Archivo

Archivo para agosto, 2010

Sindicatos

martes, 31 de agosto de 2010

Las uniones sindicales tuvieron un importantísimo papel en el pasado para conseguir para los trabajadores mejores condiciones de trabajo. Por ello, debemos reconocer su papel en el pasado. Sin embargo, desde hace muchos años los sindicalistas se han convertido en organizaciones perezosas y paniaguadas que tienen como interés casi único defender sus propios intereses. Lejos de las dinámicas de la economía real, lejos de los intereses de los trabajadores (y desempleados), los sindicalistas han dejado de tener un valor para una sociedad que ha evolucionado mucho más y mucho más rápido que ellos.

Si los sindicatos tuvieran la responsabilidad de gobernar…
Cuentas y cuentos (blog)
Jesús Vega

¿Momento de reinventarse?

Zoon politikon ,

La libertad basada en el número de opciones

sábado, 21 de agosto de 2010

Llevo ya tiempo dándole vueltas al concepto de decisión, de responsabilidad, de consecuencia, de alternativa. Es increíble lo bien que funciona el enfocar el cerebro sobre aquello que queremos buscar. De repente, todo lo demás desaparece y lo buscado surge ante nosotros… Tal cosa ha ocurrido revisando videos en TED, donde encontré por casualidad este. Es una presentación del profesor Barry Schwartz, de unos veinte minutos, en los que reflexiona sobre el concepto de libertad y su relación con un alto número de alternativas. Mindshifter!

what is the matrix , , , , , ,

Contradicciones

viernes, 20 de agosto de 2010

Quizá la más rotunda confirmación de la libertad del hombre es la posibilidad de contradecirse, como la más visible demostración de la propiedad de una cosa es destruirla. Una mudanza de opinión por convencimiento, por acopio de nuevos datos, o por un cambio de actitud ante los hechos, la considero no sólo honrosa, sino elogiable. Lo contrario sería una traición a lo que de mejor tiene el hombre: su capacidad de curiosidad, de enriquecimiento, de evolución. Cuando alguien sincero expresa su opinión actual, y alguien memorioso le recuerda que hace unos años opinaba lo opuesto, debe encogerse de hombros y responder: «Bueno, ¿y qué?» Las ideas fijas las encuentro privativas de locos, y los imbéciles son los únicos que no se moverán jamás de sus razones, entre otras cosas porque no las tienen. Qué atractiva esa cualidad irisada y múltiple y enriquecedora de no atornillarse, ni empecinarse, ni «mantenella y no enmendalla». Las contradicciones de cada uno son tan definitivas de su personalidad como sus coherencias y sus continuidades. Yo de mí sé decir que a quien ayer amé hoy no lo amo; que a quien ayer respeté hoy lo pongo en cuarentena; que pienso que una de mis más queridas y fundamentales certezas: la esperanza en el hombre, nunca tendrá que verse —ni en mi entorno ni en mi interior— contradicha. Y lo pienso precisamente porque el hombre es un ser contradictorio: si no, no habría remedio.

Contradicciones.
En propia mano, Antonio Gala.

mens sana , , ,

Qué hacer en caso de rompimiento amoroso

jueves, 12 de agosto de 2010
Comentarios desactivados en Qué hacer en caso de rompimiento amoroso

Cuatro de ocho…

Secretos del corazón

Para pensarlo

domingo, 8 de agosto de 2010
Comentarios desactivados en Para pensarlo

La razón por la cual los ríos y los mares reciben el homenaje de cien torrentes de la montaña es que se mantienen por debajo de ellos. Así son capaces de reinar sobre todos los torrentes. De igual modo, el sabio que desea estar por encima de todos los hombres se coloca por debajo de ellos; el que quiere estar delante de ellos, se coloca detrás. De esa manera, aunque su lugar sea por encima de los hombres, éstos no sienten su peso; aunque su lugar sea delante de ellos, no lo toman como insulto.

Lao-Tsé

Via Yoriento.

filosofía

Alicia

viernes, 6 de agosto de 2010

Hay libros que tienen más de una lectura. ¡Qué digo! Todos los libros tienen más de una lectura, dado que cada vez que los lees, el lector es distinto, ha cambiado y no es el mismo. Frases, situaciones, diálogos que antes pasaron desapercibidos pasan al frente, como quien no quiere la cosa, destacando por encima de los demás. No es lo mismo leer “El Principito” siendo un niño que un adulto que antes fue niño (¿verdad, León?). Y la “Rebelión en la granja” toma una perspectiva distinta cuando, más allá de una fábula moderna, lo lees como un crítica política.

El gato de Cheshire, según TennielOtro libro de estos es “Alicia en el País de las Maravillas”. Es uno de mis libros favoritos, y desde la primera vez que lo leí, dos fragmentos se quedaron marcados. No son grandes descubrimientos (como casi nada), ni desvelan magnas verdades. Más bien al contrario, son verdades humildes, de andar por casa, de las que en la Biblioteca de Borges van encorvadas, en zapatillas de felpa, olvidadas de tantas veces que han sido vistas. Y esa es su riqueza y su condena: las tenemos delante de la nariz, y no las hacemos caso.

El primero de los fragmentos es un diálogo entre Alicia y el Gato de Cheshire:

—¿Podrías decirme, por favor, qué camino he de tomar para salir de aquí?
—Depende mucho del punto adonde quieras ir.
—Me da casi igual dónde.
—Entonces no importa qué camino sigas.
—… siempre que llegue a alguna parte.
—¡Ah!, seguro que lo consigues, si andas lo suficiente.

El segundo de ellos lo encontraréis en la escena del juicio por el robo de las tartas:

El Conejo Blanco se puso las gafas. —¿Por dónde debo empezar, con la venia de Su Majestad? —preguntó.
—Empieza por el principio —dijo el Rey con gravedad— y sigue hasta llegar al final; allí te paras.

Sencillo, ¿verdad?

filosofía , , , ,