Archivo

Archivo para la categoría ‘filosofía’

La maldición para poder soñar

jueves, 2 de abril de 2009

443px-William_Faulkner_1954_(3)_(photo_by_Carl_van_Vechten) La vida es movimiento y el movimiento tiene que ver con lo que hace moverse al hombre, que es la ambición, el poder, el placer. El tiempo que un hombre puede aplicarle a la moralidad tiene que quitárselo forzosamente al movimiento del que él mismo es parte. Está obligado a elegir entre el bien y el mal tarde o temprano, porque la conciencia moral se lo exige a fin de que pueda vivir consigo mismo el día de mañana. Su conciencia moral es la maldición que tiene que aceptar de los dioses para poder obtener de éstos el derecho de soñar.

William Faulkner

filosofía , ,

El pequeño Kyō

lunes, 2 de febrero de 2009

En ocasiones me ha resultado útil, y por eso quiero compartirlo con vosotros.

Luego oyó la voz de Hahao como un susurro.

—¿Queréis que os explique cómo logré yo superar esa sensación de desamparo?

Kyō volvió a asentir.

dream_of_samurai—Se trata —empezó a explicar Hahao— de una especie de ejercicio que descubrí un buen día poco después de tener mi propio hijo. Consisten en lo siguiente. Permaneced con los ojos cerrados y recordad por un momento al pequeño Kyō de ocho años en la época en que sucedió aquel trágico episodio. Es un niño lleno de vida, pero está triste, muy triste. Y solo. Se ha quedado sin aquello que más amaba y necesitaba: el amor primordial de sus padres, especialmente de su madre. ¿Lo tenéis?

Un río de lágrimas resbalaron entonces por las mejillas de Kyō, que no dejaba de asentir.

—Ahora, sin dejar de imaginar al pequeño Kyō, pensad en el Kyō adulto, en vos, un joven fuerte y valeroso, capaz de derrotar a cualquier enemigo con vuestra inteligencia y con la fuerza de vuestra inagotable voluntad. Y también capaz, como habéis descubierto hace poco, de abrazar a un bebé y darle el calor que necesita para sentirse seguro. Dibujad en vuestra mente la imagen de este Kyō que sois hoy, un adulto responsable, compasivo y generoso. ¿Ya está?

Más lágrimas y más asentimientos, y un fuerte estremecimiento y un calor indescriptible en la palma de la mano en contacto con la de Hahao.

—Ya estamos llegando, aguantad. Y preparaos para un momento muy emocionante, para una sensación de paz infinita. Imaginad ahora que el Kyō adulto que sois hoy abraza fuerte y consuela al Kyō pequeño que seguís siendo. Y que le susurra palabras suaves al oído y le acaricia el pelo y le dice que ya nunca, jamás de los jamases, estará solo en el mundo.

Entonces, como si soñara con la idea misma del consuelo, Kyō sonrió confiado y noto una confortable sensación de seguridad.

Y acudió a su mente la idea de que nada ni nadie podría romper en el futuro aquel lazo de confianza que acababa de establecer con su niño interior.

Y pensó también que protegería la vida del pequeño Kyō con todas sus fuerzas y con todo el arrojo que, en el pasado, había empleado para evitar su recuerdo.

El valor del samurai
Josep López Romero

en busca de mis valores, filosofía, mens sana , , ,

The Sky in Motion

miércoles, 21 de enero de 2009

El principal argumento que la Iglesia del siglo XVII esgrimía contra las ideas de Galileo era que se contradecían con lo revelado por la Biblia. En concreto, el texto sobre el que se apoyaban era el capítulo 10 del libro de Josué:

[12] Aquella vez, cuando el Señor puso a los amorreos en manos de los israelitas, Josué se dirigió al Señor y exclamó, en presencia de Israel: "Detente, sol, en Gabaón, y tú, luna, en el valle de Aialón". [13] Y el sol se detuvo, y la luna permaneció inmóvil, hasta que el pueblo se vengó de sus enemigos. ¿No está eso escrito en el libro del Justo? El sol se mantuvo inmóvil en medio del cielo y dejó de correr hacia el poniente casi un día entero.

No les recrimino su cortedad de miras. A la luz del siguiente vídeo (para el que os recomiendo reservar unos nueves minutos, el doble de lo que dura), es muy fácil pensar que somos nosotros los que estamos quietos y que todo lo demás se mueve. Os dejo con el vídeo y luego os planteo una cosita…


túrána hott kurdís by hasta la otra méxico! from Till Credner on Vimeo.

The Sky in Motion

Alucinante, ¿verdad? Ahora, si todavía tenéis tiempo y algo de paciencia, probad a verlo de nuevo, pero haciendo el esfuerzo de pensar que es el cielo el que está quieto, y que lo que se mueve es la tierra (y por tanto, nosotros). Notaréis que es más fácil en las secuencias en las que aparecen estrellas.

Y ahora me pregunto yo… ¿Cuántas veces nos pasa que tenemos una opinión construida sobre soles móviles que se paran en medio del cielo, y descartamos hacer el esfuerzo de ver que los soles están parados y somos nosotros los que nos movemos? El esfuerzo es considerable. Ya lo habéis comprobado…

Vía Astronomy Picture of the Day

ciencia, en busca de mis valores, filosofía , , , ,

El éxito de todos los fracasos

domingo, 28 de diciembre de 2008

311283302_0aeffc3829 Para que yo me llame Ángel González,
para que mi ser pese sobre el suelo,
fue necesario un ancho espacio
y un largo tiempo:
hombres de todo el mar y toda tierra,
fértiles vientres de mujer, y cuerpos
y más cuerpos, fundiéndose incesantes
en otro cuerpo nuevo.
Solsticios y equinoccios alumbraron
con su cambiante luz, su vario cielo,
el viaje milenario de mi carne
trepando por los siglos y los huesos.
De su pasaje lento y doloroso
de su huida hasta el fin, sobreviviendo
naufragios, aferrándose
al último suspiro de los muertos,
yo no soy más que el resultado, el fruto,
lo que queda, podrido, entre los restos;
esto que veis aquí,
tan sólo esto:
un escombro tenaz, que se resiste
a su ruina, que lucha contra el viento,
que avanza por caminos que no llevan
a ningún sitio. El éxito
de todos los fracasos. La enloquecida
fuerza del desaliento…

Para que yo me llame Ángel González
Ángel González

 

Visto en un vagón del Metro de Madrid.
La foto se llama
Walk on gold y es de mdezemery.

filosofía, mens sana, poesía

Un castillo

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Puedo tener defectos, vivir ansioso y estar irritado algunas veces, pero no me olvido de que mi vida es la mayor empresa del mundo y que puedo evitar que vaya a la quiebra.

Ser feliz y reconocer que vale la pena vivir a pesar de los desafíos, incomprensiones y periodos de crisis.

Ser feliz y dejar de ser víctima de los problemas y ser el autor de la propia historia. Y atravesar desiertos enormes, y ser capaz de encontrar un oasis en lo recóndito del alma. Y agradecer a Dios cada mañana por el milagro de la vida.

Ser feliz y no tener miedo de los propios sentimientos. Y saber hablar de uno mismo. Y tener la valentía para oír un "no". Y tener la seguridad para recibir una crítica, aun cuando fuese injusta.

belmonte¿Piedras en el camino? Guardo todas, algún día voy a construir un castillo.

 

 

 

Fernando Pessoa (n. Lisboa, 13 de junio de 1888 – m. Lisboa, 30 de noviembre de 1935).

La imagen del castillo pertenece a la Fortaleza de Belmonte, un castillo medieval de diseño gótico en Cuenca, España.

filosofía, mens sana

Soy como soy

jueves, 4 de diciembre de 2008

En estos últimos días, MundoReal™ se ha llevado mucho de mi tiempo, casi en partes iguales repartido entre familia, amigos, trabajo, estudio, trabajo, reflexiones, y otras cosas por ahí.

Siempre que me ocurre eso, acabo con miles items en mi guguelrider y acabo usando más el botón "Marcar todos como leídos" que ningún otro. Hay una sección, sin embargo, que no dejo de leer: son los blogs bajo la carpeta "Gente". El caso es que acabé leyendo un cuento y me vino a la cabeza otro que leí, y que me gustó mucho. Me gustaría compartirlo con vosotros.

2823385328_e0938383ab

Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante, que, como más tarde supe, era también el animal preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas.

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir.

2590732984_be2543351d

El misterio sigue pareciéndome evidente.

¿Qué lo sujeta entonces?

¿Por qué no huye?

Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia: «Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?».

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho esa pregunta alguna vez.

Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta:

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño”.

Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él.

Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro… Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no puede.

Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer.

Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo.

Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza…

Extraído del libro Déjame que te cuente, de Jorge Bucay.

¿Soy como soy?

La magnífica foto del circo es de def110. y la del elefante encadenado es de Swamibu.

en busca de mis valores, filosofía, mens sana

Mérito

viernes, 21 de noviembre de 2008

OlivierHam1948L_228x329 Unos cómicos, encontrados en el camino por Ricardo, son invitados al Palacio de Hamlet. Éste, preocupado por su acomodo, ordena a Polonio, el sumiller de Corps, que se encargue de ello.

Hamlet.- Basta ya; presto me dirás lo que falta. Señor mío, es menester hacer que estos cómicos se establezcan, ¿lo entiendes? Y agasajarlos bien. Ellos son, sin duda, el epítome histórico de los siglos, y más te valdrá tener después de muerto un mal epitafio, que una mala reputación entre ellos mientras vivas.

Polonio.- Yo, señor, los trataré conforme a sus méritos.

Hamlet.- ¡Qué cabeza ésta! No señor, mucho mejor. Si a los hombres se les hubiese de tratar según merecen, ¿quién escaparía de ser azotado? Trátalos como corresponde a tu nobleza, y a tu propio honor; cuanto menor sea su mérito, mayor será tu bondad. Acompáñalos.

Hamlet, Acto II, Escena X (extracto)
William Shakespeare

El texto completo podéis encontrarlo en Cervantes Virtual.

en busca de mis valores, filosofía, mens sana

Todo es relativo

viernes, 31 de octubre de 2008

Acabo de escucharlo. Se pueden escuchar cosas muy interesantes sólo si pones atención:

Todo es relativo

Con el tiempo he aprendido a sospechar de las palabras absolutas (lo que no quita que yo las utilice, todavía no he aprendido a ser coherente de forma absoluta).

2700827899_9f062e5180

Todos, nadie, siempre, nunca, nada y todo. Palabras que no dan la posibilidad de salida, que no ofrecen excepciones, y por tanto, ofrecen seguridad. Todos le odian, nadie le quiere, siempre está igual, nunca hizo nada… y…

Todo es relativo.

¿Esa afirmación, tu afirmación, también?

 

Relativity es una imagen de Crackpot Papercraft.

filosofía, mens sana

El discreto, de Baltasar Gracián

domingo, 26 de octubre de 2008

Gracián,_Calatayud Ayer terminé por fin El discreto, de Baltasar Gracián (cómo se nota que ya no tengo tanto tiempo para leer ;-), del que ya he posteado en alguna ocasión, y me dispongo a comenzar Oráculo manual y arte de prudencia, que vendrá a ser, si no me equivoco, un repaso menos narrativo y más normativo de las mismas enseñanzas morales.

En este post voy a recoger algunos párrafos que me han llamado la atención del libro recién terminado. No serán probablemente lo más importantes, y es más que posible que no sean los que habrías escogido tú, pero helos aquí.

Pero ¿qué desigualdad más monstruosa que la de Nerón? No se venció a sí mismo, sino que se rindió. Algunos a sí mismos buenos se compiten mejores, que es gran victoria de la perfección, pero otros no son vencedores de sí, sino vencidos, rindiéndose a la deterioridad.

Si la desigualdad fuera de lo malo a lo bueno fuera buena, y de lo bueno a lo mejor, mejor; pero comúnmente consiste en deteriorarse, que el mal siempre lo vemos de rostro y el bien de espaldas. Los males vienen y los bienes se van.

Realce VI, No sea desigual [incoherente, veleta]

En las vulgares artes [la elección] también tiene lugar a proporción [también cuenta]. Vimos ya dos eminentes artífices que se compitieron la fama: el uno por lo delicado y primoroso, tanto que parecía cada una de sus obras de por sí el último esfuerzo del artificio yo todas juntas no satisfacían; al contrario, el otro jamás pudo acabar cosa con última delicadeza ni llevarla a la total perfección. Con todo eso, tuvo éste el realce de la elección tan en su punto que se alzó con el aplauso universal.

[…]

Ni es menor el empeño el escoger los amigos, que han de ser de elección y no de acaso, acción muy de la prudencia y en los más de la contingencia. Elígense también los familiares [los de trato frecuente y de confianza], que son ayudantes del vivir y, las más veces, enemigos no excusados.

Mas si en los hijos tuviera lugar el delecto fuera la primera de las dichas. Pero hay tales caprichos en el mundo que eligieran los peores y así favor fue de la naturaleza el prevenirlos, pues aun los que les dio el cielo buenos, ellos, o con su ejemplo o con su descuido, vienen a hacerlos malos, que son muchos los que malogran favores de la naturaleza y de la fortuna.

Realce X, Hombre de buena elección

“Harto presto, si harto bien”, dijo el sabio. Nunca examinamos en las obras la presteza o la tardanza, sino la perfección; por aquí se rige la estimación. Son aquéllos accidentes que se ignoran o se olvidan y el acierto permanece. Antes bien, lo que luego se hizo, luego se deshará, y se acaba presto porque presto se acabó. Cuanto más tiernos sus hijos, se los traga Saturno con más facilidad; y lo que ha de durar una eternidad, ha de tardar otra en hacerse.

Realce XV, Tener buenos repentes.

Reparo fue en los advertidos, si risa en los necios, el discurrir Diógenes con la antorcha encendida al mediodía, rompiendo por el innumerable concurso de una calle; pasó a admiración cuando, preguntándole la causa, respondió: “Voy buscando hombres, con deseo de encontrar alguno, y no le hallo”. “Pues, y éstos”, le replicaron ellos, “¿no son hombres?”. “No”, respondió el filósofo, “figuras de hombres sí, verdaderos hombres, no”.

Realce XVI, Contra la figurería

Muéstranse otros muy ministros, afectando celo y ocupación, grandes hombres de hacer siempre negocio del no negocio. No hay chico pleito para ellos; de las motas levantan polvaredas y de pocas cosas mucho ruido; véndense muy ocupados, hambreando reposo y tiempo. Hablan de misterio: en cada ademán o gesto encierran una profundidad entre exclamaciones y reticencias, de suerte que llevan más máquina que el artificio de Juanelo, de igual ruido y poco provecho.

Artificio de Juanelo: "el tan citado ingenio en la literatura española de la época servía para subir agua del Tajo a Toledo".

Realce XX, Contra la hazañería

Pasión es de necios el ser muy diligentes, porque como no descubren los topes obran sin reparos, corren porque no discurren y, como no advierten, tampoco advierten que no advierten, que quien no tiene ojos para ver, menos los tendrá para verse.

[…]

Pero no es menor infelicidad la de una grande inteligencia sin ejecución: marchítanse en flor sus concebidos aciertos porque los comprendió el hielo de una irresolución, y perdida aquella su fragante esperanza, se malogran con el dejamiento.

[…]

Tiene lo bueno muchos contrarios, porque es raro y los males muchos: para lo malo todo ayuda. El camino de la verdad y del acierto es único y dificultoso: para la perdición hay muchos medios y pocos remedios. Contra lo conveniente todas las cosas se conjuran, las circunstancias se despintan: la ocasión pasando, el tiempo huyendo, el lugar faltando, la sazón mintiendo y todo desayudando; pero la inteligencia y la diligencia todo lo vencen.

Realce XXI, Diligente e Inteligente

Tanto se requiere en las cosas la circunstancia como la sustancia; antes bien, lo primero con que topamos no son las esencias de las cosas sino las apariencias. Por lo exterior se viene en conocimiento de lo interior y por la corteza del trato sacamos el fruto del caudal, que aun a la persona que no conocemos por el porte la juzgamos.

[…]

No basta el grande celo en un ministro, el valor en un caudillo, el saber en un docto, la potencia en un príncipe, si no lo acompaña todo esta importantísima formalidad.

Realce XXII, del modo y agrado.

en busca de mis valores, filosofía, mens sana

Sacudidas neuronales

martes, 21 de octubre de 2008

Esta semana pasada ha sido una semana especialmente intensa. Ha sido intensa sobre todo en temas "sociales". Ya empezó el tema con un post pidiendo por favor que tuviera a bien el adoptar una de esas criaturitas que duermen sabiendo mucho y nunca se cansan de contártelo. Basta con abrir sus páginas, con paciencia. El elegido fue "Lo peor de cada casa", de…

— Tenía yo ganas de leer a Wolfe, que me han dicho que La Hoguera de las Vanidades es muy bueno.

— Es que…  no es Wolfe, es Sharpe.

…de Tom Sharpe. El lunes fue el día de la entrega. Aquí la prueba gráfica, junto con el título de propiedad:

loPeorDeCadaCasa tituloDePropiedad

El martes pasó sin pena ni gloria, aunque sí fue un día un tanto duro en términos laborales. Nada del otro mundo, sólo el trabajo acumulado de la semana anterior (que fue la Semana Internacional de las Demos) y que salió de forma rutinaria. Lo único a destacar es que buscando unos zapatos acabé (cómo no) en la Casa del Libro de la calle Fuencarral y saliera de ella con otros dos miembros de la familia Estantería: una antología poética de Ángel González y "Entre limones", de Chris Stewart (ex-Genesis). Y si ya no había suficientes animales en casa, llegó Kenny. Kenny es un gato de ocho años que estará en casa dos semanas (sin pagar alquiler, que tampoco es plan). Le gusta ser protagonista, así que es el de primer plano, León el que lo mira envidioso desde abajo:

DSC01633

El miércoles sí que fue un día complicado en el trabajo. Pero complicado de verdad. Porque la verdad, hablarle a las máquinas es sencillo. No se cruzan emociones, son fríamente objetivas, saben mantener la distancia con mensajes claros y definidos: "El valor que intentas guardar en la base de datos ya existe.", y no lo adornan con un "como ya deberías saber, ¡canelo!". Y son deterministas. Todas, en la misma situación, ante la misma entrada, dan exactamente la misma salida.

Pero las personas… Ay, las personas… Las personas son todas distintas. Una palabra no significa lo mismo para ti que para mí. Una de esas palabras sembrada en aquél hace crecer un olivo, y en éste una vid. Y en este otro, una vid también, pero torcida de otra forma. No sé si escogí las palabras exactas, pero sí sé que puse toda mi voluntad y todo mi interés y toda mi alma, por qué no decirlo, en mediar en un conflicto entre dos compañeros. Buscando la palabra que hiciera germinar en uno la comprensión hacia el otro, la persuasión que puesta ante los ojos del otro le hiciera ver en la persona de enfrente justo eso, la persona que era, con sus problemas y sus movidas, que son en definitiva las de todos. Nada de lo humano nos debería ser ajeno. Fue un día duro para muchos otros en el trabajo, y animado por cierta confianza obtenida en el conflicto anterior, me puse el disfraz de Don Quijote y me puse ahí a desfacer entuertos. Si a todo ello le mezclamos que justo ese día tuvimos el segundo sprint planning meeting (¡todavía no he posteado sobre ello! :-S) que es también una reunión técnica y psicológicamente exigente, el final del día vino como agua en un desierto, con una extraña mezcolanza de duda y plenitud, con la sensación de haberme enfrentado a uno de mis obstáculos y no haber salido demasiado mal parado.

DSC01621 El jueves empezó como siempre, pero terminó en el CaixaForum, buscando unas entradas para unas jornadas sobre psicología a las que me han invitado (invitado porque todavía le debo las entradas 😉 No conocía el edificio ni sus actividades, que empezaré a seguir, y aluflipé pepinillos de colores con el jardín vertical que podéis encontrar en la entrada y ver en la foto (más grande aquí). La charla con mi guía, que empezó entonces, se extendió densa y profunda unas veces, ligera y divertida en otras, y agradable en todas ellas, por las líneas de los temas más peregrinos. Cada vez me confirmo más en ello: el nosce te ipsum pasa necesariamente por conocer también a los demás, en su humanidad, y leer en ellos tus propias páginas.

DSC01605 El viernes, que en lo laboral siguió la rutina impuesta por la nueva metodología que estamos siguiendo (y que ha generado una inesperada dinámica de mentes, de emociones, de interacción, de sinergia de equipo que me ha dejado anodadado y/o estupefacto), el viernes, digo, cogí los bártulos y me fui a Salamanca a despedir la soltería del que ya es mi cuñado porque, como le dije: "como se te ocurra ahora echarte pa’trás…" 😉

Resumiré el fin de semana, que el post empieza a ser largo.

Leí muchas páginas de mucha gente que hice mías porque también hablaban de mí a su manera. Aprendí muchas cosas, vi muchas cosas, y sentí muchas cosas. Que dos besos dados en una determinada ocasión dicen mucho más de lo que pueda parecer a primeras. DSC01656Que la resistencia es una opción que ocupó un lugar, para luego dar paso al dejarse llevar, y que me permitió concentrarme en el camino. Descubrí que no soy tan viejo como creía, porque aguanté dos sesiones intensivas de casi nueve horas cada una de risas, de conversaciones filosóficas con el cerebro ofuscado e inmerso en alguna que otra copa de ron, de repetir hasta la saciedad "contigo no… bicho", de reconocer "cuánto daño que ha hecho la ESO", de hacer "retratauras", de preguntar sin ton ni son a la gente si sabían quién era Schrödinger y porque tenía un gato que no estaba ni vivo ni muerto, sino todo lo contrario.

DSC01637

Descubrí que por la noche, al contrario de lo que pensaba, también sé cantar ópera, pero de una muy particular. Que la morucha es una carne. Qué no sé tanto de cuántica como pensaba. Me confirmé en la idea de que en cada persona hay mucho más de lo que parece en una primera impresión (y por eso no creo en las primeras impresiones), que conocí mejor a personas estupendas y que por empezar a andar por uno de mis caminos, acabé recorriendo sin esperarlo el de otra persona, a la que quiero mucho: mi hermana.

Todos y cada uno de estos días tuvieron algo en común. Todos significaron una sacudida mental, un despertar, un mirar más allá. Todos me han transformado de una forma u otra. Todos me han cambiado y todos me han hecho crecer.

Y me está enganchando…

ágil, ciencia, comunicación, de la pitanza, en busca de mis valores, es bueno echarse unas risas, familia, filosofía, mens sana, un amigo es un tesoro