, todo será fácil. Todo lo que tienes que hacer es sustituir por lo que sea lo que he dejado sin negritas. Eso es todo. 🙂

Así es que ya desde el principio desconfío de esos libros en los que tienden un plano y liso (¿y aburrido?) camino por el que llegar a aquello que ansías conseguir. Ellos son a las bibliotecas como las sitcom son a la vida real. Por eso, al contrario de lo que me ha sucedido con este libro, leer las primeras páginas de uno de mis libros “de autoayuda” favoritos hizo que me enamorara inmediatamente de él:

coveyObviamente, [cambiar sus hábitos] no es un proceso rápido. Pero le aseguro que experimentará beneficios y obtendrá resultados inmediatos que le resultarán alentadores. Según decía Thomas Paine: “Lo que conseguimos con demasiada facilidad nunca es objeto de gran estimación. Sólo lo que nos cuesta obtener otorga valor a las cosas. El cielo sabe poner un precio adecuado a sus bienes”.

Prevenir de que el camino será arduo es para mí una buena señal de un buen libro. Y “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, de Stephen R. Covey lo es.

¿Qué opináis vosotros?

en busca de mis valores, ocio , , ,

El bosque musical

miércoles, 27 de mayo de 2009

Para perjuicio mío y de mis semejantes, nunca he tenido la habilidad de transformar ideas y sentimientos en palabras por medio de una sabía elección de éstas. Ignoro cuál es el motivo, pero el caso es ese, y es lo que hay. Sé lo que quiero decir, pero me falta tender el camino de adoquines del discurso: un adoquín, una palabra. Más que camino, acabo ofreciendo un terreno confuso parecido a una selva, y sin apenas otorgar un machete mellado… O como mucho, una ruidosa travesía con el tran tran de fondo con el que aturde sin quererlo un asfalto mal dispuesto.

DSC_0101 Digo todo esto porque he perdido la cuenta de los días que llevo intentando encontrar esas palabras que expliquen lo que la música de Abe Rábade y su trío (que esta vez era septeto) me hizo sentir este pasado 20 de mayo, hace justo una semana. Eso sí, empezaré antes con una pequeña observación. No tengo nada en contra de los saxofones, ni de las trompetas, ni de los trombones de vara. Pero Abe y su trío me han acostumbrado a lo íntimo e intenso de un piano, un bajo y una percusión bien equilibrados, y la inclusión de cuatro metales (y de ahí el septeto) no me acabó de convencer.

Lo que no significa que no disfrutara de la música. Al contrario, fue agradable perderse de nuevo entre el bosque de notas que crean. Pero hacen más que eso: consiguen que esas notas te invadan y te rodeen, y caigas en la ilusión de que el bosque eres tú mismo. Salir de un concierto de Abe Rábade es salir siendo música, caminando por el pentagrama de las calles con la levedad de un sonido…

DSC_0096Esta ha sido la segunda vez que han acudido al Centro Cultural Nicolás Salmerón de la mano de la gente del Bogui Jazz. Sin embargo esta vez, al contrario de lo que ocurrió el pasado noviembre, se llenaron todas las butacas. Reconozco que la vez anterior fue más cercano, porque fueron menos personas, pero me alegro de que por fin el Trío tuviera el público que le corresponde 🙂 Además, esta vez no fui solo, y en la butaca de al lado me acompañaba Ernesto Sierra, otro amante del jazz. Por cierto, que al presentar Dick Angstadt el concierto, se contuvo de anunciar nada, pero dijo con la boca pequeña que al parecer llegan buenas noticias para el Bogui. ¡Esperemos que así sea!

ocio , , , , , ,

Carrusel aéreo

viernes, 15 de mayo de 2009

Ignoro si mantendrán una costumbre tan culturalmente saludable como esta que os vengo a contar e ilustrar, pero hace tiempo los Hoteles NH obsequiaban a sus inquilinos, nuevos nómadas, con un librito en el que recogían pequeños relatos, en proporción a la que suele ser la duración de su estancia. Textos, cuentos, historias diminutas que cabían en los pocos minutos que anteceden al sueño (o por qué no, que acompañan a un despertar perezoso cuando uno se descubre en la mañana abrazado cálidamente por las sábanas…

hotelroom Esos pequeños libros se llamaban o se llaman “Noche de relatos”, y son una delicia para tener junto a la cama y darle esquinazo al insomnio, aunque estoy seguro de que son igualmente útiles en cualquier circunstancia en la que uno no disponga de mucho tiempo, o no desee embarcarse en viajes literarios más largos. A mi desde luego, cada vez me gustan más los pequeños relatos.

No me distraigo más. Os transcribo uno de esos pequeños cuentos con el que me he divertido mucho. Siempre que termino un cuento así, me invade una agradable sensación de diminuta felicidad, como su extensión, pero a la vez una tremenda envidia (sana, cómo no 😉 ) porque me gustaría saber escribir cuentos así de bien acabados. Os dejo con “Carrusel aéreo”, de José María Merino.

Carrusel aéreo

¿De modo que también han retrasado su vuelo? Pues entonces tenemos tiempo de sobra. Ya le dije que yo he sufrido muchas de estas huelgas. Había pasado varias cuando en una de ellas, esperando la oportunidad de la salida en el aeropuerto de Pamplona, conocí a Judith, una barcelonesa que trabaja en asuntos parecidos a los míos. Nos caímos bien y fuimos intimando, nos hicimos lo que se pudiera llamar novios, y el puente aéreo nos unía los fines de semana. Después de un tiempo, cuando parecía claro que estábamos hechos el uno para el otro, una de estas huelgas retrasó nuestra cita durante más de un día. Tuve que pasar demasiadas horas solo en el aeropuerto, pero allí estaba Milagros, una malagueña profesora de francés. Simpatizamos, y conocerla me hizo reflexionar sobre mi proyectado matrimonio con Judith. Después del verano, ya salía con Milagros. También nos veíamos sólo de vez en cuando, pero esos amores tienen siempre mucho incentivo para vivirlos. La cosa había cuajado entre nosotros, y yo preparaba mi viaje para conocer a su familia, cuando otra huelga me retuvo en Barajas. Entonces conocí a Alma, una jovencísima bióloga sueca. ¿Usted ha oído hablar del flechazo? Fue eso, exactamente. Me encontraba con Alma mucho menos de lo que lo había hecho con las otras, pero lo nuestro sí que era pasión, sobre todo en vacaciones. Precisamente unas vacaciones interrumpió un encuentro con Alma una de esas dichosas huelgas, y ella debió de conocer a alguien más interesante que yo mientras esperaba, el caso es que cuando nos vimos me dijo que lo nuestro quedaba cancelado. Estuve sin novia una temporada, pero otra huelga me hizo pasar unas cuantas horas en el bar con una gallega de nombre Margariña. Mi corazón se enamoró otra vez, qué quiere que le diga, y mi viaje de hoy es para buscar piso, porque estoy pensando en trasladarme a Pontevedra y casarme con ella. Antes eran los dioses, hoy son esos pilotos. Cambia la cara, pero siguen siendo las manos del destino. Menos mal que la espera se hace muy agradable, y hasta se agradece, cuando uno tiene la suerte de conocer a una mujer tan guapa y tan simpática como usted.

José María Merino

La habitación la fotografió elinar.

ocio , , , , ,

La partida

sábado, 25 de abril de 2009
castillo_naipes

La vida le regaló, de diamantes, cinco. De tréboles, cuatro. Y de picas, tres.

Recuperando y acortando aún más un pequeño cuento que escribí hace la torta de tiempo, que tenía ganas de hacer un micro-relato…

ocio , ,

Skunk Anansie

lunes, 6 de abril de 2009

Skunk Anansie es una formación que ha salido y entrado de mi vida en multitud de ocasiones, y nunca lo ha hecho para quedarse definitivamente. Ignoro si es por el nombre (skunk significa mofeta), o por el peculiar peinado de la voz del grupo, o si me apuras, por el estilo que gastan al tocar. Aunque la banda ha tenido un recorrido relativamente corto de siete años, entre 1994 y 2001, han dejado para mi recuerdo algunos temas interesantes (Lately, Weak, Infidelity…), de los que sin duda destaca éste que es el que más me gusta, con nombre Twisted (Everyday hurts).

 

I cried on my blood day, there was nothing that I could hold on to, just a line could have helped  remind me of you, of you. I screamed till the blood came, I was living in a cloud of hope, lover’s kiss then they make a wish to the end, they pretend.

Everyday hurts a little more, everyday hurts a little more, and I’ll do anything yes I’ll do anything to belong, to be strong, to say there’s nothing wrong, everyday hurts a little more, everyday hurts a little more, and I’ll do anything yes I’ll do anything to belong, to be strong, to say there’s nothing wrong, everyday hurts.

I cried in the sunlight, would I fake all the times I loved you just to play in a game of twisted with you with you. I need to believe you, sacrificed all the lies we made up, how we kissed then we made our wish to the end, to the end.

Everyday…

Time made me confide in you, so contrived were the words you sold me, now nothing can swallow the feeling so shallow inside.

Twisted (everyday hurts) (Stoosh, 1996)
Skunk Anansie

Por cierto, Anansie es un personaje de la mitología africana occidental, y es un pícaro.

ocio ,

Röyksopp

lunes, 23 de marzo de 2009

Desde que hace tiempo descubrí a Röyksopp (MySpace, web oficial), no he dejado de escucharlos. La banda es originaria de Noruega, y la componen Torbjørn Brundtland y Svein Berge. Llevan once años en marcha, desde 1998, pero empezaron a tener cierta relevancia internacional con su álbum Melody A. M., del que vendieron un millón de discos en todo el mundo.

Y no los descubrí la primera vez que los oí, lo cual no deja de ser paradójico. La primera vez que alcanzaron mis oídos fue desde un álbum recopilatorio llamado Jazz Cafe, y que incluía su tema So easy. Pero a veces pasa que tienes algo bueno delante de los ojos (o para el caso, tus orejas) y nada hace clic en tu cerebro.

El caso es que hoy mismo acaban de poner a la venta un nuevo álbum, llamado Junior, y su primer tema es este que os traigo hoy, llamado Happy up here. Aunque al escucharlo se me vienen a la memoria otros temas parecidos en ritmo y samples, me encanta el tono festivo y simpático de la canción. Me encantan las lucecitas y que puedas leer la letra de la canción en el mismo vídeo 🙂 Y hacer de la ciudad un espacio para recuperar el viejo Space Invaders, no tiene precio 😉 Siempre son bienvenidas las canciones que por un motivo u otro te suben el buen rollo.

Hacia finales de año esperan publicar otro álbum, llamado Senior, del que sus autores han dicho que será más “tranquilo, retraído e introspectivo”, así que ¡no me lo puedo perder! 🙂

Os dejo con el vídeo (está disponible en alta calidad si hacéis clic en el botón HQ).

 

You know I really like it, I know I’ll always be here, you know it makes my heart beat, you know I’m happy up here.

Would you talk to me, would you vote for me, I’m ready for it! You know I really like it, I know I’ll always be here, you know it makes my heart beat, you know I’m happy up here.

Would you talk to me, would you vote for me, I’m ready for it! You know I really like it, I know I’ll always be here.

Whatever you do, whatever you say, nothing could push this feeling away, pursuing my heart or pursuing my head I feel like I’m part of the book of love, remember the page, remember the people, simply a part of human nature sending me back to the memory lane this pain again.

You know I really like it, I know I’ll always be here, you know it makes my heart beat, you know I really like it, I know I’ll always be here.

Whatever you do, whatever you say, nothing could push this feeling away, pursuing my heart or pursuing my head I feel like I’m part of the book of love, remember the page, remember the people, simply a part of human nature sending me back to the memory lane this pain again.

You know I really like it, I know I’ll always be here, you know it makes my heart beat.

Happy up here (Junior, 2009)
Röyksopp

ocio, videoclips

Absurdo

jueves, 5 de marzo de 2009

 

King Kong in Cannes, on a date with Spiderman.
Dan Dare‘s sitting there, scared by the killer teddy bears.
Down town, Minnie Mouse is slippin Micky‘s in the famous grouse,
while big bird spreads the word
Anybody with a heart votes love.

Judge Dredd found dead, face down in Snoopy‘s bed.
Outside, Tweety Pie’s getting itchy on more supplies.
Meanwhile, Snow White gets ready for work tonight,
turning tricks with crystal tips.
Trying to make the best of it’s absurd.

Puppy dogs and pussy cats in suspect suicide attacks.
Captain Kirk from Planet Earth, fights it out with Papa Smurf
Some phoney little ponies, preying on old and lonely,
making friends, robbing them
The X men taught them everything.
Betty Boop, tired of life, took vows,
became a bride of Christ
While Tin Tin‘s been playing at Caesar’s palace live on ice.
Babar Kumbayahs with the mighty Morphin movie stars,
as big bird spreads the word
Anybody with a heart votes love.

Absurd (Risotto, 1997)
Fluke

Me encanta el tema, que conocí por la banda sonora de Tomb Raider, lo que me llevó a escuchar más de este grupo, Fluke, que también colaboró en otra banda sonora que me encanta, la de Matrix Reloaded (¿os acordáis de la escena de sexo entre Neo y Trinitry justo antes del ataque de las máquinas? Ellos pusieron el sonido 😉 ). Pero lo que más me gusta de la canción, sin duda, es la última frase.

ocio, videoclips

Stop motion en la cama

jueves, 5 de febrero de 2009

Hace unos días vi en Versión Subtitulada (un blog escrito por Nesta Vázquez, y que os recomiendo vehementemente) un vídeo (3:36) realizado con la técnica del stop motion, la misma técnica que utilizaron, por ejemplo, los expertos en efectos especiales de Star Wars para que los AT-AT cobraran vida. Me ha gustado la idea de contar una historia en el diminuto marco de una cama… Me encanta escuchar historias, y me encanta verlas.

No os entretengo más:

ocio, videoclips ,

La maniobra de Heinrich

viernes, 30 de enero de 2009

No, no me he equivocado. Es la maniobra de Heinrich (con erre). La conocida como maniobra de Heimlich (con ele) es otra, y ha salvado multitud de vidas.

Sin embargo, la maniobra a la que me refiero es un tema de Interpol, una banda que he descubierto hace poco gracias a @rafadc y que me tiene alucinado. De hecho, es uno de esos grupos de los que empiezas conociendo una canción y por arte de birlibirloque empieza a aparecer por todos lados (sin ir más lejos, hace unos días toque no demasiado mal su Obstacle 1 en el Guitar Hero, aunque no tan bien como aquí :-)). Os dejo con el tema en cuestión:

How are things on the west coast?
I hear you’re moving real fine
You wear those shoes like a dove
Now strut those shoes we go roaming in the night
Well how are things on the west coast?
You keep it moving to your soul’s delight
Now I’ve tried the brakes
I tried but you know it’s a lonely ride
How are things on the west coast?
Oh I’d move heaven behind those eyes

Today my heart swings
Yeah today my heart swings
But I don’t want to take your heart
And I don’t want a piece of history
No, I don’t want to read your thoughts anymore
My god
‘Cause today my heart swings
Yeah today my heart swings

How are things on the west coast?
Hear you’re moving real fine tonight
You wear those shoes side to side
Ah, strut those shoes
We’ll go roaming in the night
Well how are things on the west coast?
Yeah but you’re an actress
I don’t identify

Today my heart swings
Yeah today my heart swings
Say it
But I don’t want to play the part
And I don’t want a taste of victory
No, I don’t want to read your thoughts anymore,
My God
‘Cause today my heart swings
Yeah today my heart swings

Say it
‘Cause today my heart swings
Yeah today my heart swings

Let it come
‘Cause I’ve got a chance for a sweet sane life
I said I’ve got a dance and you’ll do just fine
Well I’ve got a plan with forward in my eyes
Let it come.
Well I’ve got a chance for a sweet sane life
I said I’ve got a dance
it moves into the night
Well I’ve got a plan with forward in my eyes

But today my heart swings

The Heinrich maneuvre (Our love to admire, 2007)
Interpol

ocio, videoclips , ,