Archivo

Archivo para Julio, 2010

Inside music

Lunes, 26 de Julio de 2010

Cuando Ernesto me dijo que se andaba preparando un photo walk, ahora que no tenía responsabilidades estudiantiles a excepción de las autoimpuestas, pedí al Gran Demiurgo que el sábado, 24 de julio, lo tuviera libre para poder quedar a las siete y media en la puerta de los cines Callao con él y con Diego.

Luego me enteré de que el photo walk no era sólo madrileño, sino nacional, y luego no sólo nacional sino mundial. Scott Kelby lleva ya tres años organizando el Worldwide Photo Walk, un evento social en el que el mismo día, fotógrafos de todo color y condición se reúnen para conocerse y disfrutar afotando su ciudad. Luego me enteré de que había un límite de 50 personas por photo walk, así que fui uno de los afortunados 🙂 ¿Quedaba algo por saber? Pues sí, que además cabía la posibilidad de presentar una foto a concurso… ¿Pero en qué cabeza humana cabe que uno pudiera presentar su humilde foto para competir contra miles de fotógrafos en todo el mundo? ¿Presentaba foto o no?

La respuesta vino de una amiga, que me recordó una pregunta cuyo valor compartimos. La pregunta se clavó como una flecha. “¿Qué es lo peor que puede pasar si te presentas…?”. me decidí. Lo peor que puede pasar es que no gane y me quede como estoy. Luego Ernesto, Alma, Koby…

Al final esta fue la seleccionada: “Inside music”.

inside_music

Las supervivientes de los otros 183 disparos que hice con la cámara podéis encontrarlos (y comentar si os place) aquí. Como veréis, en estas fotos he tirado más de Lightroom, algo que no suelo hacer. Sin embargo, con las fotos postprocesadas sentí que tenía que hacerlo. Alea jacta est.

Actualización (3 de agosto de 2010): ¡Siiií, la foto ha sido seleccionada! ¡Representará a Madrid en el concurso del Worldwide Photowalk de Scott Kelby! 😀

a la caza de la luz , , , , , ,

Time Ambassador Watch

Viernes, 23 de Julio de 2010
Comentarios desactivados en Time Ambassador Watch

time-person-of-the-year-2006 Hace poco, la revista Time me ofreció ser portada de su… Nah, es broma.

Hace poco, la revista Time me ofreció una suscripción por una cantidad que diría casi irrisoria. Por lo visto, por ser miembro de la IEEE, en vez de doscientos y pico euros, podía recibir en casa las cincuenta y dos ediciones al año, junto con el número especial de Person of the Year y otras, por solo treinta euros. ¡Y me regalaban un reloj Time Ambassador de la leche! 🙂

La verdad es que el reloj es lo de menos, ciertamente, pero me sorprendió no recibirlo con el primer número. Luego, dentro de ese primer envío, encontré un panfletillo ofertándolo de nuevo con la suscripción. Entendí que era una especie de segundo paso, pero no lo tuve en cuenta porque, la verdad, estoy muy contento con mi reloj.

El caso es que ayer recibí esto de Time, en el buzón de casa:

Dear Subscriber,

Thank you for responding to our recent subscription offer to TIME.

Due to the popularity of this offer, your free TIME Ambassador Watch is temporarily out of stock. We apologise for any disappointment caused, and are doing everything we can to deliver your gift as quickly as possible. Your TIME Ambassador Watch will be dispatched as soon as it becomes available.

Thank you for your understanding.

Your Sincerely,
TIME Customer Service

No se cuánto les habrá costado enviar esta disculpa. Podrían haberla enviado a mi correo electrónico (que lo tienen) y les habría costado apenas unos ciclos de procesador y unos céntimos de alquiler de línea de alta velocidad, más la parte de amortización de los equipos y todo eso, pero entiendo que todo eso junto tiene que venir a ser una centésima de céntimo de euro por disculpa. Sin embargo, una cosa es el coste de la acción y otra el valor que transmite. No ha sido un detalle espectacular, ha sido un detalle pequeño y cercano que los hace más, si me permitís, humanos.

comunicación

Mi equipo

Jueves, 22 de Julio de 2010
Comentarios desactivados en Mi equipo

the-a-team Y no porque sea mío, sino porque participo en él. La palabra no está escogida sin intención, más bien al contrario. Me gusta recrearme en la importantísima diferencia entre “equipo” y “grupo”, porque no es lo mismo. Por eso, todas las transparencias, todos los informes, todos los trabajos que presentamos en el máster, van firmados como “Equipo 2”. Pero vayamos a lo importante, sus componentes, mis compañeros:

Rubén es ingeniero agrónomo. Hasta hace muy poco estaba en paro, pero lleva poco más de un mes en su nuevo trabajo, contratado por una conocida empresa pública. Le encantan las motos y vive en Albacete, así que cada semana se hace unos viajecitos de vuelta e ida desde Madrid para poder ir a clase. Sabe resaltar algunos puntos que se nos quedan fuera cuando los demás estamos enzarzados en ciertas disquisiciones bizantinas 🙂

Jorge es ingeniero de telecomunicaciones, y uno de los mejores amigos de mi concuñado (y es que el mundo es muy pequeño). Es jefe de producto en una pequeña empresa de seguridad, y en estos días nos dará la sorpresa y nos llamará para decirnos que ya ha sido papi. Jorge tiene una espectacular capacidad de análisis y organización, y ayuda a conducir el trabajo de los demás por el buen camino.

Raquel es licenciada en administración y dirección de empresas, y hace falso eso que dicen algunos de que en Asturias no hay volcanes. Hace poco le pidieron la mano, y ha dicho que sí, así que se podría decir que Abde ya forma parte del equipo también. La capacidad creativa de la chica del equipo es increíble, y la complementa con una vertiginosa energía para el trabajo. Es sin duda la que mejores planes de marketing elabora.

Es este un pequeño homenaje a cada uno de ellos, sin los que hubiera sido imposible haber creado el plan para reflotar la Escuela de Vela, haber analizado la manera en la que objetivos y estrategias de recursos humanos estaban bien o mal alineadas en dos empresas, o la manera en la que presentar la implantación del teletrabajo en nuestra ficticia empresa. Estoy orgulloso de ellos y esto es lo mínimo que puedo hacer para demostrárselo.

Gracias.

mens sana , , , , ,

Momento para reflexionar

Miércoles, 21 de Julio de 2010
Comentarios desactivados en Momento para reflexionar

Lo que son las cosas. Parece que fue ayer cuando un 19 de febrero empezaba el MBA. Con todo ese tiempo, el saco donde llevaba las expectativas se ha ido vaciando de ellas, y se ha ido llenando con apuntes y nuevas experiencias. Este sábado pasado tuvimos la última clase antes del verano, la de Marketing Estratégico, en la que presentamos nuestra solución al caso de negocio que más nos ha enganchado de todas las asignaturas que llevamos, y del que me gustaría escribir aquí (y es que ¡estamos muy orgullosos del trabajo que realizamos!).

Los últimos días de algo siempre despiertan la necesidad de sopesar lo ocurrido, y reflexionar sobre ello con el nuevo elemento de la perspectiva adquirida. Volcaré aquí cuál ha sido la mía. No entraré en los detalles sobre las cosas buenas y malas que he encontrado, porque en cualquier experiencia, sea la que sea, nos encontraremos una cantidad variable de cada variante, aunque sí diré que el saldo es positivo.

reflexionandoY de ese primera expresión económica “saldo positivo” surge la primera de las reflexiones. Me está cambiando la manera de hablar, o al menos soy más consciente de todas esas expresiones que tienen que ver más con el tema empresarial. Aunque quizá lo más relevante sea que ese cambio tiene que ver con un cambio mental. Y ese sí que es un buen indicador. Empiezo a considerar mi situación laboral a la luz del análisis sectorial de Porter, soy capaz de analizar con más rigor mi situación económica y financiera, consigo razonar mejor sobre ciertas declaraciones políticas y económicas, y, por fin, consigo entender en condiciones el Expansión 🙂

La segunda reflexión tiene que ver con la gente que he conocido. Somos mezcla de distintas disciplinas profesionales, desde ingenieros agrónomos hasta licenciados en administración y dirección de empresas o enfermeros. Distintos perfiles laborales, desde jefes de productos a comerciales, desde directores generales hasta religiosos responsables de toda una red educativa. Todos aportamos nuestras experiencias, nuestra visión particular de las cosas, y de esos distintos modelos surgen nuevas ideas, nuevas perspectivas (Hegel tenía razón, amigos). Es ciertamente enriquecedor.

La tercera reflexión ha ido elaborándose desde aquel post en el que detallaba como quería que fuera mi semana, dado que el máster es un ávido consumidor de tiempo. Y es que he empezado a apreciar con más profundidad lo valioso que es el tiempo que vivimos. No descubro nada nuevo, lo sé, quien más quien menos conoce el tempus fugit, el carpe diem, el tratado sobre la brevedad de la vida de Séneca y tantas otras cosas. Pero como decían en aquel cuento, “una cosa es saber que vamos a morir y otra cosa es sentirlo”. Se puede calcular una segunda derivada. La del valor y generosidad de quien decide pasar una hora contigo, cuando podría estar haciendo un millón de otras cosas. Sabéis quiénes sois. Gracias.

mens sana, what is the matrix , , , , , , , , ,

Iain

Martes, 20 de Julio de 2010

Iain es un escocés en el proceloso mar de los españoles. Y tiene interés en aprender la lengua más allá de los giros típicos holacómoestás y muchasgracias. Pero empecemos por el principio.

Los que me seguís desde hace tiempo recordaréis que vine de Kenia con la sensación de que debía mejorar mi inglés. No es que no me enterara de nada, es sólo que no entendí todo lo que quise, sobre todo si la conversación era entre gente joven, más proclives a hablar rápido y con giros que desconocía. Nos pasa a todos: un inglés encontrará difícil traducir “loquepasque” y no tanto “lo que pasa es que”.

El caso es que una amiga me puso en contacto con Iain, un escocés que quería practicar nuestro idioma fuera del entorno laboral, un entorno en el que es más que normal hablar en el idioma de Shakespeare, con lo que las probabilidades de hablar el de Cervantes disminuyen. Aunque, por motivos distintos, los dos somos tipos muy ocupados y tal, hacemos por quedar algún domingo para hablar y darnos paliza de idioma. Hacemos por quedar porque entre unas cosas y otras, después de dos meses largos (si no más), hemos quedado dos veces y anteayer ha sido la segunda. En la primera compartimos dos cafés y cuatro horas de charleta alrededor de la política, geografía, historia o nuestra historia personal.

En esta segunda, por hacer algo distinto, hemos quedado en Sol y nos hemos dado una vuelta por la calle Arenal, el Teatro Real, el Palacio de Oriente, la Basílica de Nuestra Señora de la Almudena, los jardines de Sabatini, el Templo de Debod, la plaza de España, y Gran Vía para terminar en la plaza de Santo Domingo. Como os podéis imaginar, estábamos reventados, y pedíamos a gritos que por favor nos sirvieran cerveza y paella 🙂 Y he probado por primera vez el Paellador famoso. Mira, no está mal, pero desde luego no es la paella de verdad. He decidido que tengo que buscar en Madrid un sitio donde hagan buenas paellas e invitarle. Quizá en Los Arroces de Segis, pero se aceptan vuestras sugerencias…

¿El bonus? Que gracias a Iain he conocido una parte de Madrid que desconocía. Sí, tal cual, como os lo cuento. Desconocer las riquezas de Madrid es casi condición sine qua non para ser madrileño. Así que ha tenido que venir él para enseñarme los restos de la muralla árabe que podéis encontrar en la Cuesta de la Vega. Lo que son las cosas.

Muralla_árabe_de_Madrid_01

Os seré sincero. Los que me conocen saben que, con matizaciones, le tengo mucha fe a la ciencia. Pero todavía me parece milagroso el complejísimo proceso por el que una intuición, una idea o un recuerdo consiguen encontrar su camino desde lo más profundo de uno mismo hasta alcanzar en la superficie la forma de microvariaciones en la densidad del aire para luego volver a entrar por un oído, y convertirse entonces en microvariaciones del potencial eléctrico en la pared celular de las neuronas, para terminar en lo más profundo de otra persona. ¡Y que esa persona reaccione de la misma forma para empezar de nuevo el mismo proceso!

La comunicación es un hecho mágico en sí mismo, amigos, algo que nos hace trascender, que nos hace formar parte de otra persona y a la vez apropiarnos de los demás. Comunicar nos hace humanos, y más humanos cada vez. Así que, gracias Iain.

mens sana, what is the matrix , , , ,

Hace un año ya

Jueves, 15 de Julio de 2010

Tal día como hoy, de hace un año, trescientos sesenta y cinco días atrás, iniciaba una aventura de la que todavía no era muy consciente. En aquellos días, inmerso en el desconcierto que surge de ir conociendo poco a poco, pero rápidamente, lo que se ignora, el presente me parecía tan difuso como el futuro. Todo era nuevo y distinto. Inexplicablemente, mi aversión al riesgo había disminuido, pero mi instinto, ese gran olvidado durante mucho tiempo pero en esos días recuperado, me indicaba claramente hacia dónde debía dirigirme. Debía coger ese avión, y debía viajar a Kenia, y debía vivir la experiencia que allí se me ofrecía. Debía conocer a sus gentes, y su cultura, y su forma de vivir. Lamentablemente, también su forma de morir.

chico de massai masa Hoy, tras el fijo devenir del tiempo, que cumple a rajatabla su avance de un día cada día, miro atrás, y aquel pasado me envía el regalo de los recuerdos, envueltos en papel de nostalgia. Hoy, que puedo comparar aquello con esto, soy más consciente que nunca de la profunda a la vez que inesperada huella que aquella experiencia me dejó. No es esa la experiencia del iluminado que condena el consumismo de una sociedad que ignora a otras que apenas tienen que consumir, porque es un argumento que no es cierto, o al menos lleno de matices contradictorios. Ni es la satisfacción de haber ayudado a tus semejantes, una satisfacción que por otra parte podemos disfrutar en cualquier momento que queramos, siempre y cuando tengamos a un semejante cerca. No es ninguna de esas. Es una experiencia que se resume en un único calificativo: personal.

Personal porque me ayudaron a comprenderme, personal porque descubrí rincones de mí que desconocía, porque me ayudaron a dar algo más de luz y pluma al mapa del tipo que soy, y cuya extensión real aún desconozco. Personal porque me llevé de allí mucho más de lo que dejé. Personal porque tuve la extraña sensación de que aquella parte del mundo, en aquellas montañas, en aquellos valles, con aquellas personas, estaba paradójicamente más cerca de mi hogar.

No sé si existe esa famosa llamada de África, y si existe, no sé si resonará por igual en cada uno. Lo que sí sé es que en mi caso es un susurro amable, una voz que parece de ensoñación, un recordatorio subliminal de que si una vez salimos de allí, es lógico en cierta manera que debamos regresar más tarde o más temprano. Este año no ha podido ser. Pero hay algo cierto: volveré.

nyumbani , , , ,