Proyecto Kenia

jueves, 12 de marzo de 2009

El lunes o martes de la semana pasada, no recuerdo exactamente el día, me crucé con Juan Carlos (Juanqui para los amigos), un compañero de trabajo que me comentó que el Servicio de Compromiso Solidario andaba buscando gente para un proyecto. Ignoro que hizo clic en mi cerebro, pero le dije que hablaría con el responsable.

El jueves pasado hablé con Carlos Ballesteros, uno de los implicados, y me explicó las tres áreas de actuación del proyecto, y algunos otros detalles, sobre todo los aspectos básicos de manutención, seguridad, o higiene, por ejemplo. Cuando terminamos de hablar, me sugirió que hablara con Carlos Prieto, el director del Servicio. Lo que hice este lunes pasado. Le planteé las dudas y las dificultades que veía sobre el proyecto, y quedamos en que le daría una contestación definitiva en esta semana.

Hoy le he dicho que .

El proyecto Kenia es el nombre que le he dado a la colaboración que inicio con la ONG Amigos de Nyumbani. El objetivo es ayudar durante un periodo que espero sea de seis semanas en el orfanato que la organización gestiona en Nairobi (nyumbani en swahili significa hogar), y que fue fundado por el padre jesuita Angelo D’Agostino. En este momento, el orfanato acoge a 107 niños, desde 0 a 23 años (la más pequeña, Mary, no llega a los dos meses). Muchos de los pequeños han sido abandonados ante el temor de que desarrollen el VIH transmitido por sus madres. Esto sólo ocurre en el 25% de los casos, mientras que el 75% de los niños nunca llegará a desarrollar la enfermedad. y dan falsos positivos en las pruebas porque portan los anticuerpos de sus madres.

dagostino

El padre D'Agostino, con algunos de los niños más jóvenes

El Children’s Home cuida a estos niños hasta que pueden ofrecer un diagnóstico definitivo. Si el resultado es positivo en VIH, les proporcionan cuidados nutricionales, médicos (tratamientos anti-retrovirales, anti-retroviral treatment o ART), o académicos entre otros, hasta que son capaces de valerse por sí mismos. A los niños que finalmente no desarrollan la enfermedad les ayudan a encontrar un nuevo hogar de adopción.

Mi labor aún no está clara, pero se barajan varias alternativas. Una sería el apoyo, durante sus vacaciones escolares, de clases de refuerzo, sobre todo en matemáticas (por lo visto, los niños con la enfermedad tienen dificultades para aprender, y en particular, en esa asignatura). Otra sería el desarrollo de una base de datos que permita mantener información actualizada sobre el tratamiento seguido por los niños. En los barrios marginales de Nairobi (los slums, de los cuales el de Kibera es el más grande) es muy habitual que los niños y sus familias se desplacen de una chabola a otra o incluso entre distintos barrios, lo que dificulta conocer qué tratamiento han seguido en cada uno de ellos. Pero como os digo todavía no está claro, habrá que esperar un poco hasta que se concrete mi labor concreta.

Ahora dependo de que la organización en Kenia valide el perfil de la ayuda que puedo aportar, además de algunas entrevistas, cursos, charlas… En fin, que hay proyecto Kenia para rato. ¡Ya os contaré!

en busca de mis valores, nyumbani ,

  1. Ernesto Sierra
    viernes, 13 de marzo de 2009 a las 00:59 | #1

    Parece apasionante ;·) Sólo me queda desearte buena suerte 😀

  2. viernes, 13 de marzo de 2009 a las 09:05 | #2

    🙂 Increible. Siempre he tenido la intención de poder hacer algo así, pero a diferencia de ti, me ha faltado dar el salto. Te admiro. Ojalá pudiera yo escribir algún día en mi blog algo parecido a lo que has escrito 🙂
    Muchas suerte.

  3. viernes, 13 de marzo de 2009 a las 09:44 | #3

    Últimamente empiezo a sentirme como un presentador de folklóricas, porque no paro de decirles que qué grandes son, pero es que en este caso es así: ¡qué grande eres! Que es que ni siquiera te han preguntado y tú te has ofrecido. Seguro que vas a poder aportar un montón.

  4. viernes, 13 de marzo de 2009 a las 12:51 | #4

    Lo que vas a hacer es digno de admirar… ojalá todos pusieramos nuestro granito de arena para hacer que el mundo sea un poquito mejor.
    Yo llevo mucho tiempo pensando en ofrecer mi ayuda en alguna organización, pero no sé de qué forma podría ser útil…
    Besotes!!

  5. viernes, 13 de marzo de 2009 a las 16:02 | #5

    muy interesante, ¿tendrías que irte a Kenia?

  6. viernes, 13 de marzo de 2009 a las 21:16 | #6

    Ole, ole y ole…

    ¡¡Me alegro muchísimo que todo vaya saliendo hacia delante! ¡¡Felicidades!!

  7. sábado, 14 de marzo de 2009 a las 11:09 | #7

    Será duro. Verás cosas terribles. Pasarás calor. Tendrás miedo. Te sentirás solo.

    Pero merece la pena. Siempre merece la pena!

  8. sábado, 14 de marzo de 2009 a las 11:50 | #8

    @Ernesto Muchas gracias, amigo.

    @ivich No debo ser objeto de admiración, muchos más lo hacen, y no haré nada más que ellos. En todo caso, muchas gracias 🙂

    @MadameTafetan Eso espero 🙂 Por cierto, lo de grande lo dices por los kilos,¿no? 😉

    @iPodGirl «Just do it» 😉

    @Evemary Sí, la idea es desarrollar el proyecto allí, en Nairobi.

    @Lusika Muchas gracias, AB 🙂

    @Miri La verdad es que lo sé, como se saben las cosas leídas en un libro. Ahora me toca sentirlo y hacerlo mío… Si al final no merece la pena, como castigo me invitas a un café 😉

  9. sábado, 14 de marzo de 2009 a las 14:29 | #9

    Parece una iniciativa genial y seguro que dentro de nada te encuentran una función, la ayuda siempre es buena.

    Un besitooo y muchas gracias por pasar por mi blog. Nos leemos!!

  10. antonio
    domingo, 15 de marzo de 2009 a las 11:05 | #10

    Un proyecto solidario elegido voluntariamente. Eres una gran persona, Will. Todos mis respetos y mucho ánimo para seguir. Un abrazo.

  11. miércoles, 18 de marzo de 2009 a las 21:42 | #11

    @acoolgirl Eso espero… (¡Ofcors! 😉

    @antonio Me voy a arrepentir de haber posteado esto 🙂 :$ No haré más que lo que tantas otras personas hacen por ahí fuera…

    Si seguís diciendo esas cosas, cerraré los comentarios en el post ;P

  1. martes, 31 de marzo de 2009 a las 22:27 | #1
Comentarios cerrados.