Archivo

Entradas Etiquetadas ‘precaución’

Ilusión

jueves, 5 de mayo de 2011
Comentarios desactivados en Ilusión

772px-grey_square_optical_illusion

¿Has visto alguna vez la imagen de la derecha? Si la respuesta es afirmativa, ya sabes de qué va. Si no la has visto, siéntate y después lee lo que voy a escribir:

El cuadrado marcado con la letra A y el marcado con la letra B tienen el mismo color. Te lo creas o no. El mismo color.

No es mentira. Es sólo que el cerebro interpreta los colores en contraste con los colores circundantes, y “decide” por ti que los dos dolores son distintos porque uno es oscuro rodeado de blancos, y el otro blanco rodeado de oscuros. He dicho “decide por ti”, pero no lo olvides: tu cerebro también eres tú.

De este tipo de “juegos” recibimos en nuestro correo un montón de ellos, y estoy seguro de que nunca dejan de sorprendernos y asombrarnos. Pero a mí me gustaría plantear una breve reflexión. Cada uno de estos juegos son una prueba palpable de que nuestro cerebro nos engaña de formas sutiles. Diviértete con ellos, reenvíalos a tus amigos, coméntalos, colecciónalos… Pero son eso, prueba irrefutable de que debes tener cuidado con tus percepciones.

Me pregunto cuántas veces pasamos de largo este asunto, dando por hecho que lo que está ahí fuera y lo que acabamos teniendo en nuestra mente coinciden. No digo que no haya que confiar en nuestros sentidos o en nuestro cerebro. Seguimos vivos gracias a ellos, no son un sistema perfecto, pero para hacer lo que hacen, lo hacen muy bien. Sin embargo, creo que no podemos dejar de tener presente que la posibilidad de error existe, y que debemos ser cuidadosos a la hora de defender según qué posiciones ante otros.

Por otra parte, en este caso es fácil comprobar que son del mismo color. Por ejemplo, basta con imprimirlo, recortar los cuadros y ponerlos uno junto a otro. O puedes utilizar un editor de imágenes que te permita averiguar el valor numérico del color de cada cuadro. Es un único gris (#787878, RGB: 120, 120, 120). Pero, ¿qué ocurre en esos casos en los que la percepción no es algo fácilmente verificable en el MundoReal™? ¿En esos casos en los que hablamos de una idea política, religiosa o filosófica? ¿O de emociones? ¿Seremos capaces de observar nuestras armas de argumentación desde la distancia y comprobar que son en una medida u otra erróneas o, para nuestra sorpresa y asombro, más cercanas a las de nuestro interlocutor de lo que habíamos pensado?

Precaución, amigo pensador…

mens sana , , , ,