Archivo

Archivo para la categoría ‘comunicación’

Time Ambassador Watch

viernes, 23 de julio de 2010
Comentarios desactivados en Time Ambassador Watch

time-person-of-the-year-2006 Hace poco, la revista Time me ofreció ser portada de su… Nah, es broma.

Hace poco, la revista Time me ofreció una suscripción por una cantidad que diría casi irrisoria. Por lo visto, por ser miembro de la IEEE, en vez de doscientos y pico euros, podía recibir en casa las cincuenta y dos ediciones al año, junto con el número especial de Person of the Year y otras, por solo treinta euros. ¡Y me regalaban un reloj Time Ambassador de la leche! 🙂

La verdad es que el reloj es lo de menos, ciertamente, pero me sorprendió no recibirlo con el primer número. Luego, dentro de ese primer envío, encontré un panfletillo ofertándolo de nuevo con la suscripción. Entendí que era una especie de segundo paso, pero no lo tuve en cuenta porque, la verdad, estoy muy contento con mi reloj.

El caso es que ayer recibí esto de Time, en el buzón de casa:

Dear Subscriber,

Thank you for responding to our recent subscription offer to TIME.

Due to the popularity of this offer, your free TIME Ambassador Watch is temporarily out of stock. We apologise for any disappointment caused, and are doing everything we can to deliver your gift as quickly as possible. Your TIME Ambassador Watch will be dispatched as soon as it becomes available.

Thank you for your understanding.

Your Sincerely,
TIME Customer Service

No se cuánto les habrá costado enviar esta disculpa. Podrían haberla enviado a mi correo electrónico (que lo tienen) y les habría costado apenas unos ciclos de procesador y unos céntimos de alquiler de línea de alta velocidad, más la parte de amortización de los equipos y todo eso, pero entiendo que todo eso junto tiene que venir a ser una centésima de céntimo de euro por disculpa. Sin embargo, una cosa es el coste de la acción y otra el valor que transmite. No ha sido un detalle espectacular, ha sido un detalle pequeño y cercano que los hace más, si me permitís, humanos.

comunicación

La esencia de la comunicación humana

lunes, 16 de noviembre de 2009

esencia

Actulización 17/11/2009: La elección de una figura femenina y otra masculina es irrelevante para lo que la imagen pretende transmitir, esto es, que lo que tu piensas que creiste que oiste puede no ser lo mismo que la otra persona creyó que dijo, y desde luego que en todo caso, lo pensado, dicho y escuchado es sólo un modelo de la realidad, una representación imaginaria sobre “lo que está ahi fuera”, un cono.

comunicación , , , , , ,

Brother

lunes, 9 de noviembre de 2009

Cuando estrené la nueva batcueva decidí, a modo de experimento, que prescindiría de la televisión. Por ahora me va bien y tiene sus ventajas. La más evidente es que aparecen delante de mi muchas horas que antes malgastaba viendo cualquier cosa. Antes ya era oyente habitual de la radio, pero ahora la escucho más aún, y he retomado el hábito de informarme por medio de periódicos. Aunque no siempre tengo el tiempo que me gustaría para ello, sí que aprovecho los fines de semana o las fiestas para comprar el diario, sentarme en una cafetería y darme una tranquila panzada de negro sobre blanco. Y si me apuras, ahora el canal que veo es el que hago yo mismo con mi portátil alimentado, entre otras fuentes, por Internet.

Pero también tiene sus inconvenientes. Ya no puedo ver El Hormiguero (o casi, que está internet) ni Los Simpsons (o casi, que está internet). Las conversaciones de “¿visteis ayer cuando salió fulano en…?” terminan en un “yo no, pero lo veré hoy en la web de…” (que está internet). Y los anuncios que marcan huella, pues tampoco… ¿tampoco? No, casi. Porque está internet.

¿Habéis visto en televisión el anuncio completo del Seat Altea XL? ¿El de Brother, el monstruo? Imposible, porque el anuncio completo sólo puede verse por internet 🙂 A mi me ha encantado la idea y la realización y como me gusta compartir mi alegría, ahí va el anuncio…

comunicación , , , ,

Evento Blog España 2008 (Sábado)

domingo, 23 de noviembre de 2008

Llevo una semana sin apenas postear nada. Además de la actividad frenética que me ha impedido hacer nada, tendencia que como ya he dicho me acompaña últimamente, la culpa la ha tenido un largo periodo de recuperación. Como bien dijo un amigo, la edad no se nota en lo que uno aguanta, sino en lo que uno tarda en recuperarse. ¿Recuperarse de qué? De mi primera asistencia al Evento Blog España, más conocido como EBE.

DSC01810 Y es que ha sido un fin de semana denso, el que empezó con el viernes 14. Tras una jornada de trabajo que se consumió con la estimación del sprint más raro que hemos tenido (7 días, cinco personas, una historia, ¡argh!), me fui pitando a casa para cerrar la maleta, comer apenas, recoger el coche y apuntar el morro a Sevilla. A la que llegué a las diez y pico de la noche. En el hotel, magnífico Al-Andalus, cometí un error. Pensé que si me sentaba un poco y descansaba, sería capaz de unirme a la Ruta de las Tapas, en la Conexion EBE. Falso. El abrazo de la cama fue demasiado tentador.

DSC01813 Pero estuvo bien, porque dormí como un bendito. Tras seis horas de viaje, ocho horas de sueño vinieron perfectas. La mañana empezó planificando las sesiones a las que quería asistir (porque me dejé mi plan en el curro), y ya en el EBE, acreditarme y empezar a hacerme con el lugar. Tuve la suerte de encontrarme con Emper (más bien él me vio y me llamó) que me ofreció el camino a la primera sorpresa: Microsoft regalaba un ratón Arc por decir cuál era tu blog y mentir en tres o cuatro preguntas. Tomando café me encontré con Banyú y conocí a Vane.

Desde entonces hasta la hora de comer, asistí a dos ponencias. La primera, de Eduardo Arcos (Adios PC. Siempre conectado), trató sobre la evolución de nuestro nivel de conectividad a Internet, y sobre la ampliación de esa conectividad a cualquier sitio y a cualquier momento gracias a pequeños dispositivos móviles (aunque todavía no se ha encontrado el pequeño que permita bloguear cómodamente ¿negocio?).

El vínculo de la segunda charla (Grid 2.0, de Tom Raftery) con el Evento fue, en mi opinión, la similitud de su propuesta con el paradigma de la Web 2.0. Este paradigma nació el día en que la tecnología permitió a cualquier persona crear contenido de manera fácil, en vez de ejercer únicamente el papel de lector. Raftery sugiere que ese mismo paradigma se aplique a la generación y consumo de energía, haciendo de cada hogar un prosumer, un productor y un consumidor, simultáneamente. La idea tiene muchos más matices y justificaciones, por supuesto.

Copy of DSC01829 El momento de la comida lo compartí con Amalia, tapeando en Casa Cuesta (la de la calle Callao en Triana, no la de la calle Zaragoza), y tomando café en el Abades Triana). A pesar del tiempo y la distancia, estuvimos hablamos de todo como si hubiéramos estado hablando el día antes.

Ya de vuelta al Hotel Barceló, la tarde continúo con las palabras de Bret Taylor, CEO de FriendFeed, una interesante exposición sobre las consecuencias del exceso de información 2.0 y las estrategias para gestionarla, y en particular la implementación de esas estrategias en FriendFeed: filtros, ocultación de información, agrupación (clustering), etc.Idea central: "El filtro son los amigos".

Copy of DSC01838La oferta turística de Banyú vino justo antes de la foto de familia, y aunque la inercia me decía que continuara con las charlas, recordé que Sevilla es una de mis ciudades preferidas (¡que no es peloteo, de verdad! 🙂 y que era momento de patear sus calles. Además, tuve la oportunidad de conocer muy buena gente: Luisfer, Txema, Teresa… Magníficos cicerones en una ciudad hermosa. Lo mejor: descubrir la calle del Agua, en pleno barrio de Santa Cruz… ¡Ay, Sevilla!

DSC01862La vuelta coincidió con el final de los premios Bitácoras, y desembocó en el Beers&Blogs, una buena oportunidad de echarse unas risas, conocer gente (@brero, @penyaskito) y reencontrarse algunos conocidos (como por ejemplo a Astracán, de Flapa, que tendrán mi voto el año que viene, sin duda). Pero lo más destacado, sin duda, fue el combate "á la Iñigo Montoya" con @deepbane, con la evidente victoria del bueno rollo.

Copia DSC01880

Y fin. Mañana, el domingo.

comunicación, es bueno echarse unas risas, internet, mens sana, ocio

Imagen fotoquímica o imagen digital

martes, 11 de noviembre de 2008

logo_obrasocial2_esp Hoy he asistido Ayer asistí a una mesa redonda titulada "Imagen fotoquímica / Imagen digital: los caminos de la renovación" (más información aquí), en el CaixaForum de Madrid. El trasfondo de la mesa era dialogar sobre la forma en que las nuevas tecnologías afectan a la labor del cineasta.

El impacto de las nuevas tecnologías en el proceso de creación audiovisual está en todas partes. Nuevas herramientas, medios de distribución potentes y gratuitos, y un fácil acceso a medios de grabación permiten a cualquier persona crear y comunicar su obra. En definitiva, las nuevas tecnologías han democratizado todo el proceso de creación audiovisual, y lo han acercado a cualquier persona, y en concreto en el objeto de la charla: un móvil.

picasso_selfport1907 ¿Se puede crear cine con un móvil? Debemos tener cuidado al contestar esta pregunta, porque estamos hablando de una herramienta, no del objeto creador. Una buena raqueta no hace a un jugador de tenis mejor tenista. Como en cualquier actividad artística, existe una faceta mecánica, que permite conocer las técnicas (color, composición, carboncillo, estereotomía…) y una faceta de genialidad, una especie de conocimiento innato que transforma al aprendiz de técnicas en un genio. Es la genialidad de Dalí, de Picasso, de Miguel Ángel o de Aleixandre. Es esa especial sensibilidad y sentido hacia la expresión de un ideal de belleza.

¿Y entonces? Entonces, la democratización de los medios, de las herramientas y de las técnicas no implica ni mucho menos la democratización de la genialidad. Cualquiera puede filmar un corto con un móvil. Muy pocos conseguirán crear una genial obra de arte con él. No estoy diciendo que no se pueda, pero sí que es necesario conocer, cómo no, las características peculiares de la herramienta, sus técnicas y aprovecharlas para transmitir lo bello (sea la que sea la definición de belleza) de una forma… genial.

nokia-n95Sin embargo, sí veo un aspecto positivo que le da toda la validez a esta multiplicación casi milagrosa de cámaras de vídeo ubicadas en prácticamente cualquier dispositivo móvil, y es que estadísticamente la probabilidad de que algún genio encuentre la manera de expresarse por medio de estas nuevas herramientas aumenta considerablemente (aunque también la cantidad de obras con mayor o menor valor, pero prefiero no pensar en ello).

Leí en algún sitio que cuando uno se enfrenta a una obra de arte, existen dos "niveles", el nivel del espectador/lector y el nivel de la obra. Si el nivel de la obra sobrepasa al del espectador/lector, éste no saldrá satisfecho de ella, y tampoco lo hará si el nivel de la obra es inferior a sus expectativas. Después de haber visto los cortos mostrados (presentados en el festival Punto de vista de Pamplona), me pregunto si será que no estoy suficientemente preparado para apreciar la belleza de esas obras, o si será que están tan abajo de lo que esperaba que he salido defraudado.

En mi caso, creo que es esto último. Sin embargo, me gustaría conocer vuestra opinión. ¿Crees en la democratización del arte? ¿Qué aspectos negativos y positivos ves en ello? ¿No crees que, por ejemplo, el hecho de poder filmar horas y horas de vídeo sin ningún coste implica que el artista pueda exigirse menos a la hora de realizar su obra, que la piense menos?

comunicación, internet, ocio

Hola

jueves, 23 de octubre de 2008

Tan sencillo como eso: "Hola".

249941061_19c68a2def

"Hola" como tantas otras palabras, es gratis, y no tiene consecuencias especialmente negativas. Se puede decir en cualquier momento del día o de la noche. Decirlo es una muestra de respeto, un "sé que estás ahí". Si lo haces con una sonrisa, todavía mejor. Verás que levantarás las comisuras del receptor.

No decir hola porque piensas que tú, el emisor o emisora, estás por encima del receptor, te lleva a estar por debajo de él.

Y si eres el receptor, por favor, contesta. Reconoce que el otro también está ahí. Que un hola, además de un saludo, es una exigencia en su devolución.

Antes me cabreaba que no me contestaran. Luego decidí pagar con la misma moneda y no decirlo o no responder. Luego me di cuenta de que no me gustaba hacer eso mismo que criticaba. Luego decidí jugar y decir hola en el último momento, cuando mi víctima ya pensaba que se había librado de mi saludo, y le soltaba un sonoro y estentóreo "¡¡holaaaa!!".

Ahora, lo posteo.

Ais… No soy quién para dar lecciones de virtud, y aunque me sé poseedor de grandes defectos, eso no quita (y de hecho me permite) que sea capaz de ver los de los demás, en mayor o menor medida. Éste es una tontería, pero es que estoy en modo momento de furia.

 

Bonus: Fórmulas alternativas. "Hola", "Wenas", "Buenos días/tardes/noches", "Holaquétal", "Hei", "Jelou", "Jai", "Bóquépasa"… La lista es interminable. Aceptamos "levantar las cejas" como saludo si estás vag@.

El saludo plumil es de angelrravelor.

comunicación, momentos de furia

No hacer nada

martes, 21 de octubre de 2008

428283108_5b05dd6b11 Estamos con las orejas rojas de oír que hay que ser proactivo, y adelantarse a los acontecimientos, y que hay que actuar y actuar y actuar y actuar.

Y pensamos que trabajar es hacer cosas. Y en ocasiones, trabajar bien es NO hacer ciertas cosas. Esto es especialmente cierto en temas de creatividad. Me ha venido por correo el boletín de la Fundación Neuronilla y saltando de link en link en la selva de links he caído en un artículo llamado "40 frases mortales para la creatividad". Estas son algunas de las más divertidas (y que he oído con mis propias orejas que se comerá la tierra):

  • Es demasiado pronto/Es demasiado tarde.
  • Hasta ahora nunca lo habíamos hecho.
  • Esto implica mucho trabajo [¡Anda, claro!]
  • ¡Demasiado teórico! [No habré oído veces ésta…]
  • No es asunto nuestro.
  • ¡Ya se intentó antes!
  • Sí, pero… [Ay, ese pero eterno…]
  • ¡Es una tontería! [Mi favorita… ¿Quiénes hacen tonteríaaaas???]

La lista completa podéis consultarla aquí.

Bonus: Cien formas de volver loco a un colaborador, via Vida de un consultor.

La oreja roja es de Glamhag.

comunicación, profesión

Sacudidas neuronales

martes, 21 de octubre de 2008

Esta semana pasada ha sido una semana especialmente intensa. Ha sido intensa sobre todo en temas "sociales". Ya empezó el tema con un post pidiendo por favor que tuviera a bien el adoptar una de esas criaturitas que duermen sabiendo mucho y nunca se cansan de contártelo. Basta con abrir sus páginas, con paciencia. El elegido fue "Lo peor de cada casa", de…

— Tenía yo ganas de leer a Wolfe, que me han dicho que La Hoguera de las Vanidades es muy bueno.

— Es que…  no es Wolfe, es Sharpe.

…de Tom Sharpe. El lunes fue el día de la entrega. Aquí la prueba gráfica, junto con el título de propiedad:

loPeorDeCadaCasa tituloDePropiedad

El martes pasó sin pena ni gloria, aunque sí fue un día un tanto duro en términos laborales. Nada del otro mundo, sólo el trabajo acumulado de la semana anterior (que fue la Semana Internacional de las Demos) y que salió de forma rutinaria. Lo único a destacar es que buscando unos zapatos acabé (cómo no) en la Casa del Libro de la calle Fuencarral y saliera de ella con otros dos miembros de la familia Estantería: una antología poética de Ángel González y "Entre limones", de Chris Stewart (ex-Genesis). Y si ya no había suficientes animales en casa, llegó Kenny. Kenny es un gato de ocho años que estará en casa dos semanas (sin pagar alquiler, que tampoco es plan). Le gusta ser protagonista, así que es el de primer plano, León el que lo mira envidioso desde abajo:

DSC01633

El miércoles sí que fue un día complicado en el trabajo. Pero complicado de verdad. Porque la verdad, hablarle a las máquinas es sencillo. No se cruzan emociones, son fríamente objetivas, saben mantener la distancia con mensajes claros y definidos: "El valor que intentas guardar en la base de datos ya existe.", y no lo adornan con un "como ya deberías saber, ¡canelo!". Y son deterministas. Todas, en la misma situación, ante la misma entrada, dan exactamente la misma salida.

Pero las personas… Ay, las personas… Las personas son todas distintas. Una palabra no significa lo mismo para ti que para mí. Una de esas palabras sembrada en aquél hace crecer un olivo, y en éste una vid. Y en este otro, una vid también, pero torcida de otra forma. No sé si escogí las palabras exactas, pero sí sé que puse toda mi voluntad y todo mi interés y toda mi alma, por qué no decirlo, en mediar en un conflicto entre dos compañeros. Buscando la palabra que hiciera germinar en uno la comprensión hacia el otro, la persuasión que puesta ante los ojos del otro le hiciera ver en la persona de enfrente justo eso, la persona que era, con sus problemas y sus movidas, que son en definitiva las de todos. Nada de lo humano nos debería ser ajeno. Fue un día duro para muchos otros en el trabajo, y animado por cierta confianza obtenida en el conflicto anterior, me puse el disfraz de Don Quijote y me puse ahí a desfacer entuertos. Si a todo ello le mezclamos que justo ese día tuvimos el segundo sprint planning meeting (¡todavía no he posteado sobre ello! :-S) que es también una reunión técnica y psicológicamente exigente, el final del día vino como agua en un desierto, con una extraña mezcolanza de duda y plenitud, con la sensación de haberme enfrentado a uno de mis obstáculos y no haber salido demasiado mal parado.

DSC01621 El jueves empezó como siempre, pero terminó en el CaixaForum, buscando unas entradas para unas jornadas sobre psicología a las que me han invitado (invitado porque todavía le debo las entradas 😉 No conocía el edificio ni sus actividades, que empezaré a seguir, y aluflipé pepinillos de colores con el jardín vertical que podéis encontrar en la entrada y ver en la foto (más grande aquí). La charla con mi guía, que empezó entonces, se extendió densa y profunda unas veces, ligera y divertida en otras, y agradable en todas ellas, por las líneas de los temas más peregrinos. Cada vez me confirmo más en ello: el nosce te ipsum pasa necesariamente por conocer también a los demás, en su humanidad, y leer en ellos tus propias páginas.

DSC01605 El viernes, que en lo laboral siguió la rutina impuesta por la nueva metodología que estamos siguiendo (y que ha generado una inesperada dinámica de mentes, de emociones, de interacción, de sinergia de equipo que me ha dejado anodadado y/o estupefacto), el viernes, digo, cogí los bártulos y me fui a Salamanca a despedir la soltería del que ya es mi cuñado porque, como le dije: "como se te ocurra ahora echarte pa’trás…" 😉

Resumiré el fin de semana, que el post empieza a ser largo.

Leí muchas páginas de mucha gente que hice mías porque también hablaban de mí a su manera. Aprendí muchas cosas, vi muchas cosas, y sentí muchas cosas. Que dos besos dados en una determinada ocasión dicen mucho más de lo que pueda parecer a primeras. DSC01656Que la resistencia es una opción que ocupó un lugar, para luego dar paso al dejarse llevar, y que me permitió concentrarme en el camino. Descubrí que no soy tan viejo como creía, porque aguanté dos sesiones intensivas de casi nueve horas cada una de risas, de conversaciones filosóficas con el cerebro ofuscado e inmerso en alguna que otra copa de ron, de repetir hasta la saciedad "contigo no… bicho", de reconocer "cuánto daño que ha hecho la ESO", de hacer "retratauras", de preguntar sin ton ni son a la gente si sabían quién era Schrödinger y porque tenía un gato que no estaba ni vivo ni muerto, sino todo lo contrario.

DSC01637

Descubrí que por la noche, al contrario de lo que pensaba, también sé cantar ópera, pero de una muy particular. Que la morucha es una carne. Qué no sé tanto de cuántica como pensaba. Me confirmé en la idea de que en cada persona hay mucho más de lo que parece en una primera impresión (y por eso no creo en las primeras impresiones), que conocí mejor a personas estupendas y que por empezar a andar por uno de mis caminos, acabé recorriendo sin esperarlo el de otra persona, a la que quiero mucho: mi hermana.

Todos y cada uno de estos días tuvieron algo en común. Todos significaron una sacudida mental, un despertar, un mirar más allá. Todos me han transformado de una forma u otra. Todos me han cambiado y todos me han hecho crecer.

Y me está enganchando…

ágil, ciencia, comunicación, de la pitanza, en busca de mis valores, es bueno echarse unas risas, familia, filosofía, mens sana, un amigo es un tesoro

Día de Acción Blog 2008 > Pobreza

miércoles, 15 de octubre de 2008
Comentarios desactivados en Día de Acción Blog 2008 > Pobreza

Como en realidad llevo escribiendo seriamente este blog desde hace un año, no sabía que existía el Día de Acción Blog.

Por medio de esta acción se pretende que bloggers, podcasters y videocasters del mundo publiquen sobre un mismo tema, el mismo día, acerca de un asunto de especial interés. Este año el tema es la pobreza.

Sé que llego tarde, pero aun así os animo a que, si tenéis un blog, un podcast o un videocast os unáis a esta iniciativa.

Ya, pero no será más que un pequeño grano de arena.

Sí, como el de una playa. Igual.

Es en estos momentos cuando me gustaría saber qué decir y cómo decirlo, encontrar las palabras exactas. No lo he conseguido porque he leído dos posts en particular que me han impresionado muchísimo. Me han dejado sin palabras, porque en mi opinión, han sabido dar con las adecuadas. No es excusa, es reconocimiento.

Porque cuando lo dicho está bien dicho, no es necesario decir más, ni inventar nada.

Gracias a Banyú, y gracias a Mirichán. Habéis sacudido la neurona.

comunicación, don dinero, Zoon politikon

Por qué blogueo

domingo, 12 de octubre de 2008

Hace poco que escribo este blog. Aunque la primera entrada la escribí el 25 de noviembre del 2005, no llevo ni un año en serio con él. Ahora que leo de nuevo esa entrada, siento un poco de vergüenza, qué le voy a hacer. Quizá tenga que ver con que nunca estoy satisfecho del todo con las cosas que hago (ser perfeccionista es lo que tiene), o con que es a la vez una presentación y una reflexión casi superficial, forzada, sin intención clara, sin mensaje, sin forma y sin enjundia (es mi post y lo critico como quiero, ¡estaría bueno! :-), o que a pesar de todo, no me reconozco en lo que digo. Que he cambiado. Sí, es eso seguro. Tiene que ver con que he cambiado.

En todo caso, la entrada forma parte de mi pasado, de ése que era yo en aquel invierno de hace tres años, y ahora no voy a cometer el error de renegar de él, que sería lo mismo que renegar de mí, de extirparme una parte de mi vida. ¿Errores? Todos, así es el camino. Sea.

Pero me estoy desviando.

Digo todo esto porque llevo unos días dándole vueltas a una pregunta, aparentemente sencilla y casi fútil. Imagino que antes o después todo el mundo se ha hecho la misma pregunta. Por qué blogueo.

2316338825_d1fbe70046 Por qué. Por qué casi un año escribiendo con cierta frecuencia (que no constancia). Por qué no escribirlo en un cuaderno, por qué no en la moleskine que me acompaña casi constantemente, como una segunda memoria, mucho más fiable que la mía, no cabe la menor duda. Por qué compartirlo. Por qué no dejarlo. Por qué continuar.

Creo que la primera respuesta, aún siendo la más directa, es también la menos procedente: porque quiero, porque decido hacerlo. Pero es una respuesta que sólo desplaza el interrogante de una pregunta a otra, esto es, de "por qué lo hago" a "por qué quiero hacerlo".

Una pista me la dio Banyú.

Vives como piensas, piensas como escribes, escribes como lees.

(por cierto, no os perdáis su blog).

Para pensar, primero debe uno articular el pensamiento. Los que decidimos en su momento dedicar nuestra vida a ser y ejercer de ingenieros informáticos, sabemos por experiencia que hay problemas que son en apariencia tremendamente complicados de resolver. Mentalmente los "giras", los "descompones" en sus partes, analizas las relaciones entre ellas o buscas patrones en sus propiedades, siguiendo una línea de pensamiento guiada más por intuiciones e imágenes difusas que por palabras o conceptos claros.

Igualmente, sabemos que una manera estupenda de resolver un problema que se resiste pasa por contárselo a alguien. Es posible que no llegues a contárselo del todo: la solución aparecerá probablemente antes de que llegues a preguntarle cómo lo resolvería. El método funciona porque te obligas a transformar esa secuencia de intuiciones en una secuencia de palabras: ordenas tus ideas, las estructuras, les das forma para que otro pueda entenderlo. Y en ese proceso, el que acaba entendiendo el problema eres tú mismo.

Así que primera tentativa: blogueo porque comunicar mis pensamientos me ayuda a entenderlos, y en última instancia, a entenderme a mí. Y vivir en consecuencia.

2154649613_7160dcc723

También blogueo porque tiene un aspecto práctico interesante: es una forma muy cómoda de consolidar mucha información encontrada por ahí, algunos pensamientos propios y quizá alguna idea, nunca original sino copia y combinación de otras. No hay que olvidar que caminamos sobre hombros de gigantes. El caso es que es una forma grata de registrar todos esos enlaces, videoclips, imágenes, citas, y textos varios en un sitio. Miento. Vilmente. No es el único sitio, pero es el único sitio en el que existe audiencia a la que todo eso puede resultarle (espero) útil.

Blogueo porque es una forma de salir de mí, de dejar de ser yo, de abandonarme, y de ser mis palabras. Porque las emociones hay que transformarlas en acción, sobre todo las dañinas, las tóxicas. Los hay que lloran, que gritan, que sacuden un saco colgado del techo, o que hablan sin parar. Otros corren sin saber muy bien a dónde, o ríen compulsivamente, o gesticulan, o la toman con alguien que no tiene la culpa de nada sólo porque es más débil. Otros, los de la familia, la toman con un cojín…

— You know, you know what I do when I’m mad, Paul? I hit a pillow. Just hit the pillow. See how you feel.
— There’s you fuckin’ pillow.
— Feel better?
— Yeah, I do
— Good

Una terapia peligrosa (Analyze this)
Lo siento, no lo encontré en español 🙁

Y blogueo porque alguien me escucha, claro está. Clamar en el desierto está bien, pero está mejor si alguien te escucha —una instancia de mi teoría acerca de la no existencia de lo bueno y lo malo, sino de lo bueno y lo mejor. Una teoría que no siempre ha soportado los envites de la realidad tanto como a mi me hubiera gustado—. No seré yo quien diga que blogueo sólo por los que me leen (que es verdad, pero no toda la verdad) ni quien diga que blogueo sólo para mi (que es verdad, pero no toda la verdad). Eso sí, cuando dudo acerca de seguir escribiendo o no, me doy una vuelta por el feedburner o por los Analytics de Google y veo si alguien sigue ahí. A todos, gracias.

Perdone el lector esta nueva alusión [al autor], con la cual a un tiempo sufre mi modestia y se siente halagada mi vanidad.

La tesis de Nancy
Ramón J. Sender

[Así, entre nosotr@s, ahora que nadie nos oye, me resulta extraño, curioso como poco (y a la vez halagador) que haya gente que esté interesada en lo que yo tenga a bien contar, pero la prueba está ahí: efectivamente ¡hay alguien que escucha!. De nuevo, gracias].

brain-small Blogueo porque me costó entender que las ideas no nacen de un cerebro pensante, aislado del mundo que intenta asir, sino en la constante interacción entre distintas mentes. El progreso no es el resultado espectacular e inmediato de un esfuerzo individual, sino la propiedad emergente de la unión de muchas otras mentes, de la fusión de los pensamientos de muchas personas, y que avanzan lentamente en una especie de evolución darwiniana de las ideas. Mi blog, fuera de toda presunción, es también mi grano de arena en ese proceso: el canal por el que lo escrito por mí llegue acaso a sacudir alguna neurona. Por lo mismo, intento leer otros blogs y sacudir las mías, cada vez con más voluntad aquellos que son personales, las ONG de los blogs…

Blogueo porque como ser humano soy también ser social (ya lo dijo el de Estagira), y sociedad es comunicación. Hablo, escribo, leo, escucho… Ahora también posteo, twitteo, flickeo, onceocheo, blippeo, lasteo, strandeo y alguna cosa más. Blogueo porque es otra forma más de expresarme.

Blogueo, en definitiva, porque me busco.

 

Más información sobre las imágenes haciendo clic sobre ellas.

comunicación, en busca de mis valores, filosofía, internet, mens sana