Archivo

Archivo para octubre, 2008

No hacer nada

martes, 21 de octubre de 2008

428283108_5b05dd6b11 Estamos con las orejas rojas de oír que hay que ser proactivo, y adelantarse a los acontecimientos, y que hay que actuar y actuar y actuar y actuar.

Y pensamos que trabajar es hacer cosas. Y en ocasiones, trabajar bien es NO hacer ciertas cosas. Esto es especialmente cierto en temas de creatividad. Me ha venido por correo el boletín de la Fundación Neuronilla y saltando de link en link en la selva de links he caído en un artículo llamado "40 frases mortales para la creatividad". Estas son algunas de las más divertidas (y que he oído con mis propias orejas que se comerá la tierra):

  • Es demasiado pronto/Es demasiado tarde.
  • Hasta ahora nunca lo habíamos hecho.
  • Esto implica mucho trabajo [¡Anda, claro!]
  • ¡Demasiado teórico! [No habré oído veces ésta…]
  • No es asunto nuestro.
  • ¡Ya se intentó antes!
  • Sí, pero… [Ay, ese pero eterno…]
  • ¡Es una tontería! [Mi favorita… ¿Quiénes hacen tonteríaaaas???]

La lista completa podéis consultarla aquí.

Bonus: Cien formas de volver loco a un colaborador, via Vida de un consultor.

La oreja roja es de Glamhag.

comunicación, profesión

Sacudidas neuronales

martes, 21 de octubre de 2008

Esta semana pasada ha sido una semana especialmente intensa. Ha sido intensa sobre todo en temas "sociales". Ya empezó el tema con un post pidiendo por favor que tuviera a bien el adoptar una de esas criaturitas que duermen sabiendo mucho y nunca se cansan de contártelo. Basta con abrir sus páginas, con paciencia. El elegido fue "Lo peor de cada casa", de…

— Tenía yo ganas de leer a Wolfe, que me han dicho que La Hoguera de las Vanidades es muy bueno.

— Es que…  no es Wolfe, es Sharpe.

…de Tom Sharpe. El lunes fue el día de la entrega. Aquí la prueba gráfica, junto con el título de propiedad:

loPeorDeCadaCasa tituloDePropiedad

El martes pasó sin pena ni gloria, aunque sí fue un día un tanto duro en términos laborales. Nada del otro mundo, sólo el trabajo acumulado de la semana anterior (que fue la Semana Internacional de las Demos) y que salió de forma rutinaria. Lo único a destacar es que buscando unos zapatos acabé (cómo no) en la Casa del Libro de la calle Fuencarral y saliera de ella con otros dos miembros de la familia Estantería: una antología poética de Ángel González y "Entre limones", de Chris Stewart (ex-Genesis). Y si ya no había suficientes animales en casa, llegó Kenny. Kenny es un gato de ocho años que estará en casa dos semanas (sin pagar alquiler, que tampoco es plan). Le gusta ser protagonista, así que es el de primer plano, León el que lo mira envidioso desde abajo:

DSC01633

El miércoles sí que fue un día complicado en el trabajo. Pero complicado de verdad. Porque la verdad, hablarle a las máquinas es sencillo. No se cruzan emociones, son fríamente objetivas, saben mantener la distancia con mensajes claros y definidos: "El valor que intentas guardar en la base de datos ya existe.", y no lo adornan con un "como ya deberías saber, ¡canelo!". Y son deterministas. Todas, en la misma situación, ante la misma entrada, dan exactamente la misma salida.

Pero las personas… Ay, las personas… Las personas son todas distintas. Una palabra no significa lo mismo para ti que para mí. Una de esas palabras sembrada en aquél hace crecer un olivo, y en éste una vid. Y en este otro, una vid también, pero torcida de otra forma. No sé si escogí las palabras exactas, pero sí sé que puse toda mi voluntad y todo mi interés y toda mi alma, por qué no decirlo, en mediar en un conflicto entre dos compañeros. Buscando la palabra que hiciera germinar en uno la comprensión hacia el otro, la persuasión que puesta ante los ojos del otro le hiciera ver en la persona de enfrente justo eso, la persona que era, con sus problemas y sus movidas, que son en definitiva las de todos. Nada de lo humano nos debería ser ajeno. Fue un día duro para muchos otros en el trabajo, y animado por cierta confianza obtenida en el conflicto anterior, me puse el disfraz de Don Quijote y me puse ahí a desfacer entuertos. Si a todo ello le mezclamos que justo ese día tuvimos el segundo sprint planning meeting (¡todavía no he posteado sobre ello! :-S) que es también una reunión técnica y psicológicamente exigente, el final del día vino como agua en un desierto, con una extraña mezcolanza de duda y plenitud, con la sensación de haberme enfrentado a uno de mis obstáculos y no haber salido demasiado mal parado.

DSC01621 El jueves empezó como siempre, pero terminó en el CaixaForum, buscando unas entradas para unas jornadas sobre psicología a las que me han invitado (invitado porque todavía le debo las entradas 😉 No conocía el edificio ni sus actividades, que empezaré a seguir, y aluflipé pepinillos de colores con el jardín vertical que podéis encontrar en la entrada y ver en la foto (más grande aquí). La charla con mi guía, que empezó entonces, se extendió densa y profunda unas veces, ligera y divertida en otras, y agradable en todas ellas, por las líneas de los temas más peregrinos. Cada vez me confirmo más en ello: el nosce te ipsum pasa necesariamente por conocer también a los demás, en su humanidad, y leer en ellos tus propias páginas.

DSC01605 El viernes, que en lo laboral siguió la rutina impuesta por la nueva metodología que estamos siguiendo (y que ha generado una inesperada dinámica de mentes, de emociones, de interacción, de sinergia de equipo que me ha dejado anodadado y/o estupefacto), el viernes, digo, cogí los bártulos y me fui a Salamanca a despedir la soltería del que ya es mi cuñado porque, como le dije: "como se te ocurra ahora echarte pa’trás…" 😉

Resumiré el fin de semana, que el post empieza a ser largo.

Leí muchas páginas de mucha gente que hice mías porque también hablaban de mí a su manera. Aprendí muchas cosas, vi muchas cosas, y sentí muchas cosas. Que dos besos dados en una determinada ocasión dicen mucho más de lo que pueda parecer a primeras. DSC01656Que la resistencia es una opción que ocupó un lugar, para luego dar paso al dejarse llevar, y que me permitió concentrarme en el camino. Descubrí que no soy tan viejo como creía, porque aguanté dos sesiones intensivas de casi nueve horas cada una de risas, de conversaciones filosóficas con el cerebro ofuscado e inmerso en alguna que otra copa de ron, de repetir hasta la saciedad "contigo no… bicho", de reconocer "cuánto daño que ha hecho la ESO", de hacer "retratauras", de preguntar sin ton ni son a la gente si sabían quién era Schrödinger y porque tenía un gato que no estaba ni vivo ni muerto, sino todo lo contrario.

DSC01637

Descubrí que por la noche, al contrario de lo que pensaba, también sé cantar ópera, pero de una muy particular. Que la morucha es una carne. Qué no sé tanto de cuántica como pensaba. Me confirmé en la idea de que en cada persona hay mucho más de lo que parece en una primera impresión (y por eso no creo en las primeras impresiones), que conocí mejor a personas estupendas y que por empezar a andar por uno de mis caminos, acabé recorriendo sin esperarlo el de otra persona, a la que quiero mucho: mi hermana.

Todos y cada uno de estos días tuvieron algo en común. Todos significaron una sacudida mental, un despertar, un mirar más allá. Todos me han transformado de una forma u otra. Todos me han cambiado y todos me han hecho crecer.

Y me está enganchando…

ágil, ciencia, comunicación, de la pitanza, en busca de mis valores, es bueno echarse unas risas, familia, filosofía, mens sana, un amigo es un tesoro

I saved the world today

viernes, 17 de octubre de 2008

Uno de mis favoritos de todos los tiempos, y miembro de pleno derecho del Catálogo Especial de Escalofríos por la Espalda.

113582_cda_fMonday finds you like a bomb that’s been left ticking there too long. You’re bleeding. Some days there’s nothing left to learn from the point of no return you’re leaving.

Hey hey I saved the world today, everybody’s happy now, the bad things gone away and everybody’s happy now, the good things here to stay, please let it stay.

There’s a million mouths to feed and I’ve got everything I need. I’m breathing. And there’s a hurting thing inside but I’ve got everything to hide. I’m grieving.

Hey hey I saved the world today, everybody’s happy now, the bad things gone away and everybody’s happy now, the good things here to stay, please let it stay, let it stay.

Doo doo doo doo doo the good thing.

Hey hey I saved the world today, everybody’s happy now, the bad things gone away and everybodys happy now, the good things here to stay, please let it stay.

Everybody’s happy now.

I saved the world today,
Peace (1999), Eurythmics

Y vaya letra…

Inserción del vídeo desactivada por solicitud…

Catálogo de Escalofríos por la Espalda, internet, mens sana, videoclips

Originalidad

jueves, 16 de octubre de 2008

Siempre me he sentido orgulloso de una definición que se me ocurrió a mi solito. En su momento me dije que Filosofía era esa rama del conocimiento en la que las preguntas eran más importantes que las respuestas. Ahí queda.

La definición tuvo su génesis en un juego mental con un antiguo compañero de facultad, con el que intentábamos averiguar la respuesta a una pregunta de hondo calado filosófico.

¿Somos libres? Es decir, ¿podemos decidir sobre nuestras acciones inmediatas, o nuestras decisiones ya están "escritas" en algún sitio? ¿Existe el Destino, la parada de tren a la que inevitablemente converge nuestro viaje vital, o en vez de eso construimos nuestro destino en cada momento, como si en cada instante llegáramos a esa estación terminal para llegar de nuevo en el siguiente instante?

2442045767_8600f8abfc ¡Ay! Seguro que la idea ha sido discutida, razonada, invertida, modificada, subida a los altares, destronada en los infiernos, debatida, cerrada y vuelta a abrir desde hace siglos. Pero ahí estábamos los dos, temerarios y envalentonados, intentando encontrar la respuesta. Si no somos libres —decíamos uno u otro—, si algo o alguien ya decidió por nosotros, esas decisiones deben encontrarse fuera de nuestra realidad, igual que los cables con los que funciona una radio quedan fuera de nuestra vista, en su interior. Si las decisiones formaran parte de nuestra realidad, también se verían afectadas por otras decisiones mismas que deberían quedar fuera, así que… Y por otro lado, si somos libres, entonces no hay nada escrito y…

Y todos los desvaríos que, con mayor o menor peso, o con mayor o menor carga de racionalidad, borboteaban en nuestra cabeza (pido un tanto de clemencia ante el ejemplo de "línea argumental" que manejábamos; ahora en perspectiva yo mismo los veo frágiles, casi infantiles, mal sustentados en todo caso :-).

— Vale Wil, ¿y dónde quieres llegar?

Pues que en mi caso acabé con una conclusión: que no había forma de demostrar "desde dentro de nuestra realidad" si realmente éramos libres o no. Que deberíamos salir de nuestra realidad para poder contestarla. Y tengo malas noticias: la realidad es una cárcel, y no podemos escapar de ella. Somos la cárcel. Lo siento.

Ergo…

No puedes saber si eres libre o no, pero sí puedes pasar al siguiente nivel epistemológico: puedes creer en una de las opciones. Yo decidí creer que somos libres, con todas las dramáticas (y liberadoras) consecuencias que ello implica. Lo importante no es tanto la respuesta a la pregunta planteada, sino la actitud que tomas ante esta última.

Ergo…

En Filosofía, las preguntas son más importantes que las respuestas, porque te obligan a tomar una posición, sea la que sea, y vivir y actuar en consecuencia.

Y ahora llego, y ojeando un libro que me han prestado hoy mismo una persona por la que cada vez tengo más estima, leo:

Pues [en Filosofía] algunos consideran la pregunta más importante que la respuesta…

Michel Onfray
Antimanual de filosofía

¡Oops! Vaya… Ni dos frases… Anda que… O sea, que la definición no es mía original. Hmmm… ¿Será verdad que ya está todo pensado, todo inventado?

¡Ea! Me queda el consuelo de que, hasta enterarme, fue mía. De que se me ocurrió a mi sólo, aunque no fuera original.

Faltaría más 😉

 

Imagen: Philosophy & Poetry, por Lawrence OP
Vidriera en la Iglesia de Santa María, en Buckland, cerca de Oxford.
Se da la peculiaridad de que la Filosofía está representada por un varón, y no por una mujer, que es su representación habitual. Este fotógrafo tiene una espectacular colección de fotos de vidrieras.

filosofía, mens sana

Día de Acción Blog 2008 > Pobreza

miércoles, 15 de octubre de 2008
Comentarios desactivados en Día de Acción Blog 2008 > Pobreza

Como en realidad llevo escribiendo seriamente este blog desde hace un año, no sabía que existía el Día de Acción Blog.

Por medio de esta acción se pretende que bloggers, podcasters y videocasters del mundo publiquen sobre un mismo tema, el mismo día, acerca de un asunto de especial interés. Este año el tema es la pobreza.

Sé que llego tarde, pero aun así os animo a que, si tenéis un blog, un podcast o un videocast os unáis a esta iniciativa.

Ya, pero no será más que un pequeño grano de arena.

Sí, como el de una playa. Igual.

Es en estos momentos cuando me gustaría saber qué decir y cómo decirlo, encontrar las palabras exactas. No lo he conseguido porque he leído dos posts en particular que me han impresionado muchísimo. Me han dejado sin palabras, porque en mi opinión, han sabido dar con las adecuadas. No es excusa, es reconocimiento.

Porque cuando lo dicho está bien dicho, no es necesario decir más, ni inventar nada.

Gracias a Banyú, y gracias a Mirichán. Habéis sacudido la neurona.

comunicación, don dinero, Zoon politikon

EmoWil

martes, 14 de octubre de 2008

2942845914_3947b79dd1Este de aquí al lado es Wilsoke, pero en versión emo. Lo siento pero no me parezco en nada. Bueno, casi en nada. No soy barbilampiño sino que gasto bigote y perilla. Como dice mi GeekCode "I’m rounder than most". Los cascos sí, pero son de los pequeños. El bolso negro sí que lo llevo. No soy muy amigo de vaqueros, pero alguno llevo, eso sí. No llevo americana, pero quiero comprarme una (o dos). La camiseta me mola (tengo una casi igual). Zapatillas sí, pero me gustan más de un sólo color, sin punta blanca ni nada. Llevo chapas, y un par de pins. Ay, no, las chapas no, esas las tengo en el otro bolso. También soy mayor de lo que aparento en este EmoWil. La mirada aviesa y la boca de canadiense (¿habéis visto South Park?) es la que llevo cuando voy solo por la calle. Y ya. Por lo demás, igualito.

Vía Ex-expatriada en Rumanía, que descubrió que los peluqueros modennos no son ni zombies, ni infectados, ni nada, sino emos.

corpore sano, es bueno echarse unas risas, internet, ocio

Cazadores de mitos

martes, 14 de octubre de 2008
Comentarios desactivados en Cazadores de mitos

mythbusters-adam-jamie_1196814129 Dan Pritchett (de Adding simplicity) escucha la televisión mientras hace otras cosas. Y escuchando la televisión se ha dado cuenta de que muchos programas tienen graves lecciones que los ingenieros del software podemos aplicarnos. Esta es la lección que podemos obtener de Cazadores de mitos.

I enjoy Mythbusters immensely. Yes, it is truly geeky fun. And they get to blow real things up, not just simulated explosions in mathematical models and 3D renderings. But what is a true joy to watch is how thoroughly methodical they are in solving problems. They research, design, and prototype. They fanatically analyze their results and make adjustments based on the data. Few programs have been bold enough to expose the analytical and development process so transparently. In fact, the boldest thing Adam and Jamie do is solve a problem in front of millions of people, knowing that they will receive hundreds of comments on the work they do. Think about it. Would you work on a problem in front of millions?

Mi "traducción libre":

Disfruto un montón con Cazadores de mitos. Sí, es realmente diversión geeky. Se las apañan para hacer saltar las cosas por los aires, no con explosiones simuladas en modelos matemáticos ni renderings en 3D. Pero lo que de verdad es alucinante es ver lo minuciosamente metódicos que son al solucionar problemas. Investigan, diseñan, y construyen prototipos. Analizan hasta el fanatismo sus resultados y hacen ajustes basados en esos datos. Pocos programas han sido tan audaces como para exponer de una forma tan transparente el proceso de análisis y desarrollo. De hecho, lo más audaz que [los presentadores/cazadores] Adam y Jamie hacen es solucionar el problema frente a millones de personas, sabiendo que recibirán cientos de comentarios sobre el trabajo que realizan. Piensa sobre ello. ¿Trabajarías en un problema frente a millones de personas?

Más sobre la influencia de Colombo, Monk y Maravillas modernas (Modern mavels) en Television for software engineers.

 

PS: Ya, ya… Es verdad, no traduje geeky, ni rendering. ¿Sugerencias?

diseño, profesión

Fallar

martes, 14 de octubre de 2008

Todos conocemos Amazon. Todos sabemos de dónde salió y dónde ha llegado. Me pregunto a dónde porras llegará… ¿Cómo lo hacen?

He encontrado esta cita de Jeff Bezos, el CEO de Amazon (o sea, el capo di capi) en un post de Enrique Dans:

Our willingness to be misunderstood, our long-term orientation and our willingness to repeatedly fail are the three parts of our culture that make doing this kind of thing possible.

Que traduce libremente como:

Nuestra disposición a ser incomprendidos, nuestra orientación al largo plazo y nuestra tolerancia a fallar de manera reiterada son las tres partes de nuestra cultura que hacen posible que hagamos las cosas que hacemos.

Creo firmemente en una orientación a largo plazo, para mí una señal de madurez, de ceder al beneficio inmediato por uno mayor en el futuro. Con el tiempo, aprendí (sigo aprendiendo) que ser incomprendidos no está tan mal, sobre todo si lo ves desde el punto de vista de pertenencia a una élite esotérica que liderará el mundo cuando se acabe el petróleo 😉

Pero, ¿y la tolerancia a fallar de manera reiterada?

De manera reiterada, ¿sí?

Fallar, ¿vale? Equivocarte.

Tolerancia; tolerancia a fallar; de manera reiterada… Lo leo y lo releo…

96798574_09d0d2e898 

Y sobre todo si así, sin anestesia ni nada, te preguntan: ¿y qué pasa si fallas? ¿qué pasa si te equivocas?

Eso… ¿qué pasa?

Reflexionando…

 

Aviso de higiene mental: Si no has leído "Fallar" y has leído otra cosa, o has pensado en otra cosa distinta, en fin… bueno, no pasa nada 🙂

La foto del Café "No puedes fallar" (que tiene página web y está en Emeryville, justo al norte de Oakland, en California) es de pbo31.

mens sana, profesión

You and your friend

lunes, 13 de octubre de 2008
Comentarios desactivados en You and your friend

Creo que nunca he posteado un vídeo del que es una de mis bandas de rock favoritas. Otro día será Pink Floyd, pero hoy…

Hoy el honor se lo merecen ellos.

Este tema no es el más conocido, pero me crucé con él hoy en el Windows Media Player y he decidido compartirlo. Disfrutad.

Will you and your friend come around
Are you and your friend gonna get on down
Will you and your friend come around
Or are you and your friend gonna let me down

If you talk to one another
I’m a hungry man
Let me know one way or the other
So I can make my plans

Will you and your friend come around
Or are you and your friend gonna get on down
Will you and your friend come around
Or are you and your friend gonna get on down

I relive the situation
Still see it in my mind
You got my imagination
Working overtime

You and your friend
On every street, Dire Straits (1991)

ocio, videoclips

Por qué blogueo

domingo, 12 de octubre de 2008

Hace poco que escribo este blog. Aunque la primera entrada la escribí el 25 de noviembre del 2005, no llevo ni un año en serio con él. Ahora que leo de nuevo esa entrada, siento un poco de vergüenza, qué le voy a hacer. Quizá tenga que ver con que nunca estoy satisfecho del todo con las cosas que hago (ser perfeccionista es lo que tiene), o con que es a la vez una presentación y una reflexión casi superficial, forzada, sin intención clara, sin mensaje, sin forma y sin enjundia (es mi post y lo critico como quiero, ¡estaría bueno! :-), o que a pesar de todo, no me reconozco en lo que digo. Que he cambiado. Sí, es eso seguro. Tiene que ver con que he cambiado.

En todo caso, la entrada forma parte de mi pasado, de ése que era yo en aquel invierno de hace tres años, y ahora no voy a cometer el error de renegar de él, que sería lo mismo que renegar de mí, de extirparme una parte de mi vida. ¿Errores? Todos, así es el camino. Sea.

Pero me estoy desviando.

Digo todo esto porque llevo unos días dándole vueltas a una pregunta, aparentemente sencilla y casi fútil. Imagino que antes o después todo el mundo se ha hecho la misma pregunta. Por qué blogueo.

2316338825_d1fbe70046 Por qué. Por qué casi un año escribiendo con cierta frecuencia (que no constancia). Por qué no escribirlo en un cuaderno, por qué no en la moleskine que me acompaña casi constantemente, como una segunda memoria, mucho más fiable que la mía, no cabe la menor duda. Por qué compartirlo. Por qué no dejarlo. Por qué continuar.

Creo que la primera respuesta, aún siendo la más directa, es también la menos procedente: porque quiero, porque decido hacerlo. Pero es una respuesta que sólo desplaza el interrogante de una pregunta a otra, esto es, de "por qué lo hago" a "por qué quiero hacerlo".

Una pista me la dio Banyú.

Vives como piensas, piensas como escribes, escribes como lees.

(por cierto, no os perdáis su blog).

Para pensar, primero debe uno articular el pensamiento. Los que decidimos en su momento dedicar nuestra vida a ser y ejercer de ingenieros informáticos, sabemos por experiencia que hay problemas que son en apariencia tremendamente complicados de resolver. Mentalmente los "giras", los "descompones" en sus partes, analizas las relaciones entre ellas o buscas patrones en sus propiedades, siguiendo una línea de pensamiento guiada más por intuiciones e imágenes difusas que por palabras o conceptos claros.

Igualmente, sabemos que una manera estupenda de resolver un problema que se resiste pasa por contárselo a alguien. Es posible que no llegues a contárselo del todo: la solución aparecerá probablemente antes de que llegues a preguntarle cómo lo resolvería. El método funciona porque te obligas a transformar esa secuencia de intuiciones en una secuencia de palabras: ordenas tus ideas, las estructuras, les das forma para que otro pueda entenderlo. Y en ese proceso, el que acaba entendiendo el problema eres tú mismo.

Así que primera tentativa: blogueo porque comunicar mis pensamientos me ayuda a entenderlos, y en última instancia, a entenderme a mí. Y vivir en consecuencia.

2154649613_7160dcc723

También blogueo porque tiene un aspecto práctico interesante: es una forma muy cómoda de consolidar mucha información encontrada por ahí, algunos pensamientos propios y quizá alguna idea, nunca original sino copia y combinación de otras. No hay que olvidar que caminamos sobre hombros de gigantes. El caso es que es una forma grata de registrar todos esos enlaces, videoclips, imágenes, citas, y textos varios en un sitio. Miento. Vilmente. No es el único sitio, pero es el único sitio en el que existe audiencia a la que todo eso puede resultarle (espero) útil.

Blogueo porque es una forma de salir de mí, de dejar de ser yo, de abandonarme, y de ser mis palabras. Porque las emociones hay que transformarlas en acción, sobre todo las dañinas, las tóxicas. Los hay que lloran, que gritan, que sacuden un saco colgado del techo, o que hablan sin parar. Otros corren sin saber muy bien a dónde, o ríen compulsivamente, o gesticulan, o la toman con alguien que no tiene la culpa de nada sólo porque es más débil. Otros, los de la familia, la toman con un cojín…

— You know, you know what I do when I’m mad, Paul? I hit a pillow. Just hit the pillow. See how you feel.
— There’s you fuckin’ pillow.
— Feel better?
— Yeah, I do
— Good

Una terapia peligrosa (Analyze this)
Lo siento, no lo encontré en español 🙁

Y blogueo porque alguien me escucha, claro está. Clamar en el desierto está bien, pero está mejor si alguien te escucha —una instancia de mi teoría acerca de la no existencia de lo bueno y lo malo, sino de lo bueno y lo mejor. Una teoría que no siempre ha soportado los envites de la realidad tanto como a mi me hubiera gustado—. No seré yo quien diga que blogueo sólo por los que me leen (que es verdad, pero no toda la verdad) ni quien diga que blogueo sólo para mi (que es verdad, pero no toda la verdad). Eso sí, cuando dudo acerca de seguir escribiendo o no, me doy una vuelta por el feedburner o por los Analytics de Google y veo si alguien sigue ahí. A todos, gracias.

Perdone el lector esta nueva alusión [al autor], con la cual a un tiempo sufre mi modestia y se siente halagada mi vanidad.

La tesis de Nancy
Ramón J. Sender

[Así, entre nosotr@s, ahora que nadie nos oye, me resulta extraño, curioso como poco (y a la vez halagador) que haya gente que esté interesada en lo que yo tenga a bien contar, pero la prueba está ahí: efectivamente ¡hay alguien que escucha!. De nuevo, gracias].

brain-small Blogueo porque me costó entender que las ideas no nacen de un cerebro pensante, aislado del mundo que intenta asir, sino en la constante interacción entre distintas mentes. El progreso no es el resultado espectacular e inmediato de un esfuerzo individual, sino la propiedad emergente de la unión de muchas otras mentes, de la fusión de los pensamientos de muchas personas, y que avanzan lentamente en una especie de evolución darwiniana de las ideas. Mi blog, fuera de toda presunción, es también mi grano de arena en ese proceso: el canal por el que lo escrito por mí llegue acaso a sacudir alguna neurona. Por lo mismo, intento leer otros blogs y sacudir las mías, cada vez con más voluntad aquellos que son personales, las ONG de los blogs…

Blogueo porque como ser humano soy también ser social (ya lo dijo el de Estagira), y sociedad es comunicación. Hablo, escribo, leo, escucho… Ahora también posteo, twitteo, flickeo, onceocheo, blippeo, lasteo, strandeo y alguna cosa más. Blogueo porque es otra forma más de expresarme.

Blogueo, en definitiva, porque me busco.

 

Más información sobre las imágenes haciendo clic sobre ellas.

comunicación, en busca de mis valores, filosofía, internet, mens sana