Archivo

Archivo para mayo, 2007

La Historia Con Mayúsculas en peligro

martes, 22 de mayo de 2007
Comentarios desactivados en La Historia Con Mayúsculas en peligro

Acabo de leer un artículo de Grady Booch, “Speaking Truth to Power” (IEEE Software, Marzo/Abril 2007), y me ha llamado la atención una frase en particular:

Email and other software-intensive mechanisms increase the velocity of communication; yet email and the aging of digital archives threaten the preservation of history.

Yo uso Historia en vez de historia para hacer evidente que el término usado por Booch es “history” y no “story”.

¿Qué significa que los archivos digitales amenazan la conservación de la historia? Entiendo que la facilidad con la que puede modificarse (o hackearse) un archivo digital es más fácil que entrar en la Biblioteca Nacional y modificar un incunable o un tratado comercial del siglo XVI. Aunque no es menos cierto que es más difícil para un individuo desconsiderado con la memoria colectiva el modificar todas y cada una de las copias digitales de un documento. Creo que esto podría ser un motivo para argumentar la copia indiscriminada de contenido, o para ser políticamente más correcto, la extensión de la tecnología de firma digital :-).

Imagino que antes los archivos estaban gestionados por gente competente, y que la memoria colectiva estaba protegida por historiadores capaces en su trabajo. Sé que soy un poco ingenuo en ese sentido, porque otros podrían argumentar que como personas, serían falibles, y en todo caso, estarían inmersos en su contexto histórico, lo que significa que esa memoria histórica estaría siendo evaluada constantemente por este historiador del que hablamos. Esta evaluación podría llevarle a tergiversar la historia para favorecer algún interés inmediato. Podríamos decir que ante la disyuntiva entre sinceridad histórica y satisfacción de intereses, se dejó llevar por esta última opción.

Pero sigo siendo ingenuo. No creo que este hecho se haya dado con frecuencia, y ofrezco varias razones. En primer lugar, pienso que su verdad, la verdad de este historiador, tendría que enfrentarse con “las verdades de los otros”. Si una mentira quiere progresar, debe ser coherente, disfrazarse de verdad. Sin embargo, la verdad emerge del contraste entre distintas visiones, como todo el mundo sabe, o al menos una interpretación compartida de la realidad. Una mentira sobrevive en tanto en cuanto los implicados la toman como verdad. A medida que el número de implicados aumenta, la posibilidad de que la mentira sobreviva decrece.

En segundo lugar, una mentira no supera el paso del tiempo, sobre todo mentiras de la entidad de la que hablamos. Evidentemente, si miento a una persona, puedo mantener con vida la mentira si su impacto es pequeño, de forma que… se olvide 🙂 Desde ese punto de vista, la mentira no existe (tampoco la verdad, claro está). Pero si hablamos de mentiras de más calado, con un mayor impacto, nos daremos cuenta de que ésta debe ser coherente con el resto de las “verdades” con las que tiene que convivir (¡un pensamiento fugaz! ¡la evolución darwiniana aplicada a la verdad y la mentira!). Entiendo que cuanto más calado, con más verdades tiene que hacerlo (convivir quiero decir), y más difícil es para el mentiroso.

Me quedo sin tiempo, creo que seguiré reflexionando sobre ello más adelante. Como siempre, espero comentarios.

internet, profesión