Archivo

Archivo para la categoría ‘profesión’

Vaya semanita

sábado, 17 de enero de 2009

Por motivos que explicaré algún día, mis semanas ahora empiezan el domingo, y no el lunes. Así que puedo considerar que el día de hoy es casi el fin de la tercera semana del año, y quería compartir con vosotros algunas reflexiones y experiencias:

» Comprobé que puedes estar sentado con dos personas que has conocido hace menos de tres meses y tener la sensación de que llevas conociéndolos toda una vida: eso sucedió el domingo pasado, con la excusa de unas cervezas, mientras conversaba en agradable compañía con Banyú y Miriam.

488872032_036d2ec4a5 » Que cuando la duda aprieta, y el desánimo hace acto de presencia, y notas que te fallan las fuerzas para empezar, lo mejor es dar sólo un paso. Dar el siguiente no es dar dos, sino sólo uno más. El tercero viene casi sólo… Cuando te quieres dar cuenta, has empezado el quinto sprint de tu proyecto.

» Que a veces nos llenamos la cabeza con ideas de un plan maquiavélico urdido por alguna mente temerosa, de no se sabe bien qué fantasmas, y que resulta ser la nuestra, cuando la realidad te demuestra que el miedo tenía la misma consistencia que el humo de un cigarro. Al final, el agujerito que sentía en una muela, y al que le atribuí ser una caries en un sitio complicado en mi opinión (entre dos muelas, junto a una endodoncia) resultó no ser más que un pequeño fragmento desprendido que se arregló con “una pulidita”. Gracias Pablo. ¡Me alegraste el resto de la semana!

KarajanHerbertVon4 » Que Karajan tenía razón cuando dijo que “el arte de dirigir consiste en saber cuándo abandonar la batuta para no molestar a la orquesta”. O para el caso, a tu equipo de desarrollo.

» Que aunque se tilda a la vida de caprichosa, no es maliciosa, y no deja de repetirme una y otra vez: “¿Lo ves? No tenías ánimo de ir, pero al final fuiste y te lo pasaste genial. Y te lo habrías perdido de no haber ido“: el martes asistí a la Twittmad 15, la cuarta de mi carrera dosceriana. ¿Y qué puedo decir? Conocí a @molinera, a @sgala (Nostromo en 11870), y sido la mejor y más divertida hasta ahora.

» Que la mezcla de autoridad y arbitrariedad no deben anidar nunca en la misma persona, y que las reglas existen para limitar la primera y eliminar la segunda. Pero incluso aunque algunos rompan las reglas, no debe ser excusa para que las rompamos nosotros. Aunque las modificaciones sobre un programa están prohibidas una vez que se ha empezado el sprint, mi equipo consiguió adaptar la aplicación que estamos construyendo a un cambio importante e inesperado.

» Que si en el trabajo me llegan a decir que sería más productivo sin mi ordenador, no me lo hubiera creído. Esta semana mi máquina ha sufrido una infección vírica que me ha permitido, mientras la recuperaba, ordenar mi archivo, mi armario, mis cajoneras y mis bandejas. Más importante aún, con ese tiempo libre ayudé a otro equipo a arrancar su proyecto con Scrum.

» Que me parece mentira que todavía me ilusione con pequeños regalos sin valor (económico). Ayer me regalaron dos cinturones por haber comprado un cuaderno… De verdad.

Hace poco me preguntaron si alguna vez me siento feliz de verdad. En esta semana ha habido de todo. Momentos tensos, desagradables, confusos. Y también ha habido momentos agradables, divertidos, de serena calma… Ha habido lugar para el trabajo duro, para la risa desatada, para la reflexión, para la pereza… Y el balance de todo ello ha sido positivo.

¿Será eso?

corpore sano, profesión, un amigo es un tesoro

Trabajo y aburrimiento

domingo, 11 de enero de 2009

Ahora me entiendo un poco mejor.

Trabajo a cambio de dinero. Es algo común a la mayoría de la gente hoy en día. Para ellos, el trabajo es un medio y no un fin en sí mismo. Por eso tampoco se preocupan de elegir demasiado sus trabajos, con tal de que paguen bien.

272470861_e079a908f2Pero también hay, aunque sean pocas, personas que preferirían morir que trabajar sin satisfacción en el trabajo. Son quisquillosos, difíciles de satisfacer y no valoran demasiado las distintas formas de compensación si su actividad no es, por sí misma, la mejor de las compensaciones. Los artistas y los hombres dados a la reflexión pertenecen a este grupo, pero también aquellos hombres amantes del ocio que pasan su vida a la búsqueda de algo, viajando, inmersos en aventuras y amoríos.

Todos estos aceptan el trabajo y las penurias, incluso el trabajo más difícil, sólo si lleva aparejado disfrute. Si no, prefieren darse a la pereza, incluso si eso trae consigo empobrecimiento, deshonor o peligro. No temen al aburrimiento tanto como a trabajar sin disfrutar; de hecho, necesitan grandes dosis de aburrimiento si quieren tener éxito.

Para pensadores y espíritus sensibles, el aburrimiento es esa calma que precede a los buenos vientos y a un feliz viaje. Tienen que soportarlo y esperar a que haga su efecto. Precisamente esto es lo que los espíritus más vulgares no pueden conseguir de ninguna manera. Evitar el aburrimiento a toda costa es vulgar, tanto como trabajar sin disfrutar.

Las negritas con mías.
Vía Vida de un consultor

El aburrimiento lo fotografió Olahus.

en busca de mis valores, profesión , , ,

Fiasco Awards

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Un día los Reyes Magos (que están ya como quien dice a la vuelta de la esquina) me trajeron un juego que aparentemente iba contra toda regla (esa era su regla): "MAD: El mundo al revés: quien pierde… ¡¡gana!!". Por ejemplo, las fichas avanzaban en el sentido contrario a las agujas del reloj, y no al revés como suele ser lo habitual. Todas las pruebas están orientadas a ganar dinero, y de hecho, lo peor que podía pasarte es que te tocara EL billete, uno por valor de un millón trescientos veintinueve mil sesenta y tres dolaracos. (sí, $1.329.063). ¿Verdad que es un tanto ridículo que quien pierde, gana?

309792626_4e473668ff

Pues no tanto. El perder, el fracasar, siempre debe suponer una lección aprendida, una intención de no cometer de nuevo un error ya cometido. Ese es el único error que de verdad existe. Repetir, y no aprender. Es bien conocido que la "cultura" española no ve con buenos ojos los fracasos y los errores, al contrario de lo que sucede en Estados Unidos (que, es verdad, se van al otro extremo).

El caso es que un grupo de unas diez personas, organizadas por medio de una web 2.0, y vinculadas en su mayoría con el sector de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), hartos de esa situación, decidieron durante la Nit de les Telecomunicacions promocionar un premio que valorara la cultura del fracaso. Como lo oyes.

La noticia la leí ayer en El Economista. En palabras de Antoni Brey, uno de los promotores del galardón, su objetivo era formar:

[un] pequeño club de reflexión y pensamos que era muy interesante fomentar el esfuerzo y la cultura del fracaso en España.

9qxk3nl3 Ahí es nada. Y ojo: no cualquiera puede presentarse. Todos los proyectos presentados pasan por una fase de evaluación en la que deben demostrar documental y fehacientemente que su proyecto fracasó. Aparte de eso, las condiciones son pocas: entre otras, debe ser un proyecto concreto (no valen fracasos de empresas enteras), debe estar relacionado con las TIC, y debe presentarse un breve resumen de lo que se ha aprendido. ¡Esto último es el verdadero valor que la iniciativa tiene para mi! ¡Aprender del error!

(Inciso: ¿Os habéis fijado en el logotipo de los premios? La bombilla rota es un símbolo perfecto para lo que quieren transmitir)

¿Y vosotros? ¿Aprendéis de vuestros errores? ¿Examináis lo hecho y rediseñáis el futuro? Para hacerlo algo más concreto: ¿os presentaríais con algún proyecto laboral o personal en el que hayáis fracasado a los Fiasco Awards? ¡No me creo que no! 🙂

 

Enlace | La noticia, en El Economista
Enlace | Página web de los Fiasco Awards

La foto del juego de Mad es de el seguidor del método.

en busca de mis valores, internet, profesión

Contratiempos en Scrum

lunes, 1 de diciembre de 2008

Hace unos días mi jefe tuvo su demo con algunos de los esféricos implicados más o menos directamente en el sistema del que os he hablado álguna vez, sin que el equipo haya estado presente.

La verdad es que ésta es la última irregularidad de las que han sucedido en el último sprint. Desde que se cometió la primera de ellas, en el equipo nos hemos sentido como esos corredores que tras un pequeño tropiezo, con cada paso se desequilibran más y con cada paso intentan recuperar el equilibrio de nuevo.

resize.php

Así por resumir, ésta es la lista de pasos tropezantes re-equilibrantes:

  • Tras finalizar el segundo sprint, la demo se retrasó cerca de una semana (la demo debe celebrarse justo el día después del final del sprint).
  • Aprovechando que había una semana de por medio, el product owner (el representante del usuario  en el proyecto) incluyó funcionalidad por motivos esencialmente políticos (o sociológicos, como dirían DeMarco y Lister), y no por el valor añadido al producto. El esfuerzo empleado en ello no ha sido visible ni en la estimación, ni en el burndown chart.
  • La fecha de la demo cambió dos veces en el transcurso de cinco días, lo que influyó aún más en la desorientación del equipo.
  • La demo se llevó a cabo por la tarde, lo que impidió realizar el retrospective a continuación (el retrospective debe realizarse justo después de la demo).
  • Como consecuencia del punto anterior, el retrospective se tuvo que dividir en dos sesiones de una hora y media cada una (más descoloque).
  • El sprint planning meeting se celebró un viernes, lo que redujo en tres horas el tiempo disponible para la estimación. El cuarto sprint empezó el lunes siguiente, pero sin tener todas las historias estimadas (hubo que hacerlo ese mismo lunes).
  • La duración del tercer sprint (el que hemos acabado de terminar) se fijó en siete días laborales. Este tiempo, fijado una vez más por motivos político-sociológicos, nos ha resultado muy incómodo.

El caso es que con Scrum, hay que tener una cosa muy clara (y ahí estoy totalmente de acuerdo con Jeff Sutherland): el método es muy sencillo, con pocas normas para nada complicadas; pero si quieres hacer Scrum, debes seguirlas estrictamente. Mientras esto sucedió en nuestro proyecto, las cosas fueron estupendamente. El incumplimiento de una norma un día y las que vinieron después provocó que las cosas fueran empeorando. Seguir Scrum a medias no es hacer Scrum.

— Ok, Wil, pero seguro que hay algo positivo…

¡Por supuesto! Lo positivo es que:

  • Todos esos asuntos aparecieron en el retrospective (como ya comenté) así que somos conscientes de ellos y estamos tomando las medidas para corregirlos.
  • A pesar de las dificultades, seguimos fieles al método. Incluso la funcionalidad que fue inyectada fuera del sprint se trató como si hubiera estado incluida, llevando a cabo los daily scrum, estimando cada tarea, etc. Todos los miembros del equipo sentimos (y sabemos) que Scrum funciona, y luchamos por que continúe funcionando.
  • Hemos aprendido que nuestra duración óptima de sprint se encuentra alrededor de las tres semanas (antes aprendimos que los sprints más largos son mejores al principio, para estabilizar el proyecto).

¡Estamos más animados que nunca! Buscando remedio a los problemas, enfocados en hacer avanzar el trabajo, pero de forma ordenada, no de cualquier forma.

ágil, profesión

Evento Blog España 2008 (Domingo)

martes, 25 de noviembre de 2008

DSC_0027 La noche del sábado al domingo, cuando llegué al hotel, me dormí con el móvil en la mano, la hora de la alarma fijada, pero sin haber pulsado el botón Aceptar, así que me levanté tarde, aunque lo justo como para repostar y dirigirme al Barceló para navegar la última parte del río Ebe.

Asistí a las tres charlas de la mañana. La primera, Publicidad: viejos y nuevos formatos, enfrentó a las empresas convencionales de publicidad y a las de publicidad on-line, con las intervenciones de Javier Tallada, de TFM TAPSA, por las primeras, y de Olga Palombi, de Social Media, por las segundas. El Sr. Tallada fue valiente al defender su postura 1.0 en un foro 2.0, y supo desenvolverse bien. ¿Mi opinión? Que la pregunta no es "convencional u on-line", sino "cómo puede aprovecharse nuestro cliente de la sinergia entre ambas". El debate fue moderado por Juan Luis Polo, de Territorio Creativo.

La siguiente ponencia corrió a cargo de Luis Suárez, evangelista de tecnologías 2.0 de IBM, y le puso por título Servicios y tecnologías 2.0 en la empresa, de la que esperé más, quizá algo más práctico, y no una exposición de la manera en la que él asesinó su correo electrónico (o como poco lo dejo agonizante), y se empleó a fondo en otro tipo de herramientas 2.0 para sustituirlo y, en teoría, mejorar su colaboración con otros. De todas formas, me gusta ver puntos extremos, que es de donde más se puede aprender.

3035551707_6f09691ce6_m Sin embargo, la última pero desde luego para nada la menos importante, fue la brillante explicación por parte de Hernán Casciari de por qué los blogs están condenados a morir y con ellos los bloggers, y por qué ese paso a mejor vida significará el resurgimiento de la creación. Por qué no decirlo: aunque no soy más que un mindundi, el last monkey, en este mundillo doscero, me sentí orgulloso de ser blogueeeeero, aunque sea un insulto 🙂 Fue sin duda la perla más brillante de entre todas las de la corona Ebe. Gracias, Hernán.

Motivos de fuerza mayor no me permitieron despedirme de la gente que quería y como se merecían, pero no hay problema porque, uno, lo hago desde aquí (gracias), y dos, lo haré bien ¡el año que viene! ¡Nos vemos en el EBE 2009!

La foto de Hernán Casciari en el EBE’08 es de Pixel y Dixel.

internet, profesión

El retrospective del segundo sprint

jueves, 13 de noviembre de 2008

En el proyecto en el que estamos trabajando, una herramienta de planificación y evaluación de rendimiento de una serie de profesionales, no hacemos el programa de una vez y lo entregamos al cliente cuando todo ha terminado. En vez de eso, construimos el sistema poco a poco, de forma incremental, y se lo vamos mostrando al usuario de forma periódica. De esa forma conseguimos del usuario una valiosa información que nos permite valorar la adecuación del producto que se va construyendo, aparte de hacer visibles muy temprano en el proyecto fallos de concepto, de funcionalidad, de usabilidad, etc. y poder corregirlos a tiempo. Al fin y al cabo, los que mejor conocen el dominio del problema y los que en definitiva van a usar el programa son esos mismos usuarios.

DSC01710 Cada uno de estos periodos de tiempo, en los que aumentamos la funcionalidad del sistema, recibe el nombre de sprint, y las reuniones periódicas reciben el nombre de sprint review meetings, aunque nosotros las llamamos demos.

Detrás de cada demo, los miembros del equipo y el Scrum Master (o sea, el que suscribe) llevamos a cabo otra reunión en la que analizamos qué fue lo que hicimos bien (y alegrarnos), qué fue lo que no se hizo tan bien (observad el sutil efecto impersonal) y qué medidas vamos a tomar para corregirlas. A estas reuniones se les llama sprint retrospective meeting.

¿Bueno, pues hoy hemos tenido nuestro segundo retrospective. Y hemos salido muy contentos. Por lo pronto, es toda una novedad que echemos la vista atrás para poder analizar qué se hace mal y poner remedio cada tres semanas, que es nuestra longitud de sprint. Pero hacerlo dos veces, es un milagro ;-). Respecto al anterior retrospective, he notado que somos mucho más equipo, que nos conocemos mejor. Nos enriquecemos mutuamente con el intercambio de ideas, de sugerencias, de puntos de vista y de reflexiones. Para decidir qué medidas correctoras íbamos a aplicar durante nuestro tercer sprint, hemos escrito en PostIts de los grandes cada uno de los aspectos negativos. En una sesión de brainstorming, hemos ido apuntando en cada PostIt las posibles soluciones, mientras que íbamos agrupando las que estaban relacionadas (pruebas, estimación, método…). Luego, cada uno ha dado sus nominaciones: tres votos a repartir entre un máximo de tres aspectos negativos a resolver.

ScrumLargeLabelled

Pero ha sido la agrupación de los PostIts y la lista de los nominados lo que me ha hecho pensar. Le hemos dado muchísima más importancia a los temas relacionados con las pruebas que con la estimación. Por lo visto, preferimos asegurar la calidad del código frente a la calidad de la estimación. También es verdad que en la primera retrospective ya se acometió una mejora sustancial: las estimaciones ahora se hacen mucho más precisas, descomponiendo inicialmente las historias del usuario (las características que le aportan valor) en tareas más pequeñas antes de empezar el sprint, y no después. Y lo que ya me ha dejado descolocado es que una de los aspectos negativos que hemos detectado es que no hemos cumplido bien las normas del scrum. Y ahí soy yo el principal responsable, porque esa es una de mis responsabilidades… Sin embargo, estoy satisfecho. Está claro que el equipo cree en este método, si no fuera así, no le importaría que las normas hubieran sido vulneradas.

Ahora falta que la Dirección también acabe igual de convencida como nosotros. Creo que vamos por buen camino.

Imagen cortesía de Mountain Goat Software.

ágil, diseño, profesión

Déjà vu

martes, 28 de octubre de 2008
Comentarios desactivados en Déjà vu

¿No te ha pasado que estás en el curro y te preguntan…?

phd102708s

— ¿Conseguiste que el proyecto funcionara?
— Esto… no…
— ¿Lo hiciste como te dije que debías hacerlo?
— ¡Sí!
— ¿Dices entonces que estoy equivocado?
— ¡NO!
— ¿No que no estoy equivocado o no que no lo estás diciendo?
— Definitivamente, sí.

Y en ese punto ya no sabes qué decir ni ná de ná.

La tira es PhD, Piled Higher and Deeper.

es bueno echarse unas risas, profesión

No hacer nada

martes, 21 de octubre de 2008

428283108_5b05dd6b11 Estamos con las orejas rojas de oír que hay que ser proactivo, y adelantarse a los acontecimientos, y que hay que actuar y actuar y actuar y actuar.

Y pensamos que trabajar es hacer cosas. Y en ocasiones, trabajar bien es NO hacer ciertas cosas. Esto es especialmente cierto en temas de creatividad. Me ha venido por correo el boletín de la Fundación Neuronilla y saltando de link en link en la selva de links he caído en un artículo llamado "40 frases mortales para la creatividad". Estas son algunas de las más divertidas (y que he oído con mis propias orejas que se comerá la tierra):

  • Es demasiado pronto/Es demasiado tarde.
  • Hasta ahora nunca lo habíamos hecho.
  • Esto implica mucho trabajo [¡Anda, claro!]
  • ¡Demasiado teórico! [No habré oído veces ésta…]
  • No es asunto nuestro.
  • ¡Ya se intentó antes!
  • Sí, pero… [Ay, ese pero eterno…]
  • ¡Es una tontería! [Mi favorita… ¿Quiénes hacen tonteríaaaas???]

La lista completa podéis consultarla aquí.

Bonus: Cien formas de volver loco a un colaborador, via Vida de un consultor.

La oreja roja es de Glamhag.

comunicación, profesión

Cazadores de mitos

martes, 14 de octubre de 2008
Comentarios desactivados en Cazadores de mitos

mythbusters-adam-jamie_1196814129 Dan Pritchett (de Adding simplicity) escucha la televisión mientras hace otras cosas. Y escuchando la televisión se ha dado cuenta de que muchos programas tienen graves lecciones que los ingenieros del software podemos aplicarnos. Esta es la lección que podemos obtener de Cazadores de mitos.

I enjoy Mythbusters immensely. Yes, it is truly geeky fun. And they get to blow real things up, not just simulated explosions in mathematical models and 3D renderings. But what is a true joy to watch is how thoroughly methodical they are in solving problems. They research, design, and prototype. They fanatically analyze their results and make adjustments based on the data. Few programs have been bold enough to expose the analytical and development process so transparently. In fact, the boldest thing Adam and Jamie do is solve a problem in front of millions of people, knowing that they will receive hundreds of comments on the work they do. Think about it. Would you work on a problem in front of millions?

Mi "traducción libre":

Disfruto un montón con Cazadores de mitos. Sí, es realmente diversión geeky. Se las apañan para hacer saltar las cosas por los aires, no con explosiones simuladas en modelos matemáticos ni renderings en 3D. Pero lo que de verdad es alucinante es ver lo minuciosamente metódicos que son al solucionar problemas. Investigan, diseñan, y construyen prototipos. Analizan hasta el fanatismo sus resultados y hacen ajustes basados en esos datos. Pocos programas han sido tan audaces como para exponer de una forma tan transparente el proceso de análisis y desarrollo. De hecho, lo más audaz que [los presentadores/cazadores] Adam y Jamie hacen es solucionar el problema frente a millones de personas, sabiendo que recibirán cientos de comentarios sobre el trabajo que realizan. Piensa sobre ello. ¿Trabajarías en un problema frente a millones de personas?

Más sobre la influencia de Colombo, Monk y Maravillas modernas (Modern mavels) en Television for software engineers.

 

PS: Ya, ya… Es verdad, no traduje geeky, ni rendering. ¿Sugerencias?

diseño, profesión

Fallar

martes, 14 de octubre de 2008

Todos conocemos Amazon. Todos sabemos de dónde salió y dónde ha llegado. Me pregunto a dónde porras llegará… ¿Cómo lo hacen?

He encontrado esta cita de Jeff Bezos, el CEO de Amazon (o sea, el capo di capi) en un post de Enrique Dans:

Our willingness to be misunderstood, our long-term orientation and our willingness to repeatedly fail are the three parts of our culture that make doing this kind of thing possible.

Que traduce libremente como:

Nuestra disposición a ser incomprendidos, nuestra orientación al largo plazo y nuestra tolerancia a fallar de manera reiterada son las tres partes de nuestra cultura que hacen posible que hagamos las cosas que hacemos.

Creo firmemente en una orientación a largo plazo, para mí una señal de madurez, de ceder al beneficio inmediato por uno mayor en el futuro. Con el tiempo, aprendí (sigo aprendiendo) que ser incomprendidos no está tan mal, sobre todo si lo ves desde el punto de vista de pertenencia a una élite esotérica que liderará el mundo cuando se acabe el petróleo 😉

Pero, ¿y la tolerancia a fallar de manera reiterada?

De manera reiterada, ¿sí?

Fallar, ¿vale? Equivocarte.

Tolerancia; tolerancia a fallar; de manera reiterada… Lo leo y lo releo…

96798574_09d0d2e898 

Y sobre todo si así, sin anestesia ni nada, te preguntan: ¿y qué pasa si fallas? ¿qué pasa si te equivocas?

Eso… ¿qué pasa?

Reflexionando…

 

Aviso de higiene mental: Si no has leído "Fallar" y has leído otra cosa, o has pensado en otra cosa distinta, en fin… bueno, no pasa nada 🙂

La foto del Café "No puedes fallar" (que tiene página web y está en Emeryville, justo al norte de Oakland, en California) es de pbo31.

mens sana, profesión