Inicio > internet > La verdad sobre Google Wave

La verdad sobre Google Wave

jueves, 19 de noviembre de 2009

Algunos de mis contactos y yo andamos probando Google Wave, para ver qué posibilidades tiene de cara a mejorar la colaboración entre nosotros. En mi opinión es un sistema muy interesante y con muchas posibilidades, pero siempre que se tenga en mente algo muy importante…

Es una herramienta totalmente nueva, y que la gente de Google ha vendido como lo que sería el correo de haber sido inventado ahora, y no hace 40 años. Es un buen intento por presentar una herramienta muy novedosa por medio de analogías que tiendan un puente conceptual entre lo que ya conoces y lo que vas a conocer. La pena es que la gente se está quedando en uno de los extremos del puente, y no ven claro qué tiene de bueno que, por ejemplo, puedas ver en tiempo real cómo uno de tus contactos está escribiendo un mensaje.

— ¿Pero no era un correo electrónico? ¡Esto parece un chat! ¡Y si no estoy conectado, Wave no me avisa de que tengo nuevos mensajes! ¿Es un chatmail? ¿un mailchat?

Ergo, Google Wave es una m***da.

La idea no es esa, desde luego. En Wave, la colaboración entre dos o más personas se realiza por medio de “waves” u ondas, que van registrando todos los mensajes escritos por cada una de ellas, y que de alguna forma vendrían a ser salas para reunirse. Con una peculiaridad: si una nueva persona se une a la conversación, no hay que contarle todo desde el principio para que se ponga al día, Wave lo hace por ti gracias a la herramienta “Replay”, con la que puede ver cómo ha evolucionado la conversación paso a paso.

Yo no tengo invitaciones (aún), pero en cuanto las tenga las anunciaré por aquí, por si alguien quiere probarlo. Lo cuál me recuerda un chascarrillo internetero que encontré por ahí 🙂

Teoría y Práctica de Google Wave

wavewtf

En teoría
— ¡Hurra! ¡Colaboración!
— ¡Hey!

En la práctica
— ¿Hay alguien ahí?
— ¿Hola?
— [los demás] ¡Invitadnos, por favor!

Vía 9GAG.

internet , ,

  1. jueves, 19 de noviembre de 2009 a las 16:12 | #1

    No había visto el chiste gráfico. Mola! 🙂

  2. viernes, 20 de noviembre de 2009 a las 16:44 | #2

    La verdad es que tengo muchas ganas de probarlo, creo que va a favorecer muchísimo el teletrabajo, por ejemplo… veremos, a ver si alguien se deja caer con una invitación, jeje… Saludos Wilson!

  3. sábado, 21 de noviembre de 2009 a las 00:50 | #3

    @Mirichan No te ofendas por lo de “algunos de mis contactos” 🙂 es que es verdad que sois varios 😛

    @Gons A mí me parece que puede ser una herramienta muy útil, la verdad. Te tengo apuntado en mi lista de gente a la que repartir las invitaciones 🙂

  4. sábado, 21 de noviembre de 2009 a las 09:51 | #4

    @Introspectre
    Thx xD

  5. jueves, 26 de noviembre de 2009 a las 23:14 | #5

    Genial el chiste gráfico. No sé, yo aún sigo intentando encontrarle el sentido a Google Wave. Lo veo útil dentro de una organización, pero reconozco que echo en falta que te avise de cuando tienes un mensaje nuevo. Prometo seguir investigando sus posibilidades, aunque reconozco que no termina de convencerme. 🙁

  6. viernes, 27 de noviembre de 2009 a las 08:06 | #6

    @Sergio Esa es la clave, amigo Sergio: la idea es que es una herramienta de colaboración, y la necesidad surge de tener algo en lo que haya que colaborar (de ahí, imagino tu impresión del entorno organizacional). Tenemos un sandbox en el que “algunos de mis contactos” y yo estamos haciendo pruebas, ¿te apuntamos?

  7. antonio
    domingo, 29 de noviembre de 2009 a las 12:44 | #7

    Se agradece la didáctica. La idea y la utilidad me quedan claras. Lo que dudo es si es mas util que leer un libro, o escuchar la radio, o escuchar música. Cada día tenemos mas limitado el tiempo. Puede que que tenga que afinar la organización. 🙂 Esperaremos acontecimientos.

  8. martes, 1 de diciembre de 2009 a las 10:43 | #8

    @antonio creo que son herramientas para ámbitos distintos, las dos son útiles, aunque estoy de acuerdo en que tenemos el tiempo más limitado (o bueno, que es el mismo, pero lo llenamos con más cosas)

    Nota mental: releer el “Tratado sobre la brevedad de la vida”, de Seneca.

  1. Sin trackbacks aún.
Comentarios cerrados.