Archivo

Archivo para agosto, 2011

Autumn’s coming…

lunes, 29 de agosto de 2011

Over the last few days, relatives and friends have been recalling me, time again and again, as if it were sort of a mantra, that my holidays are coming to an end. That they are about to finish, that there is barely nothing left. That every summer has its day. I don’t blame them. I should be banned from going here and there telling everyone how many (holy)days I have and, consequently, would avoid these more than deserved vendettas 🙂

However, all these “interventions” have made me reflect. It’s not about the days left, but about the way I took advantage of the past ones, how I employed my time during these summer days. It’s hard not to remember and compare those days in Karen, where I found much more than I expected, not only outside me, by mainly inside me. Nevertheless, and circumscribed to this almost finished month, I have to state that I have enjoyed this past time in ways I couldn’t ever imagine before them.

Was it for the food or the sun? Was it because of the relaxed time in Madrid and Chiclana, or the goals I achived while I was here? Definitely, the answer is no. What this summer has filled me up with, what really gave me the gift of joy, was the people. All my friends, old and new, and all my relatives, they all showed me, time and again, that I have to consider myself a very lucky loved one. They were more than kind giving me the presents of their smiles, their time, patience, help and sympathy.

And, of course, I love to do the same with them 🙂 As the old saying goes: “Don’t let the grass grow in the path of friendship”.

(el post empezó en castellano, pero sin saber muy bien cómo, derivó rápidamente al inglés)

familia, un amigo es un tesoro , , ,

Ilustre raza

domingo, 28 de agosto de 2011
Comentarios desactivados en Ilustre raza

A un ciego le decía un linajudo:
Todos mis ascendientes héroes fueron.
Y respondiole el ciego: No lo dudo:
yo sin vista nací; mis padres vieron.

No se envanezca de su ilustre raza
quien debió ser melón y es calabaza.

Fábula XLVI
El linajudo y el ciego.
Juan Eugenio Hartzenbusch

momentos de furia ,

Moiras

martes, 23 de agosto de 2011
Comentarios desactivados en Moiras

Nunca sabrás lo que habría sucedido de haber dicho “no” aquella vez. Tras el velo de lo que no ocurrió, para siempre oculto a tus ojos, encontrarás sólo preguntas. No serán distintas, ni en su fondo ni en su forma, a las que te desafiarían de haber mirado hacia adelante en vez de hacia atrás, pero sus respuestas no dependerán ya de ti.

Nunca sabrás qué hubiera ocurrido si aquel día, sentado a una mesa de cualquier café, rodeado de tus páginas y la luz del sol, no hubieras deslizado tu dedo sobre aquella piel artificial, un gesto sencillo que, sin permitir aún saber de qué extrañas formas Cloto estaba hilando tu hebra, ya había cambiado tu vida.

A pesar de todo, amigo mío, las dudas ya no importan.

La fotografía es de FishTech.

what is the matrix , , , ,

Louis, esto puede ser…

viernes, 19 de agosto de 2011
Comentarios desactivados en Louis, esto puede ser…

En el devenir de cada uno por la (su) vida, y por ser como somos el zoon politikon que decía Aristóteles, tenemos la suerte (sea buena o mala) de encontrarnos con muchísimas personas. Algunas acarician apenas la superficie y pasan rápidamente al olvido tan pronto pestañeas. Otras atraviesan la piel para quedarse, y desde ahí construyen su camino, buscando cobijo en algún órgano vital, sea el cerebro o el corazón. O bien abandonan, y buscan otra piel, otro cerebro o corazón. Hagan lo que hagan, tanto unas como otras dejarán su impronta, más o menos indeleble, en la parte que les acogió. Y así, somos lo que somos también en función de ellos.

No es el caso encontrar todos los días personas que marcan a fuego. Si tienes (buena) suerte, tendrás un puñado de buenos amigos, los que caben entre los dedos con los que los cuentas, recogidos en ese devenir del que hablaba. Un año recogerás uno, habrá sequía el otro, perderás aquel de hace años, se secará el lazo intenso que os unía, o encontrarás otro, o te cruzarás de nuevo con el olvidado… Esa es la norma.

Y sin embargo, hay momentos en los que la diosa Fortuna se levanta descansada, generosa, y asomándose por entre las nubes, otorga a algún mortal con bigote y perilla todos los frutos de su cornucopia, en un instante, inundándolo con el regalo de conocer mucha y buena gente. Poco le importa dónde sea, Madrid, Londres o Cádiz.

Esta vez se levantó en verano, al comienzo de una particular semana del mes imperial.

un amigo es un tesoro , , , , , , , , ,

Esclavitud constructiva

miércoles, 17 de agosto de 2011
Comentarios desactivados en Esclavitud constructiva


Cada hombre está eternamente obligado, en el curso de su breve vida, a elegir entre la esperanza infatigable y la prudente falta de esperanza, entre las delicias del caos y las de la estabilidad, entre el Titán y el Olímpico. A elegir entre ellas, o a acordarlas alguna vez entre sí.

Memorias de Adriano,
Marguerite Yourcenar

La clave de todas las cosas, cómo no, es elegir y todo lo que eso significa, mucho más de lo que parece a primera vista. Porque decir que sí a algo es decirle que no a otra cosa. Porque tomar partido por una opción te obliga a asumir las consecuencias y responsabilidades que de tu Libertad dimanan, es decir, a hacerlas tuyas y en definitiva, a ser tú. Porque con cada decisión, nos vamos haciendo a nosotros mismos, y a la vez dejamos de ser. Por extraño que pueda parecer, se es libre para elegir cualquier opción que se desee, pero no se es libre para no hacerlo.

Y así, queramos o no, somos fruto de nuestras elecciones porque estamos sometidos inevitablemente a lo que ellas implican. Bienvenidos a la cruda realidad del ser humano, una realidad incierta que lo subyuga y que a la vez lo hace grande.

Bienvenidos a la esclavitud constructiva.

en busca de mis valores , , , , , ,