Archivo

Entradas Etiquetadas ‘colegio’

Mi colegio

domingo, 13 de diciembre de 2009

Hace unos días que unas máquinas han tirado abajo mi segundo colegio.

Ya me extrañó no haber visto niños durante mucho tiempo, pero ante situaciones extraordinarias uno intenta dar explicaciones cotidianas: quizá están disfrutando de unas larguísimas vacaciones, o entran antes de que yo salga, o salgo antes de que entren. El caso es que hace unos días comprobé que habían tirado uno de los edificios laterales, pero sin tocar el principal. Aunque me llevé un grano de preocupación, me dije a mí mismo que probablemente lo tiraban para construir algo nuevo, o quizá extender el patio, o ampliar el colegio con unas pistas de… tenis, por ejemplo. La ilusión me la quitó días más tarde una de esas Volvo amarillas, con esa cuchara enorme, mientras tiraba abajo parte del edificio principal. Así, cada día que ha ido pasando, han ido derrumbando poco a poco el colegio. Ahora ya no queda nada más que un montón de escombros y las vallas que lo separan de la calle.

Eso y la mezcla de nostalgia y tristeza que se me ha quedado. Podría hablar ahora de que la vida sigue, de que nada dura para siempre, que eso fue una etapa pasada, que hay que mirar para delante, y todas esas cosas. Ya me las sé. Sin embargo no quiero hacerlo, quiero sentirlo como un pequeño duelo. Recordé de nuevo mis juegos allí, mis clases, mis profesores, la primera vez que alguien quiso copiarme, o aquella vez que copié por primera vez (no penséis mal, nunca he sido copión). También, la sensación en un examen de no tener ni idea de qué transportes se utilizaban en la nieve, o del día que nos hicieron la foto de grupo y la foto individual. O la vez que vi muy serio a un compañero japonés que siempre se reía, cuando su padre visitó el colegio y saludó a la directora. Ahora imagino que quizá fuera el hijo del embajador de Japón, quién sabe. Recordé a Gema, la vecina que nos acercaba y recogía del colegio todas las tardes. Recordé la burla de unas niñas mayores cuando vieron en mi babi mi nombre, “MiguelA”, preguntándome si era chica, porque la A estaba muy junta a mi nombre. En fin, multitud de recuerdos recogidos durante los cuatro años que pasé allí.

Hace un par de días, paseé junto a él. Y decidí que algo del colegio debería permanecer conmigo, además de esos recuerdos y sentimientos. Me agaché y la recogí.

Un fragmento de mi antiguo colegio

Un fragmento de mi antiguo colegio

Actualización: Parece ser que el colegio ha sido derruído para construir uno nuevo, que cumpla con la legislación sobre protección de incendios y accesibilidad. Así que en realidad, no desaparece… ¡se recrea! 🙂 (más información aquí, aquí y aquí).

paleohistoria , ,