Archivo

Archivo para febrero, 2011

Thank you

lunes, 21 de febrero de 2011

How bout getting off of these antibiotics
How bout stopping eating when I’m full up
How bout them transparent dangling carrots
How bout that ever elusive kudo

Thank you Kenya
Thank you terror
Thank you disillusionment
Thank you frailty
Thank you consequence
Thank you thank you silence

How bout me not blaming you for everything
How bout me enjoying the moment for once
How bout how good it feels to finally forgive me
How bout grieving it all one at a time

Thank you Kenya
Thank you terror
Thank you disillusionment
Thank you frailty
Thank you consequence
Thank you thank you silence

The moment I let go of it was
The moment I got more than I could handle
The moment I jumped off of it was
The moment I touched down

How bout no longer being masochistic
How bout remembering your divinity
How bout unabashedly bawling your eyes out
How bout not equating death with stopping

Thank you Kenya
Thank you providence
Thank you disillusionment
Thank you nothingness
Thank you clarity
Thank you thank you silence

Thank you,
Alanis Morissette

en busca de mis valores

Test de Ishihara

miércoles, 9 de febrero de 2011

Seguro que los has visto alguna vez. Los test de Ishihara fueron desarrollados por el profesor Shinobu Ishihara, de la Universidad de Tokio, y publicados por él en el año 1917, así que ya tienen unos añitos. Son unos patrones circulares formados a su vez por círculos más pequeños de distintos colores, utilizados para diagnosticar los distintos tipos de daltonismo. Tienen esta pinta:

ishihara

Todo esto viene a cuento de que he ido a cambiar el tamaño de la fuente que utilizo para escribir mis programas con Visual Studio, y me he dado cuenta de que ponen un texto de prueba para que puedas ver cómo va a quedar. Lejos de ser algo arbitrario, el texto tiene todo su sentido (además de ser una expresión gramaticalmente correcta desde el punto de vista del lenguaje). El texto es este:

ij = I::oO(0xB81l);

El motivo de haber escogido esos caracteres será más evidente si veis la siguiente imagen:

fuentes

Como podéis comprobar, si escribes con Century Gothic (la primera de la segunda fila), tendrás problemas para diferenciar la letra L minúscula de la letra I mayúscula, y lo que está detrás del ocho, ¿es un uno o la letra L minúscula?. Arial (la primera) tiene problemas similares. Si no tienes texto para comparar, o no se puede deducir del contexto, escribir con Times New Roman (la tercera de la primera fila) te haría preguntarte si detrás del ocho pone 11 o alguna otra cosa. Si vas leyendo rápido, en Verdana (segunda de la segunda fila) la letra O puede confundirse fácilmente con un cero, y en Courier New (tercera, segunda fila), ojo si confundes el número uno con la L minúscula. Escribir código con Lucida Handwriting puede ser divertido un rato, pero te aseguro que a la larga se te hará muuuuuy cansado 😉

En definitiva, que ese texto funciona como una especie de detector de “daltonismo programático” 🙂 . Salta a la vista (y nunca mejor dicho) que de los que os muestro, los mejores tipos para programar son Consolas (la que uso ahora mismo) y Monaco (que en tiempos era la que recomendaba Apple para desarrollar para sus máquinas, ahora ni idea).

Por cierto, como nota curiosa: si pedís la Wi-Fi en un Starbucks o un VIPS, veréis que han eliminado del usuario y la contraseña algunos de los caracteres que pueden dar problemas: por ejemplo, no hay ceros ni unos. Así evitan que los camareros estén resolviendo dudas en vez de servir café. Hay que ahorrar costes, que los tiempos están muy mal 🙂

profesión , , , ,