Inicio > Secretos del corazón > Explicaciones no deseadas

Explicaciones no deseadas

miércoles, 29 de febrero de 2012

Las charlas telefónicas con mi amigo Pedro pueden tratar prácticamente de cualquier tema. Ya sea relacionado con nuestra profesión o nuestras circunstancias vitales, o con cualquier otro tema, nos atrevemos con todo con temeridad y más o menos inconsciencia. Estamos tan orgullosos de su contenido, y de lo profundo de los temas lidiados, que el pasado fin de semana bromeábamos con la idea de grabarlas y emitir nuestro propio podcast. Pagando claro, a ver si creéis que vamos a compartir gratuitamente lo que decimos. ¡Somos autores de palabras! 🙂 Y aquí termino la sorna.

phone Recordaba hace un momento, mientras iba al trabajo, una de nuestras reflexiones. Es alucinante todo el proceso que tiene que ver con la comunicación humana. Desde el momento en el que surge una intuición en nuestro cerebro, detrás de quién sabe qué reacciones bioquímicas, hasta el momento en el que nuestro interlocutor forma una idea en su mente, han sucedido una tras otra una serie de transformaciones: de la idea abstracta en nuestro lado derecho del cerebro a las palabras escogidas, definidas, claras del lado izquierdo; de ellas a las señales eléctricas que articulan laringe, lengua, y labios, y que consiguen hacer vibrar el aire; de las ondas sonoras transmitidas hasta el oído de nuestro oyente, y su impacto en él; del movimiento óseo en el interior de su oído a los cambios de potencial en la membrana celulares de las neuronas que lo conectan a su cerebro; y por fin la interpretación y generación de algo abstracto a partir de esos voltajes alternados. Si encima los comunicantes no comparten el mismo idioma nativo, en mi opinión, el proceso pasa de alucinante a casi milagroso.

El proceso visual es similar, pero en éste elimino el casi y me quedo sólo con milagroso (si queréis en los comentarios discutimos si se puede hacer uso de este término desvistiéndole de cierta componente religiosa). Donde allí teníamos ondas sónicas aquí tenemos ondas electromagnéticas (¡pura energía!), y donde allí teníamos interlocutor, aquí tenemos “la realidad tal cuál ha sido puesta ante nuestros ojos”. Donde allí teníamos palabras, aquí tenemos imágenes. Y sin embargo, de alguna forma que no alcanzo a comprender, transformamos una catarata de frecuencias, fotones, energías, amplitudes y fases en bordes, en colores, en sombras y luces, en formas, y en definitiva, en imágenes. Es a este punto al que quería llegar.

Los que me leéis desde hace tiempo sabéis que mi formación ha tenido una importante componente científica y tecnológica. Hasta cierto límite, el de mi ignorancia, puedo explicar científicamente las causas de la visión, haciendo uso de la óptica allí y la física de partículas allá, y acariciaría apenas algo de cuántica. Pero creo que hay algo que no puedo explicar, de hecho, que no querría explicar con esas herramientas. Es cierto: trillones de fotones por segundo incidirán sobre una superficie, algunos serán absorbidos por ella, y otros saldrán rebotados hacia nuestros ojos con una determinada frecuencia, y por tanto llevando con ellos un cierto color, y de allí hasta nuestro cerebro, donde se formará una imagen. Es cierto. Pero, ¿cómo explicar la emoción sentida cuando ves ese cuadro de Vermeer?

¿Quién quiere transformar en ciencia descarnada la realidad emocional de un sentimiento cuando ves delante de ti a la persona querida? ¿Qué importa aquella ley termodinámica cuando sientes un abrazo o una caricia?

¿Quién piensa en eso cuando da un beso?

Secretos del corazón , , , , ,

  1. miércoles, 29 de febrero de 2012 a las 09:46 | #1

    Muy interesante reflexión, secundo la moción del podcast 🙂

  1. Sin trackbacks aún.
Comentarios cerrados.