Archivo

Archivo para la categoría ‘what is the matrix’

“Yo no he decidido mi vida”

Lunes, 5 de Septiembre de 2011
Comentarios desactivados en “Yo no he decidido mi vida”

¿Sabe cuál es el artista que ha cambiado más sin que se hable de esos cambios? Velázquez. Lo aprecias cuando contemplas la obra en su totalidad. Desde los cuadros oscuros sevillanos hasta Las meninas y Las hilanderas, esas glorias de luz y de color, notas todo el recorrido extenso y profundo que ha hecho. Se habla de las mutaciones de Picasso, de Goya, pero nadie ha cambiado tanto como Velázquez. Sin pretenderlo, sino porque, sencillamente, la vida le cambió a él. En mi caso, igual. Te tiene que cambiar la vida. Hay cambios tan profundos que solamente sabiendo que son de verdad puedes valorar su esencia.

Antonio López, pintor.
Entrevista publicada el 3 de abril de 2008,
en El País

Las negritas son mías.

what is the matrix , , , ,

Moiras

Martes, 23 de Agosto de 2011
Comentarios desactivados en Moiras

Nunca sabrás lo que habría sucedido de haber dicho “no” aquella vez. Tras el velo de lo que no ocurrió, para siempre oculto a tus ojos, encontrarás sólo preguntas. No serán distintas, ni en su fondo ni en su forma, a las que te desafiarían de haber mirado hacia adelante en vez de hacia atrás, pero sus respuestas no dependerán ya de ti.

Nunca sabrás qué hubiera ocurrido si aquel día, sentado a una mesa de cualquier café, rodeado de tus páginas y la luz del sol, no hubieras deslizado tu dedo sobre aquella piel artificial, un gesto sencillo que, sin permitir aún saber de qué extrañas formas Cloto estaba hilando tu hebra, ya había cambiado tu vida.

A pesar de todo, amigo mío, las dudas ya no importan.

La fotografía es de FishTech.

what is the matrix , , , ,

Feliz Tormenta Nueva 2011

Viernes, 31 de Diciembre de 2010

3464683774_840e2465bf 

A veces, el destino se parece a una pequeña tempestad de arena que cambia de dirección sin cesar. Tú cambias de rumbo intentando evitarla. Y entonces la tormenta también cambia de dirección, siguiéndote a ti. Tú vuelves a cambiar de rumbo. Y la tormenta vuelve a cambiar de dirección, como antes. Y esto se repite una y otra vez. Como una danza macabra con la Muerte antes del amanecer. Y la razón es que la tormenta no es algo que venga de lejos y que no guarde relación contigo. Esta tormenta, en definitiva, eres tú. Es algo que se encuentra en tu interior. Lo único que puedes  hacer es resignarte, meterte en ella de cabeza, taparte con fuerza los ojos y las orejas para que no se te llenen de arena e ir atravesándola paso a paso. Y en su interior no hay sol, ni luna, ni dirección, a veces ni siquiera existe el tiempo. Allí sólo hay una arena blanca y fina, como polvo de huesos, danzando en lo alto del cielo. Imagínate una tormenta como ésta. […]

Y tú en verdad la atravesarás, claro está. La violenta tormenta de arena. La tormenta de arena metafísica y simbólica. Pero por más metafísica y simbólica que sea, te rasgará cruelmente la carne como si de mil cuchillas se tratase. Muchas personas han derramado allí su sangre y tú, asimismo, derramarás allí la tuya. Sangre caliente y roja. Y esa sangre se verterá en tus manos. Tu sangre y, también, la sangre de los demás.

Y cuando la tormenta de arena haya pasado, tú no comprenderás cómo has logrado cruzarla con vida. ¡No! Ni siquiera estarás seguro de que la tormenta haya cesado de verdad. Pero una cosa sí quedará clara. Y es que la persona que surja de la tormenta no será la misma persona que penetró en ella. Y ahí estriba el significado de la tormenta de arena.

Kafka en la orilla
Haruki Murakami

No os voy a decir que no habrá tormentas este año nuevo que viene. Además de mentira, sería imposible. Tampoco os las deseo. Lo que sí deseo para vosotros es que de aquellas que encontréis salgáis renovados, reconstruidos, mejores en definitiva. Que, asombrados y aún desorientados y confusos tras haberlas pasado, y una vez que os hayáis sacudido la arena de ojos y oídos, encontréis que las tormentas merecieron la pena. Después de todo, el Sol siempre sigue detrás de ellas.

 

Feliz Tormenta Nueva 2011

 

La fotografía del sol tras la tormenta es de Eric González.

what is the matrix , ,

Dos mil diez

Jueves, 30 de Diciembre de 2010

Caeré en el tópico.

Y eso a pesar de que un fin de año no es más relevante a efectos prácticos que cualquier otra fecha del año. Podríamos evaluar qué tal nos fue desde el último comienzo de curso académico, o desde el último equinoccio. Desde nuestro cumpleaños, o desde el último día para entregar la declaración del IRPF. También podríamos evaluarnos cada tres meses, o cada cuatro. O cada dos años. O cada 300 días exactos. Cualquier fecha es buena. Por eso precisamente caigo en el tópico.

Lo que es indiscutible es que es una buena estrategia ésta de revisar qué hemos hecho (y no hemos hecho). No con el ánimo de fustigarnos, o elevarnos a los altares, sino de hacer una revisión crítica de nuestra última vuelta al Sol. De mirar hacia atrás, es decir, de irnos a las primeras páginas de nuestro diario o agenda y de contrastar qué tal nos fue en nuestros objetivos, hasta qué punto hemos cumplido con nosotros mismos. Aquí va lo mío…

El principal de mis objetivos, y al que por desgracia o fortuna, todos los demás han quedado relegados, ha sido el proyecto Norman. Este objetivo está siendo más o menos fácil de conseguir, porque el plan de estudios, las prácticas, y las fechas vienen todas dadas, así que lo único que hay que hacer es esforzarse en estudiar, y cumplir con las fechas. Lo terminaré el próximo marzo, y eso planteará nuevos objetivos y miras que aún estoy dilucidando.

Respecto al proyecto Albión, darle tralla a la lengua de Shakespeare, he de decir que aunque se ha avanzado, todavía queda mucho camino por recorrer. Me lo he pasado pipa con Ted Robin, Lily y Marshall y Barney (mi favorito), viendo How I met your mother, me vi algún que otro capítulo de Futurama, comprobé lo complicado que es comprender a la gente de Bones, y salté de aquí a allá con Fringe, Warehouse 13 y algunas otras. Pero lo más relevante en ese sentido es haber conocido a Iain, mi partner en estos temas de intercambio cultural. Fue gracias a Miriam que vio una oportunidad de compartir conmigo la suerte que tuvo de trabajar con él. Iain es una persona increíble, de los que te cruzas muy de vez en cuando. Aunque nos encontramos sólo unas pocas veces, ha dejado marca, y en el fondo le echo de menos. Espero que le vaya muy bien allí en Edimburgo, con Claire y su bebé.

El proyecto Newton, el que tiene que ver con la fuerza con la que la Tierra y yo nos atraemos mutuamente, ha sido un completo fracaso (aunque siempre podría haber ido a peor), algo que el burndown chart que me hice al efecto me echa en cara, burlón, todos los días. Pero mira, entre él y yo, ganaré yo.

El resto de los objetivos, de menos envergadura, han sido cumplidos en menor o mayor medida, aunque por su naturaleza deben extenderse aún unos pocos meses en el año que viene. Formarán parte del cuadro de objetivos del año que viene, pero sabiendo que les queda poco de vida. De cuáles son y de cómo han ido se dará cumplida cuenta en su momento 🙂

El tiempo en 35mm ¿Y ya en concreto y fantaseando un poco a lo Big Fish sobre las cosas que ocurrieron este año? Pues veréis: arranqué el año rebautizado como psicólogo de programas, algo que me encanta, y bajo una hermosa frase tuiteada por Lola. Recibí el regalo iluminado de Antonio. Pateé Madrid buscando su luz rodeado de amigos. Me recetaron comida africana, con la promesa de compartirlas con aquellos que me lo recetaron. Decidí apuntar al cerebro en un Gimnasio para la Mente. Aprendí a ver la vida en 35mm a través de una nueva lente, respiré el aire sevillano en primavera, me permití robar parte de la ilusión que una veintena de personas tenían puesta en lugares tan distantes como Karen e Ilo, y me ayudaron a recordar gratas experiencias pasadas.

Me confirmaron en mi idea de regresar, por cierto.

Me lancé en rápel, y descubrí al querer hacerlo que mi aversión al riesgo había bajado puntos. Me escapé de una cárcel de cuerdas con la ayuda de mis compañeros, y con ellas hicimos un cuadrado a ciegas. Felicité por primera vez a un viejo amigo casi olvidado. Perdí al que fue la raíz de mi nombre, deseando con todas mis fuerzas que los hombres buenos no murieran nunca. Volví a vivir África en el escenario de África Vive, con mis compis de Amigos de Nyumbani, rodeados de batiks y percusiones. Navegué mares de papel con la compañía imprescindible de Miriam, Arol, Ernesto y Alma. Sobrevolé el cielo de Madrid desde la azotea del Círculo, protegido por Palas Atenea. Volví a rasgar las cuerdas de mi raqueta, imitando a Mark en aquella bendición que es Alchemy. Volé a lomos de un A380 en construcción, y fui testigo del (casi) nacimiento de un Eurofighter. Me vestí de nuevo con la bata de profesor chiflado para proyectar una mudanza con Project 2007. Pisé de nuevo el Auditorio. Desvirtualicé a Diego y un poco más tarde a Olga. Desvirtualicé a Alejandra (en América), una mujer excepcional sin duda. Conocí en persona al Chico de la Bolsa, y a la legendaria Angie. También cayeron en la red de la realidad, Sylvia, José Luis, Claudia y Mario, en la primera blipada a la que acudí.

Inside music Compartieron conmigo una de las 11870 ideas que esta gente crea al año. Me sentí orgulloso (nunca vanidoso) y honrado por haber ganado un premio pequeño pero con mucho significado para mí. Me puse en la piel del quinto Beatle de la mano de Jorge y Susan, y en compañía de Miri, Arol, Ernesto, Alma, el ya no tan pequeño Dani, Luisete, Laura y el pequeño Eric, lo que ayudó a rebajar el impacto que el maligno doctor Retired le propinó al Batmóvil. Recordé de nuevo lo que es trabajar con un buen equipo, y lograr cosas más allá de uno mismo, gracias al Equipo 2 (la vez anterior fue gracias al equipo que hizo posible PlanDoc). Espié el aterrizaje de aviones en mi primer planespotting (que yo rebauticé como plainspotting, quién sabe por qué). Fui a Zaragoza para reencontrarme con Óscar, Arantxa, Hugo y la pequeña Luna, tan pequeña que no había nacido aún. Llevé a la Virgen de Belén y me escapé unas horas a mi querida Sevilla. Y subí a Santurtzi para saldar una cuenta en números rojos desde hacía tiempo con Indye, a la que agradezco de nuevo los días que me regaló para conocer mejor aquella ciudad en su compañía. Glorioso el Maloka 😉

Al final casamos a Raquel y a Diego, en un día en el que me poseyó el Espíritu de la Risa. Me regalaron dos abrazos inesperados, uno de un volcán asturiano y otro de un amigo que regresó con la intención de irse a Kenia a vivir, de lo que me siento en parte culpable y responsable. Gestioné durante unos pocos días el almacén de una bodega, y estudié la estructura de costes de algunas empresas. Buceé en la cuenca de Santos para encontrar que economía, política, recursos naturales y finanzas están mucho más vinculadas de lo que puede deducirse de un titular, y me atreví a contárselo a Mipedro. Descubrí que paraqué es mucho más útil que porqué, y el mundo de las soft skills me hizo verlo todo “con pelotitas”. El que pregunta dirige. Descubrí que los astronautas también hacen huelga (o motín, mejor), que los tributos y los convenios laborales son leyes, que Kelsen ideó una pirámide, y que el IRPF es más fácil de lo que parece si te lo explica alguien tan apasionado como Antonio. Gracias.

Descubrí a Lori Meyers, a Lusine, a Pixies y a Metronomy. A The xx, y a Crystal Castles, me traje a Nikolai del pasado, y me (re)encontré con Crystal Method. Digitalism, Hybrid, Tastexperience, Aphex Twin, Magnetic Man, Sascha Funke, Booka Shade y tantos otros también se unieron a la fiesta, en un año más bien prolífico por lo promiscuo que ha sido musicalmente hablando.

Y tantas otras cosas, unas ocultas en mi memoria, otras detrás de todo lo que ha dado el año de sí, tantas cosas que no he escrito en esta entrada, pero que forman ya parte de mí. Sentimientos y emociones nuevos y reencontrados, y una sensación de haber profundizado un poco más en mí, en los demás, y en el mundo que me rodea. Quizá no tanto como en otras ocasiones, pero los pasos llevan lo que llevan. Ni más ni menos.

Siento que es casi obligado acabar todo esto que os he contado con un resumen, algo que cierre lo expuesto, el epílogo del 2010. Se me viene una única palabra. Gracias.

Gracias.

a la caza de la luz, en busca de mis valores, es bueno echarse unas risas, familia, mens sana, nyumbani, ocio, Secretos del corazón, un amigo es un tesoro, what is the matrix ,

Resumiendo

Domingo, 26 de Septiembre de 2010

La vida de un superhéroe de todo a 100 no es fácil, amigos míos. No os voy a decir que es así siempre, por supuesto que no. Hay semanas en las que todo parece más relajado, y otras en las que los archienemigos deciden hacer horas extras. Nos pasa a todos. A todos los superhéroes, digo. Al fin y al cabo, somos humanos.

Bueno, Superman no.

El caso es que esta semana ha sido una de esas que empiezan como todas, pero a medida que avanzan toman ese color parduzco tan característico de… ey, espera, eso es sinestesia. En realidad lo que pasa es que se te acumulan un montón de tareas, de todo tipo, y empiezas a agobiarte. Luego vienen las circunstancias de una u otra especie, que colaboran, y finalmente, la semana se ríe de ti. Más sobre eso después.

El lunes estuve en el fisioterapeuta, porque me había salido un bulto en la espalda y quería ver qué era. Las contracturas son muy amigas mías, sobre todo en la sección lumbar, lugar donde se ubicaba la duda, pero esta tenía otra pinta. Me tuve que quitar todo el traje (“si no te importa”), guantes, botas, el cinturón… todo, aunque me dejé la máscara. No es plan de ir compartiendo con cualquiera mi verdadera identidad. Tras un análisis táctil (palpación se dice) confirmó que era o bien un lipoma o bien una cápsula de líquido sinovial. Para relajar la zona me puso en posturas que no pensé que se pudieran hacer con el cuerpo, y me rotó vértebras, me hizo clic en varios huesos, me retorció pies y descubrí “disparadores del dolor”. Una información utilísima para la próxima vez que me enfrente al Dr. Octopus. Eso sí, al fisio lo que es del fisio: gracias a ella ahora duermo mucho mejor. Postdata: todavía tengo que hacerme una ecografía para confirmar cuál de las dos posibilidades es.

De lunes a jueves estuve preparando dos trabajos, los dos para entregar antes de la clase del viernes por la tarde. Nuestro profesor de Dirección Financiera nos pidió, por un lado, que analizáramos tres planes estratégicos y que los comparáramos con otros tres que habíamos visto en clase, de empresas del sector energético, y que dedujéramos por qué mostraban (o no) los datos que mostraban. Además, había que realizar un análisis de un caso actual, relacionado con operaciones financieras. En mi caso, me decidí por las relacionadas con el descubrimiento hace dos años de nuevos yacimientos en aguas profundas de Brasil. Este trabajo ha sido más complicado de lo que parece. Encontrar información relevante sobre British Gas, por ejemplo, ha sido labor imposible. No tenía tiempo para analizar demasiado las cuentas de cada empresa, o la participación accionarial en cada una de ellas, o el interés de los chinos en los recursos de Repsol ahora que Brasil ha modificado su legislación sobre la propiedad de activos en el país, o la comparabilidad de los benditos PERs, yields, o el EPS de Petrobras. También y además, como todas las semanas, había que seleccionar de la prensa dos noticias relevantes para la asignatura.

Por si no fuera suficiente, la semana laboral en el curro que tengo como tapadera para mis actividades de superhéroe (ya sabéis, salir por la noche, estar rodeado de gente mala, trepar edificios altos para ver la ciudad desde arriba con cierta sensación paternalista… ya sabéis), justo en ese curro las cosas se complicaron. No era tanto que la paz del mundo dependiera de un deployment particular de la última herramienta informática de gestión (para eso hacen falta otro tipo de herramientas), pero el ritmo se mantuvo al 100% (nota para motivadores: nadie puede currar más allá del 100%, cambiad el discurso y hablad de productividad, que mola más), con overflow de tareasparayá. En esa tortilla faltaba todavía la sal de las interrupciones, los cambios de prioridad y otras cosas divertidas. Pero no pasa nada, que somos ágiles. Embrace change.

Y para colmo, ya el jueves noté que había algo más que no funcionaba bien. Sudores, debilidad muscular (no, no, nada que ver con Vicky Vale), dolor de cabeza, congestión nasal… Sí, así es, lo habéis adivinado: un supervirus. “¡No, ahora no!” me dije, pero de todos es sabido que ni los virus ni las bacterias tienen orejas, oídos, cerebros y mucho menos entendederas, así que ignorándome se apropió de mis órganos, tomó control casi absoluto de mi cuerpo, y hasta hoy. Como los argumentos de la razón no le sirvieron, le he enviado unos mensajes empastillados, a ver si les hacen gracia. Y a la espera estamos. Lo malo es que hoy había quedado con otro superhero y al final no ha sido posible.

¿Y dónde queda la parte irónica de la semana? ¿Cómo hizo el Gran Demiurgo para sonreirse a mi costa, para mover los hilos que me condujeron a ser su bufón? Pues en que el trabajo ohdioshnomevaadartiempo sobre el yacimiento no había que entregarlo este viernes, sino el viernes de dentro de… dos semanas. Al menos así, sí que podré estudiar sus estados financieros.

Ahora si me permitís, continúo con mi vaso de leche con miel y otra ración de mensajes antivirus, mientras termino de limpiar el traje.

Abrigaos.

Uncategorized, what is the matrix

La libertad basada en el número de opciones

Sábado, 21 de Agosto de 2010

Llevo ya tiempo dándole vueltas al concepto de decisión, de responsabilidad, de consecuencia, de alternativa. Es increíble lo bien que funciona el enfocar el cerebro sobre aquello que queremos buscar. De repente, todo lo demás desaparece y lo buscado surge ante nosotros… Tal cosa ha ocurrido revisando videos en TED, donde encontré por casualidad este. Es una presentación del profesor Barry Schwartz, de unos veinte minutos, en los que reflexiona sobre el concepto de libertad y su relación con un alto número de alternativas. Mindshifter!

what is the matrix , , , , , ,

Momento para reflexionar

Miércoles, 21 de Julio de 2010
Comentarios desactivados en Momento para reflexionar

Lo que son las cosas. Parece que fue ayer cuando un 19 de febrero empezaba el MBA. Con todo ese tiempo, el saco donde llevaba las expectativas se ha ido vaciando de ellas, y se ha ido llenando con apuntes y nuevas experiencias. Este sábado pasado tuvimos la última clase antes del verano, la de Marketing Estratégico, en la que presentamos nuestra solución al caso de negocio que más nos ha enganchado de todas las asignaturas que llevamos, y del que me gustaría escribir aquí (y es que ¡estamos muy orgullosos del trabajo que realizamos!).

Los últimos días de algo siempre despiertan la necesidad de sopesar lo ocurrido, y reflexionar sobre ello con el nuevo elemento de la perspectiva adquirida. Volcaré aquí cuál ha sido la mía. No entraré en los detalles sobre las cosas buenas y malas que he encontrado, porque en cualquier experiencia, sea la que sea, nos encontraremos una cantidad variable de cada variante, aunque sí diré que el saldo es positivo.

reflexionandoY de ese primera expresión económica “saldo positivo” surge la primera de las reflexiones. Me está cambiando la manera de hablar, o al menos soy más consciente de todas esas expresiones que tienen que ver más con el tema empresarial. Aunque quizá lo más relevante sea que ese cambio tiene que ver con un cambio mental. Y ese sí que es un buen indicador. Empiezo a considerar mi situación laboral a la luz del análisis sectorial de Porter, soy capaz de analizar con más rigor mi situación económica y financiera, consigo razonar mejor sobre ciertas declaraciones políticas y económicas, y, por fin, consigo entender en condiciones el Expansión 🙂

La segunda reflexión tiene que ver con la gente que he conocido. Somos mezcla de distintas disciplinas profesionales, desde ingenieros agrónomos hasta licenciados en administración y dirección de empresas o enfermeros. Distintos perfiles laborales, desde jefes de productos a comerciales, desde directores generales hasta religiosos responsables de toda una red educativa. Todos aportamos nuestras experiencias, nuestra visión particular de las cosas, y de esos distintos modelos surgen nuevas ideas, nuevas perspectivas (Hegel tenía razón, amigos). Es ciertamente enriquecedor.

La tercera reflexión ha ido elaborándose desde aquel post en el que detallaba como quería que fuera mi semana, dado que el máster es un ávido consumidor de tiempo. Y es que he empezado a apreciar con más profundidad lo valioso que es el tiempo que vivimos. No descubro nada nuevo, lo sé, quien más quien menos conoce el tempus fugit, el carpe diem, el tratado sobre la brevedad de la vida de Séneca y tantas otras cosas. Pero como decían en aquel cuento, “una cosa es saber que vamos a morir y otra cosa es sentirlo”. Se puede calcular una segunda derivada. La del valor y generosidad de quien decide pasar una hora contigo, cuando podría estar haciendo un millón de otras cosas. Sabéis quiénes sois. Gracias.

mens sana, what is the matrix , , , , , , , , ,

Iain

Martes, 20 de Julio de 2010

Iain es un escocés en el proceloso mar de los españoles. Y tiene interés en aprender la lengua más allá de los giros típicos holacómoestás y muchasgracias. Pero empecemos por el principio.

Los que me seguís desde hace tiempo recordaréis que vine de Kenia con la sensación de que debía mejorar mi inglés. No es que no me enterara de nada, es sólo que no entendí todo lo que quise, sobre todo si la conversación era entre gente joven, más proclives a hablar rápido y con giros que desconocía. Nos pasa a todos: un inglés encontrará difícil traducir “loquepasque” y no tanto “lo que pasa es que”.

El caso es que una amiga me puso en contacto con Iain, un escocés que quería practicar nuestro idioma fuera del entorno laboral, un entorno en el que es más que normal hablar en el idioma de Shakespeare, con lo que las probabilidades de hablar el de Cervantes disminuyen. Aunque, por motivos distintos, los dos somos tipos muy ocupados y tal, hacemos por quedar algún domingo para hablar y darnos paliza de idioma. Hacemos por quedar porque entre unas cosas y otras, después de dos meses largos (si no más), hemos quedado dos veces y anteayer ha sido la segunda. En la primera compartimos dos cafés y cuatro horas de charleta alrededor de la política, geografía, historia o nuestra historia personal.

En esta segunda, por hacer algo distinto, hemos quedado en Sol y nos hemos dado una vuelta por la calle Arenal, el Teatro Real, el Palacio de Oriente, la Basílica de Nuestra Señora de la Almudena, los jardines de Sabatini, el Templo de Debod, la plaza de España, y Gran Vía para terminar en la plaza de Santo Domingo. Como os podéis imaginar, estábamos reventados, y pedíamos a gritos que por favor nos sirvieran cerveza y paella 🙂 Y he probado por primera vez el Paellador famoso. Mira, no está mal, pero desde luego no es la paella de verdad. He decidido que tengo que buscar en Madrid un sitio donde hagan buenas paellas e invitarle. Quizá en Los Arroces de Segis, pero se aceptan vuestras sugerencias…

¿El bonus? Que gracias a Iain he conocido una parte de Madrid que desconocía. Sí, tal cual, como os lo cuento. Desconocer las riquezas de Madrid es casi condición sine qua non para ser madrileño. Así que ha tenido que venir él para enseñarme los restos de la muralla árabe que podéis encontrar en la Cuesta de la Vega. Lo que son las cosas.

Muralla_árabe_de_Madrid_01

Os seré sincero. Los que me conocen saben que, con matizaciones, le tengo mucha fe a la ciencia. Pero todavía me parece milagroso el complejísimo proceso por el que una intuición, una idea o un recuerdo consiguen encontrar su camino desde lo más profundo de uno mismo hasta alcanzar en la superficie la forma de microvariaciones en la densidad del aire para luego volver a entrar por un oído, y convertirse entonces en microvariaciones del potencial eléctrico en la pared celular de las neuronas, para terminar en lo más profundo de otra persona. ¡Y que esa persona reaccione de la misma forma para empezar de nuevo el mismo proceso!

La comunicación es un hecho mágico en sí mismo, amigos, algo que nos hace trascender, que nos hace formar parte de otra persona y a la vez apropiarnos de los demás. Comunicar nos hace humanos, y más humanos cada vez. Así que, gracias Iain.

mens sana, what is the matrix , , , ,

Podrías

Jueves, 3 de Junio de 2010

2309250958_99d44d5414 Podrías haber reflexionado sobre la ética en el ámbito profesional; del indivisible matrimonio entre decisión, acción y responsabilidad. Podrías haber decidido visitar las instalaciones de EADS Casa para descubrir que los aviones tienen una larguísima infancia, una vida de excelencia profesional en su juventud, y una madurez en la que el vuelo se dirige hacia el largo viaje que despega desde el hangar de chapapintura y termina con su descanso en un descampado o, con suerte, un museo. Podrías haber decidido impartir finalmente un curso sobre Microsoft Project 2007, y volver por un momento a la sencilla y humilde vereda de la formación que ya recorriste hace tiempo. Podrías haber preparado alguna cosa sobre teoría de juegos, teoría de la decisión, juegos de suma cero, o sobre el equilibrio de Nash. Podrías haber analizado las finanzas de una empresa con los datos aparentemente neutros de dos o tres balances, y dos o tres cuentas de resultados, y haber descubierto un desequilibrio entre su financiación a corto plazo y a largo plazo; que al final no fue tal. Podrías. Podrías haber compartido con ochocientos niños el taller de diseño de batiks de Dickson Isowa para celebrar el día de África en la fiesta de África Vive, y acabar bailando con los artistas en el mismo escenario. Podrías haber escuchado por primera vez la música de Galina Ustvólskaya y descubrir que hay música que llega muy dentro… y otra que queda en la superficie. Podrías haber compartido con la gente de 11870.com su filosofía de empresa materializada en una grata sorpresa y un tercio de Heineken, y de ahí salir disparado para compartir comida subsahariana (más o menos lejos de la realidad gastronómica del subcontinente) en el Kimbumbu, con los que estuviste en Nyumbani el año pasado y los que estarán este año. Podrías haber hecho todo eso.

O no.

Podrías haberte sentido vivo y cansado y feliz y hundido en el sueño y estresado y emocionado y contento y decidor y humilde y pleno y cabreado.

O no.

Seguir o girar fue lo que vio Hector Mantelli

what is the matrix ,

La extraña encuesta

Jueves, 18 de Febrero de 2010
Comentarios desactivados en La extraña encuesta

Hace unos días me encontré con esta encuesta. Peculiar. Me gustó.

Y la contesté.

  1. Coge el libro que tengas más a mano, ábrelo por la página 18 y busca la línea 4. Copia lo que pone.
    […]ma, me salvaron la vida… Pero cuando empecé a aplicarlos[…]
  2. Estira el brazo izquierdo todo lo lejos que puedas. ¿Qué es lo primero que tocas?
    La carta del restaurante en el que me encuentro en este momento.
  3. ¿Qué es lo último que has visto en la tele?
    No tengo tele.
  4. SIN MIRAR, adivina qué hora es.
    Más o menos las 15:30.
  5. Ahora mira el reloj. ¿Qué hora es de verdad?
    Las 15:28
  6. A excepción del ordenador, ¿qué estás oyendo?
    A la gente hablar.
  7. ¿Cuándo has salido de casa por última vez? ¿Para qué?
    Esta mañana, para ir a trabajar.
  8. Antes de llegar a esta página, ¿cuál has visitado?
    Google.
  9. ¿Qué llevas puesto?
    Una camisa blanca, un vaquero negro y mis zapatos de domingo.
  10. ¿Has soñado algo esta noche?
    Seguro, pero no me acuerdo.
  11. ¿Cuándo te has reído por última vez?
    Esta mañana, escuchando las noticias por la radio.
  12. ¿Qué hay en las paredes de la habitación en la que estás?
    Cuadros, y un par de percheros.
  13. ¿Has visto algo raro últimamente?
    Sí, una persona, pero no puedo desvelar su identidad.
  14. ¿Qué opinas de esta encuesta?
    Está original. Al menos no es la típica de quécolortegusta o cualfuetuprimerbeso.
  15. La última película que has visto:
    Gran Torino, de Clint Eastwood.
  16. Si hoy de repente te convirtieras en multimillonario, ¿qué es lo primero que comprarías?
    No compraría nada, pero cancelaría dos préstamos que tengo.
  17. Dime algo de ti que no sepa.
    Primero dime qué es lo que sabes de mí.
  18. Si pudieras cambiar algo del mundo, sea lo que sea, sin tener en cuenta la política, ¿qué harías?
    Dar una buena educación a la gente. Y no estoy hablando sólo de ir al colegio.
  19. ¿Te gusta bailar?
    No, aunque a veces me arranque.
  20. George Bush:
    ¿Padre o hijo?
  21. Imagina que tu primer hijo es una niña, ¿cómo la llamarías?
    Probablemente Laura.
  22. ¿Y si al final es un niño?:
    Ricardo.
  23. ¿Considerarías la posibilidad de vivir en el extranjero?
    Of course
    .
http://lavozdormida.blogomundo.com/extrano-cuestionario/

what is the matrix