Archivo

Entradas Etiquetadas ‘agradecimiento’

Regalo iluminado

lunes, 11 de enero de 2010

Durante mi última visita al EBE, hace un mes y medio dos meses más o menos, las circunstancias permitieron que pudiera desvirtualizar a Nesta y a Antonio. ¡Qué demonios! Desvirtualizar no, que suena a quitar algo, en realidad nos conocimos en persona, que es añadir más a lo ya conocido.

De la amena conversación que tuvimos, en la que me di cuenta de que sabían más de mí que yo de ellos (espero que me perdonen por eso, con mi promesa de enmendar la falta), ni mi memoria ni yo recordamos muy bien por qué salió a colación el libro de “Todo está iluminado” de Jonathan Safran Foer.

De todos es sabido que el tema de los regalos no lo llevo muy bien, quiero decir, esos regalos que llamo yo “regalos porque sí”. No es mi cumpleaños, no es mi santo, no es el aniversario de nada. Es el regalo que sale de dentro, espontáneamente. Es algo que honra al que lo recibe (y es ahí donde está mi problema) y cómo no, al que lo entrega.

Hace un par de días llamaron a mi puerta para decirme que venían a entregarme un paquete. Era uno de esos sobres marrones, con acolchado interior y mi dirección en uno de los lados. En el otro, una anotación: “Lo prometido es deuda. Antonio”.

Dentro, un libro.

DSC03135

Resulta que los tres reyes magos son dos, y se llama Antonio. Muchas gracias 🙂

what is the matrix , , , , , , , , , ,

De vuelta

sábado, 12 de septiembre de 2009

Pues ya hemos llegado todos. Ahora toca hacerse a la vida que teníamos aquí. Eso no significa que vaya a dejar de postear sobre Nyumbani, todo lo contrario.

Todavía queda mucho que contar 🙂

En el aeropuerto de Barajas, hace algo más de 55 días. Jorge, Nacho, Menda, María, Marta e Idoia.

nyumbani , , , , , ,

El regalo de Jose

domingo, 10 de mayo de 2009

Este pasado viernes Jose, el responsable de la cafetería del curro, me ha sorprendido con un extraño y a la vez valioso regalo, como muestra de gratitud por un favor que le he hecho, o más bien, que le he hecho a su portátil.

No sé cómo reaccionar ante esas muestras. Antes tendía a rechazar de forma lo más amable posible el regalo, porque lo veía como una especie de pago por algo que había hecho con el ánimo de echar una mano, y no con el ánimo de cobrarlo. Ahora sin embargo, pienso que es una muestra sincera y que lo regalado no es pago sino agradecimiento materializado. Y así, como en muchas otras cosas, me balanceo entre dos o más opciones, todas más o menos válidas, y todas más o menos erróneas. Siempre incompletas. Y no dudo que cambiaré de nuevo una y mil veces más.

Esta vez el péndulo, como digo, estaba del lado de la aceptación, y le he dado las gracias por dos botellas.

DSC_0600 La primera de ellas, es una botella de aceite de oliva, Dauro, que ha recibido estos dos últimos años el premio al mejor aceite de oliva virgen extra de extracción en frío. Es de uso exclusivo para el desayuno, y si se toma sólo con pan, el pan sabe a tomate, Jose dixit.

La segunda es una botella del único vermouth reserva que se embotella en España, de las Bodegas Martínez Lacuesta. Imprescindible beberlo frío con una rodajita de naranja y una oliva. Si os pasáis algún día por casa, estáis por supuesto, invitados 🙂

¿Y vosotr@s? ¿Cómo reaccionáis ante este tipo de regalos? ¿Cuál ha sido el más simbólico para vosotros?

de la pitanza , , ,