Archivo

Entradas Etiquetadas ‘mudanza’

Mensaje desde la luna

miércoles, 1 de abril de 2009

El sábado pasado, cuando ya habíamos terminado la mudanza y antes de salir de casa, saqué mi llavero y elegí una de las pequeñas de entre las muchas que últimamente lo pueblan. La introduje en la cerradura y abrí el buzón.

El folleto de publicidad me iba a venir muy bien porque nunca está de más tener en la lista de teléfonos de emergencia el del restaurante chino de la zona. Es que me gusta la comida china, y en general la asiática, qué le vamos a hacer.

Para inaugurar en condiciones una nueva casa, no hay nada como una factura que diga que estás viviendo allí. En este caso era la de la electricidad, para recordarme que en las islas desiertas, en el Cielo de nubes blancas y en las batcuevas el sol no es gratis y también hay que pagar la luz.

Y también encontré una postal, que además era regalo de cumpleaños. La primera postal que recibo en la nueva batcueva.

DSC_0434

¡Muchas gracias, Lusika!

en la batcueva, un amigo es un tesoro , , ,

Vaya día

sábado, 28 de marzo de 2009

Mercedes-Sprinter-seite_high Vaya día hoy. Empezó a las siete de la mañana, preparando las cosas para recoger a las ocho una furgoneta en Atocha.

Conducir un trasto de esos ha sido toda una experiencia. Al principio se hace un poco difícil, sobre todo al intentar aparcarla por el tamaño que tiene y que podéis ver en la foto, pero luego uno se va haciendo a manejarla. Por si las moscas, como conductor adicional puse a Juan Carlos, que tiene experiencia en mudanzas y ha conducido prácticamente de todo, desde un triciclo a uno de esos camiones tremendos con esas ruedas que son de altas como la furgoneta que llevaba. De verdad que sí. También me acompañó Isabel, su novia para ayudarnos en la labor del día. ¿La labor del día?

Hoy tocaba hacer mudanza. El tema se ha retrasado por unos temas o por otros, pero al final están mis cosillas en el piso, que es lo importante. La verdad es que todo ha ido más rápido de lo que había pensado, y había pensado en un día entero y dos viajes. Por fortuna, en un viaje y en poco más de cuatro horas estaba todo completado, porque también la furgoneta era más grande de lo que esperaba. En fin, que hemos pasado un buen rato, he aprendido a conducir un furgoneto, y hemos hecho avanzar un paso más el proyecto Kobe. Por cierto, de nuevo, gracias a los que vinieron y a los que no pudieron venir, porque también estuvieron ahí.

Luego pasé a devolver la furgo. Me lo pusieron difícil, porque la plaza de aparcamiento se encontraba entre otras dos ocupadas por un coche mal aparcado y una furgoneta más grande aún que la mía, lo que ha dificultado un poco las maniobras, pero al final la entregué sin rasguños. Allí ya me estaban esperando Ernesto y Alma con Bitxote, que amablemente me recogieron con su coche y me acercaron a casa. Así de paso tuvieron la oportunidad de verla, hecha una leonera pero todavía con todo su encanto 🙂 . Y bueno, ya que estábamos y se daban las condiciones apropiadas, Ernesto me entregó lo que había comprado en mi nombre, y que de nuevo le agradezco desde aquí: mi nueva bolsa para la cámara, una Crumpler Pretty Boy 7500.

pretty_boy_7500

¿Y a que no sabéis qué voy a hacer ahora? Prepararla para el photowalk que mañana el mismo Ernesto, Jorge, César y otros amigos haremos por Madrid. A las 11:00 en la estatua de Felipe III, en la plaza Mayor, y que nos llevará probablemente por Opera, Palacio Real, templo de Debod… ¿Alguien se anima? Confirmad por teléfono y os diremos por dónde vamos 🙂

en la batcueva, un amigo es un tesoro , , ,