Inicio > profesión > Historia de un bit

Historia de un bit

Viernes, 2 de Marzo de 2012

Un bit en el ordenador es una decisión. Un sí o un no, el camino de la izquierda o el de la derecha, mostrar un punto en la pantalla, o no, enviar un dato por la línea de comunicaciones o no, mandar una señal al otro lado del mundo. O no.

Cuando combinas varios bits, tienes tantos caminos como la posible combinación de ellos. Así, si tienes dos bits, tendrás dos posibles alternativas para el primero, y para cada una de ellas, otras dos para el segundo bit, en total, cuatro. Con tres bits, son 8 los posibles caminos. Si reúnes ocho bits, un clásico en nuestro mundillo, tendrías 2 · 2 · 2 · 2 · 2 · 2 · 2 · 2 = 28 = 256 opciones. Precisamente con 8 bits puedes representar las letras del alfabeto, los números, algunos signos de puntuación y otros caracteres, porque todos ellos juntos (27 mayúsculas, 27 minúsculas, 10 dígitos…) suponen menos de 257 caracteres. Por ejemplo, la B está representada por la combinación de bits 01000010 (que además es el número 66).

Los números se vuelve enormemente grandes cuando consideramos programas de cierto tamaño. Por ejemplo, la versión 2010 de Microsoft Excel ocupa 20.767.072 bytes, es decir, 166.136.576 alternativas. Excel no funciona sólo, necesita de Windows y de programas adicionales para poder funcionar. Todos los programas básicos de Windows (me tomaré la libertad considerar básicos únicamente los programas en la carpeta C:\Windows\System32 de mi ordenador) suponen algo más de 4.580 millones de decisiones.

TronPaperBit

Se podría decir entonces que lo sencillo de la informática es que todo se reduce a ceros y a unos, y habría que coincidir en que lo complicado de la informática es que te vienen en paquetes de varios millones de ellos, y un cambio en uno sólo de esos dígitos, si pasa si ser detectado, puede dar al traste con tu trabajo. Os cuento un caso.

Ayer mismo, durante unas pruebas, cierto porcentaje en un cálculo resultó ser 7,56%, cuando realmente debería ser 0,00%. ¿Qué ocurrió? Nos llevó un tiempo encontrarlo, pero el problema residía en que, en la maraña de datos que manejábamos, en vez de aparecer la letra B, aparecía la letra C. Esta letra en binario se representa como 01000011 en vez de 01000010, que es la representación de la B, es decir, un único bit de diferencia. Con una única decisión equivocada entre varios billones de decisiones, dos conjuntos de datos nunca llegaron a encontrarse, y una triste resta, que debería haber dado como resultado un cero, dio un resultado distinto. Una única decisión.

Ya lo decía Neo

Para los que no hayan visto la primera película de Tron, lo de la imagen son los modelos en papel de un bit representando un uno (“Sí”), un bit en estado neutro, y un bit representando un cero (“No”) 🙂

profesión , , , , ,

Comentarios cerrados.