Inicio > de la pitanza > Ensalada Democrática

Ensalada Democrática

lunes, 28 de julio de 2008

No, esta entrada no tiene nada que ver con política (aunque me reservo el título para un futuro post político ;-), sino con recetas de cocina.

A veces las recetas nacen así, sin más, como si hubieran estado siempre en la cabeza (o cabezas) de la gente, y sólo necesitaran de un pequeño estímulo… Esto fue lo que ocurrió, pero vayamos por partes…

Ingredientes (para 4 personas):

  • Dos latas grandes de pulpo a la gallega (este fue el inicio de toda la historia).
  • Dos o tres patatas, más pequeñas que medianas.
  • Una cebolleta mediana o dos pequeñas
  • Tres huevos
  • Aceite de oliva, vinagre, pimentón y sal

Preparación:

Mete las patatas en el microondas a la máxima potencia, y déjalas unos minutos. Estarán listas cuando puedas pincharlas y no ofrezcan resistencia. Luego córtalas en trozos algo más grandes que el tamaño que tengan los trozos de pulpo.

Cuece los huevos hasta que estén duros. Córtalos en gajos.

Corta la cebolleta en trozos más o menos grandes (referencia: los trozos de pulpo).

Elaboración:

Mezcla en una ensaladera las patatas, la cebolleta, el pulpo y dos de los huevos duros. Aliña con aceite (casi mejor que no uses el de la lata), un chorreón de vinagre, sal al gusto y un poco de pimentón. Remueve. Para terminar, decora con el tercer huevo duro y espolvorea un poco más de pimentón. Servir fría.

La Historia detrás de la receta:

Cuando uno tiene gente para comer pero no tiene qué ofrecer, una posibilidad es tirar de latas (a pesar de lo que pueda parecer, son buenas si no acabas comiendo sólo de ellas). En esas estaba cuando vi dos latas grandes de pulpo a la gallega. ¿Y cómo sirvo esto?

La solución proviene de la interacción de mentes, amig@s, como todo lo bueno. El pulpo me trajo a la cabeza los cachelos, a mi madre la manera de cocinar las patatas, Macarena pensó que la cebolla podría ir bien, y mi madre sugirió cebolleta, además de poner unos huevos duros en Flandes. Las sugerencias de Jorge no pudieron llevarse a cabo, pero ahí queda una para probar: hay que darle un toque con aceitunas negras…

¿Entiendes ahora, querid@ lector@ por qué la ensalada se llama democrática? 😉 Ahora es vuestro turno ¿qué le pondríais? ¿qué le quitaríais? ¿La habéis hecho ya? ¿Os gustó? ¿Sí, no? Lo que sea, pero pordiós! ¡Trata de comentar! 😀

de la pitanza

Comentarios cerrados.