Archivo

Archivo para Mayo, 2012

La duda

Jueves, 17 de Mayo de 2012

En un mundo caótico, sin nada a la vista que sirviera para encontrarse y encontrar su lugar, lo único claro a lo que podía aferrarse era a esa duda persistente. Cuando todo lo demás parecía ilógico, difuso, indefinido, apenas las sombras nacidas de una vela titilante, la duda era lo más sólido a lo que podía abandonarse, la pesada aunque vacua evidencia de que lo único que realmente existía era lo intangible de la incertidumbre. Y así, hizo de ella la mayor de sus certezas. Como un faro oculto tras el velo denso de la niebla, era el punto de referencia en el proceloso mar que le había tocado bogar.

Y sin embargo, guardaba la esperanza de que un día el velo caería, o volaría más allá de sí, y el faro se haría innecesario, y la duda perdería sus formas caprichosas. Soñaba con un mar en calma, extenso infinito, un espejo en el que poder ver el cielo como un caleidoscopio. Imaginó un sol tímido acariciando su piel, sus párpados entrecerrados, y la mano abandonada a la suave nana que cantaban las olas, apenas besando con los dedos la fresca superficie del reflejo, como si pudiera dibujar con ellos las nubes sobre las ondas del agua.

Cuando despertó, tomó de nuevo la duda, y se abrazó a ella.

Cuentos e historias