Archivo

Archivo para Febrero, 2009

La campana de Gauss

Jueves, 26 de Febrero de 2009

No quiero dejar que termine el día sin decirlo.

Siempre me he quejado de según qué cosas. El comportamiento de la masa en el metro, por ejemplo, siempre me ha resultado incomprensible. Será que, como dicen, las normas de un  grupo de personas con un cierto número son totalmente distintas a las de un grupo menor o a las de una única persona. Seguro. Aunque lo que traigo a colación tampoco es un tema de masa, es más un tema de comportamiento individual hacia los demás…

Odio que ciertas personas se detengan nada más salir de unas escaleras mecánicas, que se hagan fuertes en mitad de un pasillo mientras interrumpen el paso de los demás y a la vez mantienen una animada conversación sobre cualquier tema irrelevante (vale, para nosotros). Odio que intenten entrar en el vagón a toda costa, antes de que hayamos podido salir de él, buscando con toda la razón del mundo un sitio en el que sentarse, sobre todo si son mayores y son conscientes de que nadie se levantará por ellos, pero a la vez luchando por quedarse con mi mochila y mi bolso mientras intento alcanzar el andén…

Carl_Friedrich_GaussSoy un quejica para según que cosas, lo asumo, lo acepto, lo admito.

Pero hoy he sido testigo de algo totalmente distinto. No es que sea algo con un tremendo valor intrínseco en sí mismo, que también, pero es más algo destacable, algo que sobresale sobre la norma, es el cinco por ciento a la derecha de la curva de Gauss. Es algo que desgraciadamente no se ve todos los días, y es algo que debería ser el noventa por cierto de la zona central de la famosa campana.

Hoy una persona le preguntó a otra, que trataba de no perder el equilibrio mientras arrastraba tras de sí y por las escaleras una inmensa maleta, una cuestión sencilla, cerrada a sólo dos posibles contestaciones, pero no por ello una cuestión baladí, y mucho menos una cuestión habitual.

— ¿Le ayudo?

momentos de furia , , ,

¿Quién es?

Lunes, 23 de Febrero de 2009

quien_soy_yo El amante llamó a la puerta de su amada.

—¿Quién es?— preguntó la amada desde dentro.

—Soy yo—, dijo el amante.

—Entonces márchate. En esta casa no cabemos tú y yo.

El rechazado amante se fue al desierto, donde estuvo meditando durante meses, considerando las palabras de la amada. Por fin regresó y volvió a llamar a la puerta.

—¿Quién es?

—Soy tú.

Y la puerta se abrió inmediatamente.

Altar de Neishapur

La puerta abierta es de tanakawho.

en busca de mis valores , , ,

El espíritu de las cosas

Domingo, 15 de Febrero de 2009

Mirar las cosas con otra perspectiva. Obligarse a cambiar la manera de ver lo que ha sido puesto ante nuestros ojos. Reconocer que lo que se dobla es tu mente, y no la cuchara (los más temerarios os dirán que la verdad es que no hay cuchara).

Fue eso precisamente lo que me gustó del post de Ivich en el que proponía que recogiéramos, durante un mes y medio, fotos de cosas que sugirieran caras, y si eran alegres, mucho mejor. La fecha límite para el post era precisamente hoy, 15 de febrero. Como estoy posteando tarde, puedo enlazar los trabajos de la propia Ivich y de Mirichán. ¿Alguien más por ahí se decidió a hacerlo? (Actualización 17/febrero/2009: Nimbusaeta también se animó 😉 )

Desde aquí os lo digo: ¡es más difícil de lo que parece! O al menos a mi me ha costado un potosí. No he llegado al objetivo de publicar entre 15 y 20, pero aun así, he aquí las mías:

DSC02082 Las señales de “Prohibido el paso de motocicletas” al revés, tienen esta curiosa pinta. La sonrisa no sale, porque tiene forma de casco de motorista.
DSC02083 A mi me parece una cara ¿qué pensáis vosotros? 😉
DSC02084 A esta hay que ponerle un poco de imaginación.
DSC02086 Esta cara es tirando a seria, casi diría que cabreada, pero es que, en este caso, debe ser así.
DSC02085 Ojos pequeños y bocaza, de los que miran poco y hablan mucho. Qué desgracia el pobre…
DSC02087 Los buzones de sugerencias no sonríen (los buzones de correos, tampoco).
DSC02178 Esta fue de casualidad, al dejar los cascos en la mesa del trabajo. Me encantó ver que es posible ponerle una sonrisa si uno se lo propone.

es bueno echarse unas risas, what is the matrix , ,

Vivir

Sábado, 14 de Febrero de 2009

2427923127_95ab47d2d5Y cuando terminó la Batalla, miró triste y abatido, extenuado, hacia atrás. Vio cómo se extendía ante sí el campo donde había combatido, rebosante de los espectros de presentes que dejaron de serlo. Trajo a su memoria a todos los hermanos que había perdido en la dura Lid, que lucharon con valor hasta que el gélido filo de la espada enemiga cercenó su futuro.

Recordó también a todas aquellas caras, desconocidas en su momento, que la Ventura tuvo a bien presentarle, y entre las que brotó una hermandad templada en la forja de la Contienda, merced a toda vez que habían salvado sus vidas mutuamente.

2715013788_8b7f46694dY luego, recordó a los hermanos que acudieron con él a este último enfrentamiento y que habían compartido ya otras Batallas, otros esfuerzos, todos aquellos que vertieron su sangre con la suya, sus hermanos de siempre.

Entonces, el Guerrero clavó su espada en el suelo y apoyándose en ella hincó la rodilla en Tierra. A sus ojos acudieron, serenas, mil lágrimas amargas.

Los vio a su alrededor, a todos ellos: los que fueron, los que nacieron, los que son y están, los que han de venir. Por todos ellos, rezó. Después, ayudándose igualmente de su espada, se irguió, dejó el campo tras de sí, y empezó a andar lentamente, de nuevo en el camino, esperando el siguiente embite del destino, fuera bueno o malo.

Crónicas del Caballero Oscuro

La imagen en blanco y negro se llama Across the Wilson’s Creek Battlefield, y es de Rob Shenk. La fotografía de la espada se llama Love is a battlefield y es de Midnight-digital.

familia, momentos de furia, paleohistoria, Secretos del corazón, un amigo es un tesoro, what is the matrix

Stop motion en la cama

Jueves, 5 de Febrero de 2009

Hace unos días vi en Versión Subtitulada (un blog escrito por Nesta Vázquez, y que os recomiendo vehementemente) un vídeo (3:36) realizado con la técnica del stop motion, la misma técnica que utilizaron, por ejemplo, los expertos en efectos especiales de Star Wars para que los AT-AT cobraran vida. Me ha gustado la idea de contar una historia en el diminuto marco de una cama… Me encanta escuchar historias, y me encanta verlas.

No os entretengo más:

ocio, videoclips ,

El pequeño Kyō

Lunes, 2 de Febrero de 2009

En ocasiones me ha resultado útil, y por eso quiero compartirlo con vosotros.

Luego oyó la voz de Hahao como un susurro.

—¿Queréis que os explique cómo logré yo superar esa sensación de desamparo?

Kyō volvió a asentir.

dream_of_samurai—Se trata —empezó a explicar Hahao— de una especie de ejercicio que descubrí un buen día poco después de tener mi propio hijo. Consisten en lo siguiente. Permaneced con los ojos cerrados y recordad por un momento al pequeño Kyō de ocho años en la época en que sucedió aquel trágico episodio. Es un niño lleno de vida, pero está triste, muy triste. Y solo. Se ha quedado sin aquello que más amaba y necesitaba: el amor primordial de sus padres, especialmente de su madre. ¿Lo tenéis?

Un río de lágrimas resbalaron entonces por las mejillas de Kyō, que no dejaba de asentir.

—Ahora, sin dejar de imaginar al pequeño Kyō, pensad en el Kyō adulto, en vos, un joven fuerte y valeroso, capaz de derrotar a cualquier enemigo con vuestra inteligencia y con la fuerza de vuestra inagotable voluntad. Y también capaz, como habéis descubierto hace poco, de abrazar a un bebé y darle el calor que necesita para sentirse seguro. Dibujad en vuestra mente la imagen de este Kyō que sois hoy, un adulto responsable, compasivo y generoso. ¿Ya está?

Más lágrimas y más asentimientos, y un fuerte estremecimiento y un calor indescriptible en la palma de la mano en contacto con la de Hahao.

—Ya estamos llegando, aguantad. Y preparaos para un momento muy emocionante, para una sensación de paz infinita. Imaginad ahora que el Kyō adulto que sois hoy abraza fuerte y consuela al Kyō pequeño que seguís siendo. Y que le susurra palabras suaves al oído y le acaricia el pelo y le dice que ya nunca, jamás de los jamases, estará solo en el mundo.

Entonces, como si soñara con la idea misma del consuelo, Kyō sonrió confiado y noto una confortable sensación de seguridad.

Y acudió a su mente la idea de que nada ni nadie podría romper en el futuro aquel lazo de confianza que acababa de establecer con su niño interior.

Y pensó también que protegería la vida del pequeño Kyō con todas sus fuerzas y con todo el arrojo que, en el pasado, había empleado para evitar su recuerdo.

El valor del samurai
Josep López Romero

en busca de mis valores, filosofía, mens sana , , ,