Archivo

Entradas Etiquetadas ‘aprender’

Lecciones aprendidas de aprender a andar

domingo, 17 de julio de 2011

Hace unos días, Eric empezó a andar por primera vez. Luis y Laura sus padres no podían estar más contentos. Y no me extraña: andar erguido por tus propios medios es todo un logro. ¿No lo crees así? ¿O lo has olvidado?

El problema es que hemos olvidado que, hace ya mucho tiempo, nosotros tampoco sabíamos andar. Que un día, sin saber muy bien cómo, nos soltamos de la segura mano de nuestros padres y empezamos nuestro camino, con pasos torpes e inseguros, intentando mantener el equilibrio con nuestras manos volando alrededor de nuestra cabeza, tropezando contra la más mínima irregularidad que nos desplazara el centro de gravedad más allá de nuestros pies.

Me he dado cuenta de que se puede aprender mucho de cómo un niño arranca a andar. Fíjate bien, porque no tiene miedo de equivocarse. Le dolerá caerse, cómo no, pero mientras anda no está pensando en si caerá o no. El dolor no existe y el futuro tampoco. Una vez en el suelo, será el consuelo de las personas que le quieren lo que hará que olvide sus lágrimas y vueltas otra vez a andar, como si no se hubiera caído nunca.

No se debe a nadie, no busca la aceptación de nadie, no mira a nadie para ver si lo miran. Ríe porque ve cómo avanza un paso, disfruta con cada centímetro avanzado. Un pie, el otro, avanzo, mantengo el equilibrio, centro de gravedad en mis pies, esto mola, ¡estoy andando! ¡uh,uh, uh! Ah, no, no me caigo… Nadie existe, ni siquiera él, sólo andar.

No pretende hacerlo perfectamente bien desde el principio. Su objetivo no es ser ya igual a sus mayores. Apenas tiene la intuición de que quiera imitarlos. No es aprobar un examen de andadores, no es correr la maratón de Nueva York. Quizá algún día, dentro de unos años, en uno de sus múltiples viajes a la Ciudad que Nunca Duerme, pero no ahora. El objetivo, aquí y ahora, es avanzar un paso imperfecto sin que Newton, su mecánica, o la gravedad de todo un planeta se interpongan en ello.

Para mí, que ando inmerso en un proceso de aprendizaje (si acaso alguna vez he dejado de estarlo), ver andar a Eric me ha enseñado y recordado lecciones importantes que me ayudan a entender por qué no entiendo perfectamente bien y a la primera cómo funciona jQuery, MySql o PHP, por ejemplo… En mis primeros torpes pasos, pretendo alcanzar en pocos días lo que ha de alcanzarse en muchos más.

Además de la fruta, el café y las tostadas del desayuno, creo que voy a tomar también un vaso de paciencia y otro de amnesia selectiva, para olvidar todos los pensamientos que no colaboran a aprender, obstáculos que yo mismo pongo por no quitarlos.

¡Gracias, Eric!

truki del almendruki , , , , , , ,

The pretender

viernes, 26 de marzo de 2010
Comentarios desactivados en The pretender

 

Keep you in the dark ,you know they all pretend. Keep you in the dark, and so it all began.

Send in your skeletons, sing as their bones go marching in… again. The need you buried deep, the secrets that you keep, are ever ready. Are you ready? I’m finished making sense, done pleading ignorance, that whole defense.

Spinning infinity, boy, the wheel is spinning me, it’s never-ending, never-ending same old story.

What if I say I’m not like the others? What if I say I’m not just another one of your plays? You’re the pretender. What if I say I will never surrender?

What if I say…

In time or so I’m told I’m just another soul for sale… oh, well, the page is out of print, we are not permanent, we’re temporary, temporary. Same old story

What if I say… What if I say…

I’m the voice inside your head you refuse to hear, I’m the face that you have to face mirrored in your stare, I’m what’s left, I’m what’s right, I’m the enemy, I’m the hand that will take you down, bring you to your knees. So, who are you? Yeah, who are you? Yeah, who are you? Yeah, who are you?

Keep you in the dark, you know they all pretend

What if I say… What if I say… What if I say… What if I say…

So who are you? Yeah, who are you? Yeah, who are you?

The pretender (Echoes, silence, patience & grace, 2007)
Foo Fighters

momentos de furia ,

Proyecto Norman

miércoles, 27 de enero de 2010

Llevo casi veinte años dedicado a la informática profesionalmente, aunque dedicado a la informática, así sin más, llevo algunos años más. Casi podría decir que toda mi vida he estado rodeado en mayor o menor medida de ordenadores.

Cuando estudié el bachillerato, me decidí por la rama científica. Tenía claro que fuera lo que fuera a estudiar sería por la rama técnica, aunque esos curiosos seres determinísticos y binarios ya habían inyectado en mí el gusanillo de la informática. Aún recuerdo lo mal que lo pasé en esos días entre el final de la selectividad y la respuesta de la Politécnica, comunicándome en qué estudios me admitían. Como primera opción elegí evidentemente Informática, y como segunda opción Arquitectura, por tradición familiar. No recuerdo qué puse en la tercera. Sé que me la jugué, porque llegué a conocer gente a la que le concedieron el acceso a estudios… en su duodécima opción. Se me cayó el mundo (o casi) cuando mi padre me dijo aquello de “enhorabuena, futuro arquitecto”, y se erigió de nuevo cuando vi que era una broma y que me habían aceptado en la Facultad. Soy consciente de que hubiera sido capaz de estudiar Arquitectura y ser un buen profesional, pero creo que no le hubiera puesto tanta pasión.

Sin embargo, llevaba tiempo pensando en darle una vuelta a esa tendencia, a explorar otro campo que también me ha interesado mucho desde hace años (los que desayunan conmigo saben a qué me refiero 🙂 ). Era momento de cambiar, y ahora he tenido la posibilidad de hacerlo.

Hoy por fin está todo arreglado, así que puedo hacerlo público. El viernes pasado fui admitido en el Master in Business Administration (Executive) por la Universidad Pontificia Comillas y hoy mismo me he matriculado. Queda por delante algo más de un año que dedicaré a aprender temas relacionados con dirección estratégica, dirección financiera, o dirección de recursos humanos. Estoy muy ilusionado, y espero sacarle mucho provecho. Era un máster que llevaba tiempo con ganas de estudiar y hacerlo me permitirá equilibrar un poco mi formación técnica con una formación más empresarial. Por experiencia sé que entrar en un campo de conocimiento totalmente distinto al que estás acostumbrado ayuda a “abrir la mente” y a mantener el cerebro despierto, y es algo que quiero sentir. Qué duda cabe, eso abrirá mi abanico de posibilidades laborales, pero a día de hoy mi principal objetivo es únicamente formarme en esta nueva área.

Salvando las distancias, me siento un poco como Norman Phiffier empezando en su nuevo trabajo en unos grandes almacenes 🙂 Por eso, y en su honor, he decidido cambiar el nombre del proyecto Taylor (como se llamaba hasta ahora) a proyecto Norman.

– So, you agree to start your great climb to success? Your climb to the very top?
– I’m ready to climb! (¡me encanta cómo dice esto! :)
– By starting at the very bottom?
– Right down below the depth of the bottom deep lowest place where I am I’ll start.

mens sana , , , , , , , ,

Proyecto Albión

domingo, 17 de enero de 2010

3050195566_9d08c7948aPues resulta que uno de los objetivos que me he planteado para este año es lo que yo llamo el proyecto Albión: básicamente, mejorar mi inglés y más que nada a la hora de escucharlo y comprenderlo. Creo que no tengo demasiado problema en leerlo (más allá del vocabulario), ni en escribirlo (sé cómo se escriben palabras “raras”, como appropriate o queue o , y cosas así). Tampoco hablarlo es un problema, aunque es algo en lo que también tengo que subir de nivel. Y es que después de haber vuelto de Kenia, me he dado cuenta de lo equivocado que estábamos yo, en primer lugar como los burros, y los demás, que pensaban que mi nivel de inglés era bueno y me lo decían. Gracias, pero no 😉

Cuando me he planteado las posibilidades que tengo para practicar y mejorar en la lengua de Shakespeare, me ha salido una lista más larga de lo que yo pensaba. Desde matricularme en la Escuela Oficial de Idiomas, o contratar los servicios de un profesor por horas, pasando por entrar en grupos de conversación (y así de paso enseñar español a algún angloparlante), o ver más películas en versión original, hasta escuchar los programas de Vaughan Radio, o pasar una temporada en el extranjero. ¡Si hay hasta campamentos de inmersión lingüística para adultos en plena meseta castellana!

Y cómo sé que por ahí hay mucha gente que me lee, y que pilota en idiomas cosa mala, me gustaría que compartiérais conmigo vuestras experiencias, qué os ha servido mejor para aprender un idioma, qué técnicas os dieron mejor resultado, o qué medios empleásteis para aprender. La verdad es que ando un poco liado, porque más o menos tengo una idea del tiempo y el dinero que me llevaría cada alternativa, pero no su efectividad.

Could you please help me? Thanks in advance. 🙂

La bandera es de a.drian.

mens sana , , ,

Según tu nobleza

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Hamlet observa pensativo el cráneo de Yorick, su bufón. Polonio: Yo, señor, los trataré [a unos cómicos que Guillermo Guildenstern y Ricardo Rosencrantz han encontrado de camino a palacio] conforme a sus méritos.

Hamlet: ¡Qué cabeza ésta! No señor, mucho mejor. Si a los hombres se les hubiese de tratar según merecen, ¿quién escaparía de ser azotado? Trátalos como corresponde a tu nobleza, y a tu propio honor; cuanto menor sea su mérito, mayor será tu bondad. Acompáñalos.

Hamlet (Acto II, Escena X)
William Shakespeare

en busca de mis valores , , , ,

De vuelta

sábado, 12 de septiembre de 2009

Pues ya hemos llegado todos. Ahora toca hacerse a la vida que teníamos aquí. Eso no significa que vaya a dejar de postear sobre Nyumbani, todo lo contrario.

Todavía queda mucho que contar 🙂

En el aeropuerto de Barajas, hace algo más de 55 días. Jorge, Nacho, Menda, María, Marta e Idoia.

nyumbani , , , , , ,

Summer Holiday Program

miércoles, 26 de agosto de 2009

Desde que llegamos a Nyumbani, la idea era asignarnos determinadas tareas para que nos fuéramos haciendo al lugar, la gente, el horario y esas cosas. En un principio, el periodo de adaptación sería de dos semanas, es decir, hasta el final de julio. A partir del primero de agosto empezaríamos el Summer Holiday Program.

Mi tarea fundamental durante el periodo de adaptación fue ayudar a Pascal, el ingeniero informático que se encarga del mantenimiento de toda la infraestructura tecnológica de Nyumbani, tanto del Home, como el Village o Lea Toto. Quizá la tarea más importante fue preparar el aula de ordenadores para las clases de informática que impartiríamos a los niños entre él y yo. Otras, menos destacadas, pasaron por instalar drivers de tarjetas de sonido, reinstalar antivirus o resolver problemas de conectividad entre los ordenadores del Laboratorio de Diagnóstico. Yo siempre me he decantado más por temas de programación, así que he aprendido un montón sobre redes, routers, switchers y Ubuntu. Aprovecho para decir que lo primero que haré cuando llegué a Madrid será reinstalar mi portátil con XP y Ubuntu. Kiss my Vista goodbye!

En realidad el periodo de adaptación ha durado casi cuatro semanas. El motivo es que los colegios kenianos terminaban el curso académico más tarde de lo habitual, por algún motivo que desconozco. Además, el programa no terminará el día siete como pensábamos, sino el día cuatro. El caso es que, al final, el Summer Holiday Program empezó el pasado 11 de agosto, a las ocho y media de la mañana.

El programa consiste básicamente en tener ocupados a los chavales con algo que hacer para que, palabras textuales de Sister July, they don’t get into trouble. Durante todo el día, tienen perfectamente planificada su asistencia al arts & crafts club (manualidades), reading club (en la biblioteca), sports club, y cleaning club (lo de club era para darle cierta sensación de diversión). El mío es el computer club, como no podría ser de otra forma. Todos los días tenemos a todos los chavales, desde los mayores del High School, hasta los pequeños de primaria (creo que el más pequeño tiene unos siete años o así). Algunos son muy apañados para los temas informáticos, así que han creado un club aparte en el que durante dos horas los sábados se dedican a algo más avanzado.

Pascal, en una de las clases a los chicos del High School Son sólo cuatro horas y media al día, pero os aseguro que cansa un montón. Ahora entiendo mejor a los profesores profesionales, que tienen que hacer esto durante más horas y un año tras otro. Lo más difícil con diferencia es ganarse la autoridad y el respeto, pero la verdad es que en general se portan bien. Los hay que trabajan muy duro todos los días, como Liz, los hay guasones y estudiosos a la vez como John, los hay que cantan mientras trabajan como es el caso de Kevin, y otros trabajan en la sombra como Ann. También están los inteligentes pero vagos, los inteligentes que se quieren hacer los tontos, los perezosos, y también aquellos que por más que lo intentan, no llegan a pesar de tus esfuerzos. Imagino que como en cualquier otra clase del mundo.

Lo que no se suele decir tanto sobre los profesores es que también aprenden de y con sus alumnos. En mi caso, estoy aprendiendo a tratar a los más peques, a mantener cierto orden, a buscarme las vueltas para explicar en inglés lo que explicaría más fácilmente en español… ¡Y también aprendo swahili! Cuando quiero que se acerquen para empezar la clase, tengo que decir “cuja hapa”, que significa “venid aquí”. Si hay mucho ruido y necesito algo de silencio, tengo que gritar “Wewe, kelele, kelele” que significa “¡Vosotros! ¡Ruido, ruido!”. Quién sabe qué cosas más me tocará aprender en la semana y media que todavía queda para terminar el programa…

¡Tatuonana!

nyumbani , , , ,

Vamos que nos pre-vamos

lunes, 6 de julio de 2009

cartel_lanzamiento_ebe09

¡Noticias de última hora!

No me estoy refiriendo al próximo 15 de julio, porque a ese no es que pre-vaya, es que voy seguro 🙂 Me estoy refiriendo al evento bloguero del año, que en esta ocasión tendrá lugar los próximos 13, 14 y 15 de noviembre, en Sevilla… Y voy a pre-ir porque hoy se ha abierto la pre-inscripción ¿Ya sabes de qué estoy hablando?

— ¡Sí, hombre, claro! ¡Del EBE 09!

Vale, pues ¿qué haces que todavía no te has pre-inscrito? En una hora se han preinscrito 300, en unas tres horas ya había 700, y en el momento de escribir estas líneas ya somos 1092, de un máximo de 1500 plazas.

¡Date prisa!

El programa (preliminar) aquí y más información aquí.

internet , , , , , ,

El valor de las cosas

martes, 23 de junio de 2009

Bueno, pues ahí estás tú, liberado de todas las obligaciones inmediatas, sentado en un sillón cómodo, con la luz y temperatura adecuadas, y quizá saboreando un té o un café. Recoges de la mesilla a tu lado un libro no muy grande. Como quien se encuentra a punto de abrir el cofre de la Isla del Tesoro, parece que algo te impida pasar la primera página inmediatamente, así que te detienes mientras estudias con ojos bien abiertos la tapa, la fotografía que la ilustra, el título del libro, su autor… Mientras, el aroma de sus páginas empieza a llegar a ti y hace que por fin te decidas a seguir adelante.

Ya en la primera página te detienes nuevamente, disfrutando de cada mancha de tinta, leyendo por primera vez sus primeras palabras, que no te proporcionan nada nuevo excepto la confirmación de que el libro que te anunciaba la tapa es efectivamente el que comienzas a leer. Ojeas el índice con el ánimo de captar la esencia del libro de un vistazo, de aprender su estructura, en lo que parece ser un mirar hacia el horizonte para buscar el final de tu lectura. Saltas con más o menos detenimiento entre los nombres que aparecen en los agradecimientos de los que quizá alguno te traiga algo a la memoria, y “sin cuya inestimable ayuda este libro no hubiera sido posible”.

Aterrizas por fin en la introducción. La impaciencia hace que te tiemble la mano, así que respiras dos, tres, cuatro veces. Y empiezas a leer. Y ¡oh, dios mío! Lees esto:

2317065892_cb6ae77764 Gestionar el tiempo es fácil. Todo lo que tiene que hacer es reorganizar su manera de trabajar y utilizar el tiempo ahorrado de forma más eficaz. Eso es todo.

¿Eso es todo? ¿Eso es todo? Desde luego que eso no es todo, y desde luego, no es fácil. Ese texto de ahí arriba es hermano de toda una caterva de párrafos similares que te invitan a pensar que lo que estás a punto de leer no te costará aprenderlo, y mucho menos llevarlo a la práctica. Albergo en mí la terrible sospecha de que en su momento Albert Einstein hubiera podido leer algo parecido a esto:

Desarrollar la teoría de la relatividad es fácil. Todo lo que tiene que hacer es considerar el espacio-tiempo como una variedad tetradimensional y resolver a continuación el tensor de energía-impulso. Eso es todo.

¡Anímate! Estoy seguro de que puedes llegar a formular tus propias e increíbles invocaciones a lo sencillo, en las que pongas lo que pongas, todo será fácil. Todo lo que tienes que hacer es sustituir por lo que sea lo que he dejado sin negritas. Eso es todo. 🙂

Así es que ya desde el principio desconfío de esos libros en los que tienden un plano y liso (¿y aburrido?) camino por el que llegar a aquello que ansías conseguir. Ellos son a las bibliotecas como las sitcom son a la vida real. Por eso, al contrario de lo que me ha sucedido con este libro, leer las primeras páginas de uno de mis libros “de autoayuda” favoritos hizo que me enamorara inmediatamente de él:

coveyObviamente, [cambiar sus hábitos] no es un proceso rápido. Pero le aseguro que experimentará beneficios y obtendrá resultados inmediatos que le resultarán alentadores. Según decía Thomas Paine: “Lo que conseguimos con demasiada facilidad nunca es objeto de gran estimación. Sólo lo que nos cuesta obtener otorga valor a las cosas. El cielo sabe poner un precio adecuado a sus bienes”.

Prevenir de que el camino será arduo es para mí una buena señal de un buen libro. Y “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, de Stephen R. Covey lo es.

¿Qué opináis vosotros?

en busca de mis valores, ocio , , ,

Los quince del patíbulo

martes, 19 de mayo de 2009

DirtyDozen2 Hemos escapado de la cárcel de dos árboles atados por una cuerda por encima de la cabeza, quince personas o así. Nos hemos subido todos en dos sillas, buscando la mejor manera de equilibrarnos y no caer. Hemos tendido una red de sueños con un ovillo de lana, y la hemos destejido a fuerza de dar ideas para conseguirlos. Hemos dirigido filas de ciegos con las guías de dos manos. Hemos hecho de marionetas y de ventrílocuos, y hemos compuesto un poema en silencio. Hemos comprado y vendido nombres propios con sencillas monedas hechas de pinzas. Hemos aprendido nuestros nombres a base de duelos incruentos con pistolas hechas de manos y dedo. Hemos peleado a cuatro patas, hemos luchado en batallas de monólogos simultáneos. Y hemos escrito una carta a nuestro yo del futuro.

Por más surrealista que pueda parecer, después de este entrenamiento ya estamos listos para ir. El último inconveniente serio ya ha sido salvado.

en busca de mis valores, nyumbani , , ,