Archivo

Entradas Etiquetadas ‘gracias’

Cena de Nochebuena 2011

Martes, 27 de Diciembre de 2011

Fragmento en movimiento del árbol de Navidad de los Alonso Atienza.
Este año la cena de Navidad ha sido muy especial. Como eres un lector avezado, pensarás que ha sido, seguro, por lo que se comió y bebió, y no andas desencaminado. Todo lo servido estaba bien bueno, y se notó el certero saber de los cocineros. No se te escapará que ha sido el lugar, en una casa distinta a la del año pasado. Y acertarás de nuevo, porque cenamos en un lugar cálido y familiar, amable y acogedor, en el que sentirse como en casa. Dirás que ha sido por las personas que estuvimos.

Y eso es lo más importante. Este año recibimos la amable invitación de la familia de Jorge para compartir con ellos una de las cenas familiares por excelencia. No os negaré que al principio, como es natural, me dio la sensación de que no encontrábamos ninguno nuestro sitio (¡o al menos yo!), pero fue durante poco tiempo. La risa de este, el comentario divertido de aquella, o las observaciones de aquel otro nos fueron poco a poco hilando en la misma madeja, y nos hicieron fácil a mi madre y a mí, no que nos sintiéramos parte de ellos, sino serlo.

Y por lo visto, nos quedamos con ganas de más, porque al día siguiente, también fuimos invitados a comer con ellos, una comida como las que a mí me gustan, coronadas con una larga sobremesa como debe ser, y que extendió su halo hasta casi la hora de la cena. Y como una Navidad sin villancicos no es Navidad, los cantamos juntos y nos reímos viendo la habilidad que el pequeño Mateo tenía para bailarlos, con sus casi dos años de experiencia 🙂

Así que sirva esta breve entrada para dar las gracias por todo a la abuela Felisa, a José Andrés y a Felisa, a Jorge y a Macarena, a Felipe, a Lorena y a Rodrigo, a Andrés y, cómo no, al pequeño Mateo 🙂

Muchas gracias de corazón.

familia , ,

Autumn’s coming…

Lunes, 29 de Agosto de 2011

Over the last few days, relatives and friends have been recalling me, time again and again, as if it were sort of a mantra, that my holidays are coming to an end. That they are about to finish, that there is barely nothing left. That every summer has its day. I don’t blame them. I should be banned from going here and there telling everyone how many (holy)days I have and, consequently, would avoid these more than deserved vendettas 🙂

However, all these “interventions” have made me reflect. It’s not about the days left, but about the way I took advantage of the past ones, how I employed my time during these summer days. It’s hard not to remember and compare those days in Karen, where I found much more than I expected, not only outside me, by mainly inside me. Nevertheless, and circumscribed to this almost finished month, I have to state that I have enjoyed this past time in ways I couldn’t ever imagine before them.

Was it for the food or the sun? Was it because of the relaxed time in Madrid and Chiclana, or the goals I achived while I was here? Definitely, the answer is no. What this summer has filled me up with, what really gave me the gift of joy, was the people. All my friends, old and new, and all my relatives, they all showed me, time and again, that I have to consider myself a very lucky loved one. They were more than kind giving me the presents of their smiles, their time, patience, help and sympathy.

And, of course, I love to do the same with them 🙂 As the old saying goes: “Don’t let the grass grow in the path of friendship”.

(el post empezó en castellano, pero sin saber muy bien cómo, derivó rápidamente al inglés)

familia, un amigo es un tesoro , , ,

Dos mil diez

Jueves, 30 de Diciembre de 2010

Caeré en el tópico.

Y eso a pesar de que un fin de año no es más relevante a efectos prácticos que cualquier otra fecha del año. Podríamos evaluar qué tal nos fue desde el último comienzo de curso académico, o desde el último equinoccio. Desde nuestro cumpleaños, o desde el último día para entregar la declaración del IRPF. También podríamos evaluarnos cada tres meses, o cada cuatro. O cada dos años. O cada 300 días exactos. Cualquier fecha es buena. Por eso precisamente caigo en el tópico.

Lo que es indiscutible es que es una buena estrategia ésta de revisar qué hemos hecho (y no hemos hecho). No con el ánimo de fustigarnos, o elevarnos a los altares, sino de hacer una revisión crítica de nuestra última vuelta al Sol. De mirar hacia atrás, es decir, de irnos a las primeras páginas de nuestro diario o agenda y de contrastar qué tal nos fue en nuestros objetivos, hasta qué punto hemos cumplido con nosotros mismos. Aquí va lo mío…

El principal de mis objetivos, y al que por desgracia o fortuna, todos los demás han quedado relegados, ha sido el proyecto Norman. Este objetivo está siendo más o menos fácil de conseguir, porque el plan de estudios, las prácticas, y las fechas vienen todas dadas, así que lo único que hay que hacer es esforzarse en estudiar, y cumplir con las fechas. Lo terminaré el próximo marzo, y eso planteará nuevos objetivos y miras que aún estoy dilucidando.

Respecto al proyecto Albión, darle tralla a la lengua de Shakespeare, he de decir que aunque se ha avanzado, todavía queda mucho camino por recorrer. Me lo he pasado pipa con Ted Robin, Lily y Marshall y Barney (mi favorito), viendo How I met your mother, me vi algún que otro capítulo de Futurama, comprobé lo complicado que es comprender a la gente de Bones, y salté de aquí a allá con Fringe, Warehouse 13 y algunas otras. Pero lo más relevante en ese sentido es haber conocido a Iain, mi partner en estos temas de intercambio cultural. Fue gracias a Miriam que vio una oportunidad de compartir conmigo la suerte que tuvo de trabajar con él. Iain es una persona increíble, de los que te cruzas muy de vez en cuando. Aunque nos encontramos sólo unas pocas veces, ha dejado marca, y en el fondo le echo de menos. Espero que le vaya muy bien allí en Edimburgo, con Claire y su bebé.

El proyecto Newton, el que tiene que ver con la fuerza con la que la Tierra y yo nos atraemos mutuamente, ha sido un completo fracaso (aunque siempre podría haber ido a peor), algo que el burndown chart que me hice al efecto me echa en cara, burlón, todos los días. Pero mira, entre él y yo, ganaré yo.

El resto de los objetivos, de menos envergadura, han sido cumplidos en menor o mayor medida, aunque por su naturaleza deben extenderse aún unos pocos meses en el año que viene. Formarán parte del cuadro de objetivos del año que viene, pero sabiendo que les queda poco de vida. De cuáles son y de cómo han ido se dará cumplida cuenta en su momento 🙂

El tiempo en 35mm ¿Y ya en concreto y fantaseando un poco a lo Big Fish sobre las cosas que ocurrieron este año? Pues veréis: arranqué el año rebautizado como psicólogo de programas, algo que me encanta, y bajo una hermosa frase tuiteada por Lola. Recibí el regalo iluminado de Antonio. Pateé Madrid buscando su luz rodeado de amigos. Me recetaron comida africana, con la promesa de compartirlas con aquellos que me lo recetaron. Decidí apuntar al cerebro en un Gimnasio para la Mente. Aprendí a ver la vida en 35mm a través de una nueva lente, respiré el aire sevillano en primavera, me permití robar parte de la ilusión que una veintena de personas tenían puesta en lugares tan distantes como Karen e Ilo, y me ayudaron a recordar gratas experiencias pasadas.

Me confirmaron en mi idea de regresar, por cierto.

Me lancé en rápel, y descubrí al querer hacerlo que mi aversión al riesgo había bajado puntos. Me escapé de una cárcel de cuerdas con la ayuda de mis compañeros, y con ellas hicimos un cuadrado a ciegas. Felicité por primera vez a un viejo amigo casi olvidado. Perdí al que fue la raíz de mi nombre, deseando con todas mis fuerzas que los hombres buenos no murieran nunca. Volví a vivir África en el escenario de África Vive, con mis compis de Amigos de Nyumbani, rodeados de batiks y percusiones. Navegué mares de papel con la compañía imprescindible de Miriam, Arol, Ernesto y Alma. Sobrevolé el cielo de Madrid desde la azotea del Círculo, protegido por Palas Atenea. Volví a rasgar las cuerdas de mi raqueta, imitando a Mark en aquella bendición que es Alchemy. Volé a lomos de un A380 en construcción, y fui testigo del (casi) nacimiento de un Eurofighter. Me vestí de nuevo con la bata de profesor chiflado para proyectar una mudanza con Project 2007. Pisé de nuevo el Auditorio. Desvirtualicé a Diego y un poco más tarde a Olga. Desvirtualicé a Alejandra (en América), una mujer excepcional sin duda. Conocí en persona al Chico de la Bolsa, y a la legendaria Angie. También cayeron en la red de la realidad, Sylvia, José Luis, Claudia y Mario, en la primera blipada a la que acudí.

Inside music Compartieron conmigo una de las 11870 ideas que esta gente crea al año. Me sentí orgulloso (nunca vanidoso) y honrado por haber ganado un premio pequeño pero con mucho significado para mí. Me puse en la piel del quinto Beatle de la mano de Jorge y Susan, y en compañía de Miri, Arol, Ernesto, Alma, el ya no tan pequeño Dani, Luisete, Laura y el pequeño Eric, lo que ayudó a rebajar el impacto que el maligno doctor Retired le propinó al Batmóvil. Recordé de nuevo lo que es trabajar con un buen equipo, y lograr cosas más allá de uno mismo, gracias al Equipo 2 (la vez anterior fue gracias al equipo que hizo posible PlanDoc). Espié el aterrizaje de aviones en mi primer planespotting (que yo rebauticé como plainspotting, quién sabe por qué). Fui a Zaragoza para reencontrarme con Óscar, Arantxa, Hugo y la pequeña Luna, tan pequeña que no había nacido aún. Llevé a la Virgen de Belén y me escapé unas horas a mi querida Sevilla. Y subí a Santurtzi para saldar una cuenta en números rojos desde hacía tiempo con Indye, a la que agradezco de nuevo los días que me regaló para conocer mejor aquella ciudad en su compañía. Glorioso el Maloka 😉

Al final casamos a Raquel y a Diego, en un día en el que me poseyó el Espíritu de la Risa. Me regalaron dos abrazos inesperados, uno de un volcán asturiano y otro de un amigo que regresó con la intención de irse a Kenia a vivir, de lo que me siento en parte culpable y responsable. Gestioné durante unos pocos días el almacén de una bodega, y estudié la estructura de costes de algunas empresas. Buceé en la cuenca de Santos para encontrar que economía, política, recursos naturales y finanzas están mucho más vinculadas de lo que puede deducirse de un titular, y me atreví a contárselo a Mipedro. Descubrí que paraqué es mucho más útil que porqué, y el mundo de las soft skills me hizo verlo todo “con pelotitas”. El que pregunta dirige. Descubrí que los astronautas también hacen huelga (o motín, mejor), que los tributos y los convenios laborales son leyes, que Kelsen ideó una pirámide, y que el IRPF es más fácil de lo que parece si te lo explica alguien tan apasionado como Antonio. Gracias.

Descubrí a Lori Meyers, a Lusine, a Pixies y a Metronomy. A The xx, y a Crystal Castles, me traje a Nikolai del pasado, y me (re)encontré con Crystal Method. Digitalism, Hybrid, Tastexperience, Aphex Twin, Magnetic Man, Sascha Funke, Booka Shade y tantos otros también se unieron a la fiesta, en un año más bien prolífico por lo promiscuo que ha sido musicalmente hablando.

Y tantas otras cosas, unas ocultas en mi memoria, otras detrás de todo lo que ha dado el año de sí, tantas cosas que no he escrito en esta entrada, pero que forman ya parte de mí. Sentimientos y emociones nuevos y reencontrados, y una sensación de haber profundizado un poco más en mí, en los demás, y en el mundo que me rodea. Quizá no tanto como en otras ocasiones, pero los pasos llevan lo que llevan. Ni más ni menos.

Siento que es casi obligado acabar todo esto que os he contado con un resumen, algo que cierre lo expuesto, el epílogo del 2010. Se me viene una única palabra. Gracias.

Gracias.

a la caza de la luz, en busca de mis valores, es bueno echarse unas risas, familia, mens sana, nyumbani, ocio, Secretos del corazón, un amigo es un tesoro, what is the matrix ,

Inside music

Lunes, 26 de Julio de 2010

Cuando Ernesto me dijo que se andaba preparando un photo walk, ahora que no tenía responsabilidades estudiantiles a excepción de las autoimpuestas, pedí al Gran Demiurgo que el sábado, 24 de julio, lo tuviera libre para poder quedar a las siete y media en la puerta de los cines Callao con él y con Diego.

Luego me enteré de que el photo walk no era sólo madrileño, sino nacional, y luego no sólo nacional sino mundial. Scott Kelby lleva ya tres años organizando el Worldwide Photo Walk, un evento social en el que el mismo día, fotógrafos de todo color y condición se reúnen para conocerse y disfrutar afotando su ciudad. Luego me enteré de que había un límite de 50 personas por photo walk, así que fui uno de los afortunados 🙂 ¿Quedaba algo por saber? Pues sí, que además cabía la posibilidad de presentar una foto a concurso… ¿Pero en qué cabeza humana cabe que uno pudiera presentar su humilde foto para competir contra miles de fotógrafos en todo el mundo? ¿Presentaba foto o no?

La respuesta vino de una amiga, que me recordó una pregunta cuyo valor compartimos. La pregunta se clavó como una flecha. “¿Qué es lo peor que puede pasar si te presentas…?”. me decidí. Lo peor que puede pasar es que no gane y me quede como estoy. Luego Ernesto, Alma, Koby…

Al final esta fue la seleccionada: “Inside music”.

inside_music

Las supervivientes de los otros 183 disparos que hice con la cámara podéis encontrarlos (y comentar si os place) aquí. Como veréis, en estas fotos he tirado más de Lightroom, algo que no suelo hacer. Sin embargo, con las fotos postprocesadas sentí que tenía que hacerlo. Alea jacta est.

Actualización (3 de agosto de 2010): ¡Siiií, la foto ha sido seleccionada! ¡Representará a Madrid en el concurso del Worldwide Photowalk de Scott Kelby! 😀

a la caza de la luz , , , , , ,

Mi equipo

Jueves, 22 de Julio de 2010
Comentarios desactivados en Mi equipo

the-a-team Y no porque sea mío, sino porque participo en él. La palabra no está escogida sin intención, más bien al contrario. Me gusta recrearme en la importantísima diferencia entre “equipo” y “grupo”, porque no es lo mismo. Por eso, todas las transparencias, todos los informes, todos los trabajos que presentamos en el máster, van firmados como “Equipo 2”. Pero vayamos a lo importante, sus componentes, mis compañeros:

Rubén es ingeniero agrónomo. Hasta hace muy poco estaba en paro, pero lleva poco más de un mes en su nuevo trabajo, contratado por una conocida empresa pública. Le encantan las motos y vive en Albacete, así que cada semana se hace unos viajecitos de vuelta e ida desde Madrid para poder ir a clase. Sabe resaltar algunos puntos que se nos quedan fuera cuando los demás estamos enzarzados en ciertas disquisiciones bizantinas 🙂

Jorge es ingeniero de telecomunicaciones, y uno de los mejores amigos de mi concuñado (y es que el mundo es muy pequeño). Es jefe de producto en una pequeña empresa de seguridad, y en estos días nos dará la sorpresa y nos llamará para decirnos que ya ha sido papi. Jorge tiene una espectacular capacidad de análisis y organización, y ayuda a conducir el trabajo de los demás por el buen camino.

Raquel es licenciada en administración y dirección de empresas, y hace falso eso que dicen algunos de que en Asturias no hay volcanes. Hace poco le pidieron la mano, y ha dicho que sí, así que se podría decir que Abde ya forma parte del equipo también. La capacidad creativa de la chica del equipo es increíble, y la complementa con una vertiginosa energía para el trabajo. Es sin duda la que mejores planes de marketing elabora.

Es este un pequeño homenaje a cada uno de ellos, sin los que hubiera sido imposible haber creado el plan para reflotar la Escuela de Vela, haber analizado la manera en la que objetivos y estrategias de recursos humanos estaban bien o mal alineadas en dos empresas, o la manera en la que presentar la implantación del teletrabajo en nuestra ficticia empresa. Estoy orgulloso de ellos y esto es lo mínimo que puedo hacer para demostrárselo.

Gracias.

mens sana , , , , ,

Regalo iluminado

Lunes, 11 de Enero de 2010

Durante mi última visita al EBE, hace un mes y medio dos meses más o menos, las circunstancias permitieron que pudiera desvirtualizar a Nesta y a Antonio. ¡Qué demonios! Desvirtualizar no, que suena a quitar algo, en realidad nos conocimos en persona, que es añadir más a lo ya conocido.

De la amena conversación que tuvimos, en la que me di cuenta de que sabían más de mí que yo de ellos (espero que me perdonen por eso, con mi promesa de enmendar la falta), ni mi memoria ni yo recordamos muy bien por qué salió a colación el libro de “Todo está iluminado” de Jonathan Safran Foer.

De todos es sabido que el tema de los regalos no lo llevo muy bien, quiero decir, esos regalos que llamo yo “regalos porque sí”. No es mi cumpleaños, no es mi santo, no es el aniversario de nada. Es el regalo que sale de dentro, espontáneamente. Es algo que honra al que lo recibe (y es ahí donde está mi problema) y cómo no, al que lo entrega.

Hace un par de días llamaron a mi puerta para decirme que venían a entregarme un paquete. Era uno de esos sobres marrones, con acolchado interior y mi dirección en uno de los lados. En el otro, una anotación: “Lo prometido es deuda. Antonio”.

Dentro, un libro.

DSC03135

Resulta que los tres reyes magos son dos, y se llama Antonio. Muchas gracias 🙂

what is the matrix , , , , , , , , , ,

Postaleros 2010

Viernes, 8 de Enero de 2010

postaleros2010

Ainhoa, Ana Belén, Antonio, Banyú, Elena, Meli, Miriam, Sonsoles: muchas gracias.

un amigo es un tesoro , , , , , , ,

El vídeo de Nacho

Jueves, 7 de Enero de 2010

Nacho nos ha regalado un vídeo, enhebrando fotos de aquí y de allá, de unos y otros, y ha tejido un hermoso recuerdo del tiempo que estuvimos en Nyumbani, y que nos ha emocionado a más de uno de los que compartimos aquella aventura.

Es un poco largo, y entiendo que a vosotros no os diga nada, pero creo que se merece la “publicidad” 🙂

(Las distintas rutas que veréis hacia el final del vídeo se corresponden con las que seguimos para nuestros distintos regresos 😉 )

nyumbani ,

De vuelta

Sábado, 12 de Septiembre de 2009

Pues ya hemos llegado todos. Ahora toca hacerse a la vida que teníamos aquí. Eso no significa que vaya a dejar de postear sobre Nyumbani, todo lo contrario.

Todavía queda mucho que contar 🙂

En el aeropuerto de Barajas, hace algo más de 55 días. Jorge, Nacho, Menda, María, Marta e Idoia.

nyumbani , , , , , ,

Sobre la memoria

Jueves, 4 de Junio de 2009

Hace unos minutos he llamado a un amigo con el que hacía mucho tiempo que no hablaba, y algo más que no le veía. Hoy es su cumpleaños, así que le he felicitado, y nos hemos puesto un poco al día (¡también se va a meter en temas de Scrum y metodologías ágiles!). También hemos quedado en que nos llamaremos a principios de la semana que viene, para decidir un día en el que quedar para comer. Sé que vamos en serio porque la charla no ha acabado con ese manido y difuso “pues venga, nos llamamos a ver si quedamos un día”, frase tan inútil como vacía. Puestos a ser prácticos y evitar subterfugios, es mejor despedirse con un “a ver si el destino vuelve a cruzar nuestros caminos”. Que además, en mi opinión resulta más elegante y evocadora.

Cuando ha descolgado, lo primero que ha dicho ha sido algo así como: “No me lo puedo creer, después de tanto tiempo, mira que el blutuz conectado con la agenda sincronizada con el ordenador hace milagros, ¿eh?”, porque sabía muy bien que, si fuera por mi mismo, no me habría acordado de su cumpleaños. Eso no significa que no me sepa ninguno, es simplemente que no puedo recordarlos todos (o no quiero o no me apetece o prefiero ocupar el espacio con otro recuerdo, no sé bien, la verdad). No sé qué haría sin mi memoria artificial. O quizá sí, pero eso es tema para otro post (si me acuerdo).

El tema es que si quieres recordar algo, y tienes memoria de pez como la mía, lo mejor es utilizar algún medio para poder registrarlo. En unos pocos días, ya apenas nada, parto para un viaje del que querré guardar muchas cosas en la memoria. Muchas, las más llamativas, las más discordantes si acaso, permanecerán por sí mismas y se harán indelebles en ella, como escribir en una vileda sin rotuladores vileda. Otras, por inadvertidas, apenas llegarán a estar unos pocos segundos, quedando relegadas a la nada de los recuerdos sin seguro oponer resistencia. Me preocupan más aquellas que, acomodadas en el salón de los recuerdos, vayan mutando y cambiando, disfrazándose de otros recuerdos y otras impresiones, convirtiéndose en leves fantasmas de lo que fueron, en atisbos de su antigua concreción, en meras trazas de lo que antes fueron profundos surcos en el camino. Para ellos dispongo de dos medios. Uno, si la infraestructura tecnológica y el tiempo lo permiten, será este mismo blog, aunque me temo que será difícil. El otro vino de sorpresa y es este que os muestro:

DiarioViajeNyumbani

Es un cuaderno de viaje, me lo ha regalado Madame Tafetán, y me lo entregó en el pasado Twittmad, donde por fin nos desvirtualizamos. Lo ha encuadernado ella misma, y está inspirado en diseños africanos. Él será el que me acompañe de acá para allá, haciendo de memoria externa y de muleta de la mía. Madame: desde aquí, gracias.

Y si lo miras, creo que es mejor que un ordenador. ¿No? Mirad: aunque no os lo creáis, no necesita pilas ni cargadores, es inalámbrico, va con marcapáginas, como los navegadores y admite un montón de tipos de letra y de diseños distintos 😀 ¡Genial!

en busca de mis valores, nyumbani , , , ,