Archivo

Archivo para la categoría ‘poesía’

Inmortalidad de la nada

viernes, 6 de junio de 2008
Comentarios desactivados en Inmortalidad de la nada

Todo lo consumado en el amor
no será nunca gesta de gusanos.
Los despojos del mar roen apenas
los ojos que jamás
-porque te vieron-,
jamás
se comerá la tierra al fin del todo.
Yo he devorado tú
me has devorado
en un único incendio.
Abandona cuidados:
lo que ha ardido
ya nada tiene que temer del tiempo.

Ángel González

mens sana, poesía

Otras veces

viernes, 30 de mayo de 2008
Comentarios desactivados en Otras veces

Quisiera estar en otra parte,
mejor en otra piel,
y averiguar si desde allí la vida,
por las ventanas de otros ojos,
se ve así de grotesca algunas tardes.

Me gustaría mucho conocer
el efecto abrasivo del tiempo en otras vísceras,
comprobar si el pasado
impregna los tejidos del mismo zumo acre,
si todos los recuerdos en todas las memorias
desprenden este olor
a fruta madura mustia y a jazmín podrido.

Desearía mirarme
con las pupilas duras de aquel que más me odia,
para que así el desprecio
destruya los despojos
de todo lo que nunca enterrará el olvido.

Ángel González

mens sana, poesía

Yo no volveré

viernes, 30 de mayo de 2008
Comentarios desactivados en Yo no volveré

Yo no volveré. Y la noche
tibia, serena y callada,
dormirá el mundo, a los rayos
de su luna solitaria.

Mi cuerpo no estará allí,
y por la abierta ventana
entrará una brisa fresca,
preguntando por mi alma.

No sé si habrá quien me aguarde
de mi doble ausencia larga,
o quien bese mi recuerdo,
entre caricias y lágrimas.

Pero habrá estrellas y flores
y suspiros y esperanzas,
y amor en las avenidas,
a la sombra de las ramas.

Y sonará ese piano
como en esta noche plácida,
y no tendrá quien lo escuche
pensativo, en mi ventana.

Juan Ramón Jiménez,
Alas Tristes (1903)

Via Eva Paris @ Papel en blanco

mens sana, poesía

En prensa

martes, 27 de mayo de 2008
Comentarios desactivados en En prensa

espacio_europeo Genial repaso/tirón-de-orejas de Rafael Puyol (Presidente del Consejo de Dirección IE Universidad) a toda la comunidad universitaria, en La Tercera de ABC, por el tema de la Bolonia que viene (shh, shh, que viene que viene…). No se salva nadie: Departamentos Universitarios ("[…], junto con las comunidades de vecinos, son uno de los inventos más sombríos de la humanidad"], Conferencias de Decanos y Directores ("tienen que admitir que no son Fuenteovejuna", "algunos responsables académicos [sigen] intentando recuperar planes de estudios definidos poco después de la muerte de Viriato a los que han canonizado como cuasiperfectos"), colegios profesionales ("más abiertos y menos corporativos", "no pueden convertirse en censores de lo que está bien o mal"), Aneca ("tiene que actuar con rigor, pero también con flexibilidad"), Universidades Públicas (las privadas no tanto por motivos evidentes si seguiste el primer enlace, "[las públicas] deben conducirse con más generosidad con las privadas y no descalificar, sin más, sus iniciativas con el argumento de que las necesidades del mercado están cubiertas con su oferta"), alumnos ("algunos grupos o asociaciones [no tienen razón] cuando afirman que el proceso de Bolonia supone una mercantilización de la educación superior"), Comunidades Autónomas ("han de superar la pretensión de no crear demasiadas diferencias entre sus Universidades") y por fin, el propio Ministerio ("ha de favorecer la venida de estudiantes internacionales mediante procedimientos que no supongan para los candidatos un calvario descorazonador"). En fin, ahí queda eso.

planeta_rojo Cerca de 900 millones de kilómetros de viaje ("papá, ¿queda mucho?") lo han llevado desde la Tierra a Marte. Se llama Phoenix, y finalmente ha aterrizado en la superficie de Marte, cerca del polo Norte del planeta. No deja de ser sorprendente que un chisme así sea capaz de aterrizar de manera más o menos suave en la superficie de nuestro planeta hermano. Si no fuera porque la época quedó atrás, no podría por menos que gritar a lo trancas_y_barrancas: "¡¡brujería!!"

También en ABC, se hacen eco de la publicación de los poemas inéditos de Ángel González, encontrados por su viuda tras su muerte, sucedida el pasado 12 de enero. El poemario está editado por Visor Poesía, en su colección Palabra de Honor.

Por otra parte, y en el otro lado del mundo, Narayana Murthy, el llamado Bill Gates de Asia apunta a Europa, según publica hoy Expansión. La filosofía del presidente de Infosys Technologies no puede ser más clara: "Defino la globalización como extraer capital de donde sea más barato, encontrar talento donde la oferta sea mejor, producir donde sea más rentable y vender donde estén los mercados; y todo eso sin restricciones de fronteras". El señor Murthy quiere ahora ampliar los ingresos procedentes del mercado europeo, del 27% al 30%, que da 100% si lo sumas al 58% de EEUU, 3,5% de la India, y un 11,5% de otros países. El artículo entero no tiene desperdicio.

Ono inicia en Valladolid las pruebas con un nuevo protocolo de comunicaciones (la tercera versión de Docsis) que permitiría la transmisión a 100 Mb tan pronto como en el último cuatrimestre de este año. Esta tecnología sólo está implantada en algunos países asiáticos y zonas de Estados Unidos, y en Reino Unido, Francia, Holanda y Austria. Lo curioso es que en estos momentos Telefónica se está planteando si continuar con la instalación de su nueva red de banda ancha basada en fibra óptica hasta el abonado, o no…

ciencia, internet, mens sana, poesía

Nada es lo mismo

viernes, 16 de mayo de 2008
Comentarios desactivados en Nada es lo mismo

La lágrima fue dicha…

Olvidemos
el llanto
y empecemos de nuevo,
con paciencia,
observando a las cosas
hasta hallar la menuda diferencia
que las separa
de su entidad de ayer
y que define
el transcurso del tiempo y su eficacia.

¿A qué llorar por el caído
fruto,
por el fracaso
de ese deseo hondo,
compacto como un grano de simiente?

No es bueno repetir lo que está dicho.
Después de haber hablado,
de haber vertido lágrimas,
silencio y sonreíd:

Nada es lo mismo.
Habrá palabras nuevas para la nueva historia
y es preciso encontrarlas antes de que sea tarde.

Ángel González

mens sana, poesía

Otro tiempo vendrá…

miércoles, 14 de mayo de 2008
Comentarios desactivados en Otro tiempo vendrá…

Otro tiempo vendrá distinto a éste.
Y alguien dirá:
«Hablaste mal. Debiste haber contado
otras historias:
violines estirándose indolentes
en una noche densa de perfumes,
bellas palabras calificativas
para expresar amor ilimitado,
amor al fin sobre las cosas
todas.»
Pero hoy,
cuando es la luz del alba
como la espuma sucia
de un día anticipadamente inútil,
estoy aquí,
insomne, fatigado, velando
mis armas derrotadas,
y canto
todo lo que perdí: por lo que muero.

Ángel González

poesía

Para nada

lunes, 5 de mayo de 2008

Trabajé el aire
se lo entregué al viento:
voló, se deshizo,
se volvió silencio.

Por el ancho mar,
por los altos cielos,
trabajé la nada,
realicé el esfuerzo,
perforé la luz
ahondé el misterio.

Para nada, ahora,
para nada, luego;
humo son mis obras,
cenizas mis hechos.

…Y mi corazón
que se queda en ellos.

Ángel González

poesía

Mina

sábado, 12 de abril de 2008
Comentarios desactivados en Mina

Calla, calla. No soy el mar, no soy el cielo,
ni tampoco soy el mundo en que tú vives.
Soy el calor que sin nombre avanza sobre las piedras frías,
sobre las arenas donde quedó la huella de un pesar,
sobre el rostro que duerme como duermen las flores
cuando comprenden, soñando, que nunca fueron hierro.

Soy el sol que bajo la tierra pugna por quebrantarla
como un brazo solísimo que al fin entreabre su cárcel
y se eleva clamando mientas las aves huyen.

Soy esa amenaza a los cielos con el puño cerrado,
sueño de un monte o mar que nadie ha transportado
y que una noche escapa como un mar tan ligero.

Soy el brillo de los peces que sobre el agua finge una red de
                                                                             deseos,
un espejo donde la luna se contempla temblando,
el brillo de unos ojos que pueden deshacerse
cuando la noche o nube se cierran como mano.

Dejadme entonces, comprendiendo que el hierro es la salud de
                                                                                    vivir,
que el hierro es el resplandor que de sí mismo nace
y que no espera sino la única tierra blanda a que herir como
                                                                               muerte,
dejadme que alce un pico y que hienda a la roca,
a la inmutable faz que las aguas no tocan.

Aquí a la orilla, mientras el azul profundo casi es negro,
mientras pasan relámpagos o luto funeral, o ya espejos,
dejadme que se quiebre la luz sobre el acero,
ira que, amor o muerte, se hincará en esta piedra,
en esta boca o dientes que saltarán sin luna.

Dejadme, sí, dejadme cavar, cavar sin tregua,
cavar hasta ese nido caliente o plumón tibio,
hasta esa carne dulce donde duermen los pájaros,
los amores de un día cuando el sol luce fuera.

Mina,
La destrucción o el amor (Vicente Aleixandre)

Definitivamente me gustan los surrealistas. Ya era admirador de Dalí (del que por cierto han descubierto un óleo inédito), y empiezo a serlo de Vicente Aleixandre.

poesía

Corazón negro

viernes, 4 de abril de 2008
Comentarios desactivados en Corazón negro

corazonNegroTapiesCorazón negro.
Enigma o sangre de otras vidas pasadas,
suprema interrogación que ante los ojos me habla,
signo que no comprendo a la luz de la luna.

Sangre negra, corazón dolorido que desde lejos la envías
a latidos inciertos, bocanadas calientes,
vaho pesado de estío, río en que no me hundo,
que sin luz pasa como silencio, sin perfume ni amor.

Triste historia de un cuerpo que existe como existe un planeta,
como existe la luna, la abandonada luna,
hueso que todavía tiene un claror de carne.

Aquí, aquí en la tierra echado entre unos juncos,
entre lo verde presente, entre lo siempre fresco,
veo esa pena o sombra, esa linfa o espectro,
esa sola sospecha de sangre que no pasa.

¡Corazón negro, origen del dolor o la luna,
corazón que algún día latiste entre unas manos.
beso que navegaste por unas venas rojas,
cuerpo que te ceñiste a una tapia vibrante!

Corazón negro
La destrucción o el amor, Vicente Aleixandre

poesía