Archivo

Archivo para la categoría ‘truki del almendruki’

Lecciones aprendidas de aprender a andar

Domingo, 17 de Julio de 2011

Hace unos días, Eric empezó a andar por primera vez. Luis y Laura sus padres no podían estar más contentos. Y no me extraña: andar erguido por tus propios medios es todo un logro. ¿No lo crees así? ¿O lo has olvidado?

El problema es que hemos olvidado que, hace ya mucho tiempo, nosotros tampoco sabíamos andar. Que un día, sin saber muy bien cómo, nos soltamos de la segura mano de nuestros padres y empezamos nuestro camino, con pasos torpes e inseguros, intentando mantener el equilibrio con nuestras manos volando alrededor de nuestra cabeza, tropezando contra la más mínima irregularidad que nos desplazara el centro de gravedad más allá de nuestros pies.

Me he dado cuenta de que se puede aprender mucho de cómo un niño arranca a andar. Fíjate bien, porque no tiene miedo de equivocarse. Le dolerá caerse, cómo no, pero mientras anda no está pensando en si caerá o no. El dolor no existe y el futuro tampoco. Una vez en el suelo, será el consuelo de las personas que le quieren lo que hará que olvide sus lágrimas y vueltas otra vez a andar, como si no se hubiera caído nunca.

No se debe a nadie, no busca la aceptación de nadie, no mira a nadie para ver si lo miran. Ríe porque ve cómo avanza un paso, disfruta con cada centímetro avanzado. Un pie, el otro, avanzo, mantengo el equilibrio, centro de gravedad en mis pies, esto mola, ¡estoy andando! ¡uh,uh, uh! Ah, no, no me caigo… Nadie existe, ni siquiera él, sólo andar.

No pretende hacerlo perfectamente bien desde el principio. Su objetivo no es ser ya igual a sus mayores. Apenas tiene la intuición de que quiera imitarlos. No es aprobar un examen de andadores, no es correr la maratón de Nueva York. Quizá algún día, dentro de unos años, en uno de sus múltiples viajes a la Ciudad que Nunca Duerme, pero no ahora. El objetivo, aquí y ahora, es avanzar un paso imperfecto sin que Newton, su mecánica, o la gravedad de todo un planeta se interpongan en ello.

Para mí, que ando inmerso en un proceso de aprendizaje (si acaso alguna vez he dejado de estarlo), ver andar a Eric me ha enseñado y recordado lecciones importantes que me ayudan a entender por qué no entiendo perfectamente bien y a la primera cómo funciona jQuery, MySql o PHP, por ejemplo… En mis primeros torpes pasos, pretendo alcanzar en pocos días lo que ha de alcanzarse en muchos más.

Además de la fruta, el café y las tostadas del desayuno, creo que voy a tomar también un vaso de paciencia y otro de amnesia selectiva, para olvidar todos los pensamientos que no colaboran a aprender, obstáculos que yo mismo pongo por no quitarlos.

¡Gracias, Eric!

truki del almendruki , , , , , , ,

Rascando segundos

Lunes, 23 de Noviembre de 2009

células de tiempo En mi lista de tareas, hace unos días que una de ellas ha ido tomando posiciones dada su importancia. Es una de esas tareas en la que reconoces una habilidad especial para facilitar el camino de todas las demás, por lo que su impacto es sustancial, de base. La tarea se llama “racionalizar mis fuentes de información”.

Aquí “racionalizar” no hace referencia al mecanismo de defensa psicológico descrito en esta breve fábula, sino más bien a la idea de buscar un motivo razonable al uso que le doy a cada fuente. ¿La necesito realmente? ¿En qué me beneficia? ¿Cuál es la mejor manera de acceder a ella y cada cuánto tiempo quiero hacerlo? ¿Cuánto tiempo hace que no accedo a ella?… Es momento de terminar con la ilusión de hacer algo sólo porque tienes la posibilidad de hacerlo.

Es una tarea que hoy ha hecho surgir una acción de una forma un tanto espontanea. O quizá es que empiezo a identificarla como tal porque ya me he fijado un objetivo (lo que encuentras depende, fundamentalmente, de lo que buscas). El caso es que estaba revisando mi timeline en twitter, y ví un tweet de @idealistanews, el canal de información del portal inmobiliario idealista.com, en el que publican noticias muy interesantes sobre ese mercado. La primera intención fue abrir el enlace y leer la noticia. Con una herramienta como twitter, es muy fácil caer en la trampa de la inmediatez e interrumpir lo que estás haciendo en ese momento en favor del nuevo estímulo. ¿Realmente necesito leer la noticia en este mismo momento? Si trabajara en una agencia inmobiliaria, o si estuviera laboralmente relacionado con ese mundo, la respuesta quizá sería positiva. Pero en mi caso, la respuesta es un rotundo “no”.

Así que decidí dejar de seguir a @idealistanews, pero al mismo tiempo suscribirme al feed de sus tweets (sí, sí, también puedes seguir a usuarios de twitter a través de su feed 😉 ). Con ello consigo dos cosas: reducir el número de interrupciones que recibo de twitter (algo que tiene que ver con el objetivo de la tarea) y seguir informado, aunque en otro momento.

¿Hacéis vosotros algo parecido? ¿Cómo seleccionáis vuestras fuentes de información? ¿Qué uso hacéis de ellos? ¿Cómo rascáis segundos en el día a día?

truki del almendruki , , ,

Los grandes olvidados del cambio horario

Domingo, 8 de Noviembre de 2009

Con todo este tema del cambio horario siempre me pasa lo mismo. Cuando hablan de cambiar la hora del reloj, siempre pienso en los “relojes”: el radio-despertador, el de muñeca, el del móvil y los “grandes” que tienes por casa… y hay dos grandes olvidados: los relojes que guardas en la mesilla (que también tienen derecho, aunque los uses menos a menudo), y el reloj de las cámaras de fotos.

¡Sólo cambiamos la hora de los relojes grandes!Menos mal que estoy suscrito al feed de Foto Microsiervos, y avisaron de que había que cambiar el reloj de la cámara, si no, otro año con la hora mal puesta. Para mi sorpresa, la Sony ya estaba con la hora correcta, lo que significa que no ajusté la hora en el último cambio. Pero con la Nikon me he llevado una grata sorpresa.

Resulta que aquí mi amiga tiene cambio automático de la hora de verano, y lo único que hay que hacer es cambiar la zona horaria si uno cambia de país, ¡y el resto lo hace ella sola! Estos pequeños detalles son los que enganchan.

truki del almendruki , , , , ,

Un buen consejo

Sábado, 27 de Diciembre de 2008

Cuando tengas una idea, sea ésta brillante, buena, o incluso, disparatada, anótala al instante en un papel sin importar la hora que sea de la madrugada, porque si eres del tipo de persona que soy yo; despistado, olvidadizo, etcétera, lo más probable es que esa idea se pierda en el limbo de tu mente por lo que queda de eternidad y, entonces, se habrá echado a perder una de las múltiples perlas de las que es capaz tu pensamiento.

Hackett

2756970031_b09c0b42a4_o Actualización: A mi me pasará como a Einstein, al que le preguntaron si tenía algún bloc de notas siempre encima para apuntar las ideas geniales que se le ocurrían, a lo que le contestó, humilde, que no le hacía falta, porque había tenido muy pocas ideas de esa clase.

Hmmm, me limitaré a apuntar las disparatadas 🙂

mens sana, truki del almendruki

Cambiar rápidamente la configuración de la impresora

Viernes, 27 de Junio de 2008
Comentarios desactivados en Cambiar rápidamente la configuración de la impresora

Esta es una friky-entrada.

No hay cosa que más me aburra que cambiar las propiedades de la impresora cada vez que tengo que hacer algún "envío especial" (por ejemplo, a doble cara, en formato libro, o en A3 apaisado). Le das a imprimir, luego Propiedades, luego por cada pestaña buscando dónde cambiar cada valor… En fin, un rollo repollo (ya sabéis que los informáticos somos más bien tirando a vagos, sólo que decimos que "automatizamos lo que hacemos" :-).

Para evitarme tanta penalidad 😉 lo que hago es crear varias impresoras en Windows, pero todas apuntando a la misma impresora (física). A cada impresora (lógica) le puedes cambiar las propiedades independientemente de las otras. Te aconsejo que a cada impresora le pongas un nombre descriptivo. Luego, cuando voy a imprimir, elijo la impresora con la configuración que necesito.

Este truco sólo funciona para impresoras conectadas en local (o por red a través de un puerto), pero no para impresoras compartidas por otros ordenadores (a las que se accede con el nombre \\maquina\impresora).

Para crear una nueva impresora (lógica) que apunte a una impresora (física), sigue estos pasos:

  1. Haz clic en Inicio, luego en Panel de Control y luego en Impresoras y faxes.
  2. En la ventana que te sale, haz doble clic en Agregar impresora, luego clic en Siguiente.
  3. Selecciona Local y otra vez en Siguiente.
  4. En la lista de puertos selecciona el que ya usabas para tu primera impresora (lógica). Y claro, Siguiente. (Este es uno de los puntos importantes: estamos creando una nueva impresora pero que está apuntando a la impresora física, representada por el puerto).
  5. En la lista de impresoras, selecciona el modelo que tengas. ¿Siguiente? Sí, Siguiente. En este momento, puede preguntarte si quieres conservar el controlador o reemplazarlo. Lo mejor es conservarlo.
  6. Escoge un nombre descriptivo para la impresora y Siguiente. En el resto de los pasos puedes dejar las opciones por defecto. Por fin, cuando llegues al final, clic en Finalizar.

Y ¡voila, ya lo tienes! Ahora puedes cambiar las propiedades de la nueva impresora según tus preferencias. Yo utilizo básicamente tres. La primera es "Sábanas", y la tengo configurada para imprimir en A3 apaisado por una sola cara, muy útil cuando tengo que imprimir diagramas UML o E/R.

La segunda se llama "Doble cara" y su nombre habla por sí misma (por eso decía lo de los nombres ;-). Es A4 en horizontal a doble cara, para ahorrar papel.

Por último, la tercera se llama "Trabajos largos", y es una impresora que por defecto está pausada. Para no interrumpir el trabajo de mis compis, cuando el trabajo es mucho lo envío a esta impresora para que no se me olvide (porque tengo una memoria de pez tremenda, tremenda de mala quiero decir). Luego, en un momento de poco tráfico, le quito la pausa, y se la vuelvo a poner cuando termina de imprimir.

¡Espero que os sea útil!

truki del almendruki