Inicio > nyumbani > Chicken Connection

Chicken Connection

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Todavía queda una experiencia gastronómica típicamente keniana, y de Nairobi para más señas. No es la típica del restaurante turístico, bien decorado y con una oferta amplia de platos de influencia subsahariana. Restaurantes como Carnivore, Tamarind o Rusty Nail puedes encontrarlos en cualquier lugar del mundo, salvando las distancias (y nunca mejor dicho). Pero al lugar al que fuimos hace unos días… Bien… Iba a llamarle restaurante, pero mejor lo dejo en “el sitio del pollo frito”.

El sitio queda cerca de la estación de autobuses de Kencom, bajando por la avenida Moi, pero puedes encontrar muchos como ese en todo el Central Business District (CBD), que es el lugar en el que nos encontrábamos. La apariencia es la de un Patatín Patatán, pero un poco más cutre. En la entrada, un tipo gobernaba sobre una freidora y mandaba sobre un regimiento de pollos. Podías pedirle un pollo, tres cuartos, medio o cuarto de pollo. El trozo seleccionado era condenado entonces a pagar sus crímenes en la freidora, y luego a ser troceado con unas tijeras de podar sobre un plástico y un papel de envolver. Una vez empaquetado, podías ir a la banqueta de tu elección. En otro sitio tenías que pedir y pagar las patatas y la soda (cocacola, fanta…). Medio pollo son 210 shillings, la fanta 35, las patatas 50 y el suplemento de kétchup, 5 shillings. Total, 300 shillings, unos 3 euros.

Comer en Nairobi por 3 euracos.

— ¿Dónde están las servilletas?
— No hay.
— ¿Y los cubiertos?
— Las pinzas que te regaló tu madre al nacer.
— ¿Cómo hago para lavarme?
— Usa el lavabo que hay al lado de la barra de las patatas.
— No funciona el grifo.
— Debajo hay un cubo con agua, y un cazo.
— ¿Cómo está el pollo?
Tre-men-doooo.

Los dominios de la República Independiente de Chickenland

Por cierto, el bote de kétchup no es de kétchup, es una especie de líquido rojo fluorescente a la vez que picante, que te dan sin rechistar cuando les preguntas “may I have the ketschup, please?”

nyumbani , , , ,

  1. miércoles, 2 de septiembre de 2009 a las 13:02 | #1

    Ahora por tu culpa, quiero muchísimamente pollo asado. Mecachislamar!

  2. miércoles, 2 de septiembre de 2009 a las 13:47 | #2

    A mí el pollo frito siempre me hace acordarme de Kramer contra Kramer

  3. miércoles, 2 de septiembre de 2009 a las 15:51 | #3

    Jummmm con lo que me gusta el pollo frito, qué pinta tiene… pero una cosa, yo creía que el ketchup te lo daban en esa bolsita que aparece en la primera foto ¿no?

  4. miércoles, 2 de septiembre de 2009 a las 16:00 | #4

    @Miriam Una vez al año… 😉

    @MadameTafetan La peli me suena de hace muchos años, pero no pillo la «conexión»

    @Nimbusaeta Así es, pero es ese el ketchup más parecido al de verdad. Al del bote lo llaman ketchup, pero es ese líquido radioactivo al que hago referencia 🙂

  5. jueves, 10 de septiembre de 2009 a las 13:22 | #5

    Bienvenidos sean todos los inconvenientes si el pollo estaba tan bueno, no? xD
    Besotes!!

  6. miércoles, 16 de septiembre de 2009 a las 11:46 | #6

    @iPodGirl Por supuesto 🙂 Ahora lo echo de menos 😉

  1. Sin trackbacks aún.
Comentarios cerrados.