Inicio > corpore sano > Aumenta la entropía en el Metro de Madrid

Aumenta la entropía en el Metro de Madrid

viernes, 21 de diciembre de 2007

Leo con asombro en una noticia publicada por Madrid Digital en la que se informa de que

…en las cercanías del Metro han aparecido carteles (foto) en los que se pide a las personas solidarias con los trabajadores en huelga que pongan todas las reclamaciones que se puedan en las taquillas del metro, y que “ensucien y coloreen nuestro magnífico metro. Cuando ganen, los y las compas ya se encargarán de dejarlo todo en perfectas condiciones”, aclaran.

Los que aclaran (¡qué ironía lo de aclarar!) parecen ser los sindicalistas de CNT y CGT. Ya comenté en un post anterior lo que opinaba de esa solidaridad a la que apelan. Sin embargo, lo que ya me ha parecido alucinante es leer que

Ayer, en la estación de Colombia -línea 8- se tiraron botellas en el andén. En la de Callao se vació un extintor y se esparcieron huevos y grasa por el suelo. En Canillejas se echaron al suelo cristales rotos y basura, motivo por el cual la estación tuvo que cerrarse durante media hora para proceder a su limpieza. // Además, en la estación de Manuel Becerra se tiraron cajas de cartón. En la de Argel, aparecieron pintadas. La noche del miércoles al jueves, en la estación de Cuatro Caminos se tiene constancia de que se vació un cubo de tinta negra en un pasillo. // Las mismas fuentes de la compañía aseguraron que la pintada de veinte metros cuadrados que apareció el miércoles en la estación de Embajadores ya se había limpiado.

¿Son esas las medidas de presión que pretenden utilizar? ¿Llenar de basura el metro? ¿Se dan cuenta de que además de a los que pretenden perjudicar están perjudicando a los mismos «solidarios» a los que apelan? Me da la sensación de que hay otras maneras de presionar a los empleadores. Ya apunté algunas de ellas en el post al que me refería antes. Si sus reivindicaciones son razonables, que busquen el apoyo de la gente apelando a su razón… Me da en la nariz (!) que se siguen utilizando los medios sindicales de finales del XIX. Hoy por hoy, tienen multitud de medios en los que presentar sus peticiones, Internet, blogs, canales de televisión, cadenas de radio… ¿Por qué no prueban a hacer un debate público entre patronal y trabajadores o sus representantes? ¡Que se sienten a negociar! ¡Qué hagan algo! Dejemos que este tipo de acciones, propias más de la pataleta de un niño, pasen a un segundo plano, y sean lo que deben ser, la ultima ratio, y dejar que la razón, la negociación, la palabra, y el entendimiento sean la prima ratio.

corpore sano

Comentarios cerrados.